Economía y Sistema Financiero

Si ya te olvidaste de comprar carro nuevo, invierte en bonos de gobierno

Invertir en bonos de gobierno es la opción para que tu dinero no pierda su valor.

02-02-2018 12:00 Por : Arena Pública
Los bonos son una especie de pagarés que el gobierno vende y en los que actúa como un deudor que se obliga a devolver con intereses.
Los bonos son una especie de pagarés que el gobierno vende y en los que actúa como un deudor que se obliga a devolver con intereses.

El aumento a las tasas de interés de los créditos automotrices podrá no ser una buena noticia para quienes querían estrenar carro, pero sí para los ahorradores.  

De invertir en bonos de gobierno, podrías mantener el valor de tu dinero e incluso contar con un rendimiento, esto gracias al continuo aumento de la tasa de interés de referencia por parte de Banco de México -la misma que hace los créditos automotrices e hipotecarios sean más caros-. 

En un ahorro de 10 mil pesos a cinco años con intereses pagaderos cada mes iniciando en enero de 2018 un Cete -un tipo de bono gubernamental- retribuye con una tasa de interés de 7.24%. 

 

Te puede interesar: Cae venta de autos nuevos en México 2.8%, es la primera vez desde 2009, 11 de diciembre de 2017.

 

La inversión sí permite que tu dinero mantenga su valor, pues descontando la inflación esperada el rendimiento real de los Cetes a seis meses será muy atractivo.

En comparación, un ahorro en las mismas condiciones dentro de la banca comercial solo pierde valor a causa de la inflación. Banco Multiva ofrece una retribución de 5.25%; Banorte 2.33% y Bancomer 1.46%, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef).

Sin embargo, al descontar la inflación actual en Bancomer, por ejemplo, los 10 mil pesos de ahorro tendrían una tasa de interés negativa en 4%, de acuerdo con el comparador de la Condusef. 

 

¿Por qué es mejor ahorrar que comprar un auto o una casa? 

 

Los bonos son una especie de pagarés que el gobierno vende y en los que actúa como un deudor que se obliga a devolver con intereses el recurso a quienes los adquieren en un plazo determinado y son utilizados para financiar su operación.

Cetes, Bondes, Bonos y Udibonos son algunas de las opciones al alcance de los ciudadanos a través de la página web cetesdirecto.com, cada uno tiene su propio rendimiento y plazo de cobro variable que va desde 28 días hasta cinco años.

El alza de precios sin tregua del último año y medio presionó a la Junta de Gobierno del Banco de México para incrementar la tasa de interés de 4.25% a 7.25% en el mismo periodo, como una medida para proteger el poder de compra de los salarios y el ahorro.

Esta tasa es tomada por los bancos como referencia para fijar la que cobrarán a sus clientes por los créditos que otorgan. Los analistas esperan que se incremente aún más, hasta 7.75% al finalizar 2018 según Scotiabank.

En sintonía con la tasa de interés de referencia, los Cetes a seis meses, uno de los más populares, incrementaron su rendimiento de 4.3% a 7.5% de junio de 2016 a diciembre de 2017 y actualmente se ubica en 7.6%; por su parte los Bonos a tasa fija de cinco años tiene un rendimiento de 7.4%.

 

Comprar una casa o un auto ya no es opción pues los intereses de los créditos son mayores a los de 2015.

 

Esto es un golpe para quienes planean comprar un auto o una casa, pues los intereses de un crédito automotriz o hipotecario serán más caros de los que pudieron haber pagado en 2015, cuando la tasa de interés de referencia comenzó el año en 3% y lo cerró en 3.25%.

La tasa promedio de un crédito automotriz se elevó de 12% a 14% entre 2015 y 2017, el encarecimiento fue una de las razones que disminuyó la venta de autos en 4.6% anual el año pasado -por primera vez luego de siete años de crecimiento sostenido- pues 7 de cada 10 autos que se venden en México se compran con dinero del banco.

 

Te puede interesar: ¿Tienes una casa? No la habites, réntala, 11 de agosto de 2017.

 

El incremento de la tasa de interés de referencia es una buena noticia para los ciudadanos que inviertan sus ahorros en bonos de gobierno, cuyos rendimientos siempre estarán por encima de esa tasa.