Salud y Medio Ambiente

Hay un nuevo plan para combatir la malaria: hacer inmunes a los mosquitos

12-10-2017 17:00

La malaria es una de las enfermedades por vector más mortíferas a las que se enfrenta la humanidad, científicos de la Universidad Johns Hopkins quieren erradicarla.

Hacer que los mosquitos sean inmunes al parásito que produce la malaria resulta una mejor solución para eliminar la enfermedad en los humanos. Agrandar
Hacer que los mosquitos sean inmunes al parásito que produce la malaria resulta una mejor solución para eliminar la enfermedad en los humanos.

La malaria mató a 429 mil personas en todo el mundo solo en 2015, especialmente a niños menos de 5 años.

Hasta hace dos años el 50% de la población mundial corría el riesgo de contraer la malaria o paludismo de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

El clima es el caldo de cultivo para el contagio de esta y otro tipo de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Para controlar el dengue, zika, chikungunya o malaria hay que controlar a los mosquitos que se reproducen especialmente en zonas con climas tropicales y mucha lluvia: exactamente como la parte central de Latinoamérica.

La malaria es una enfermedad mortal que los científicos buscan controlar.

 

Pero la humanidad ya no tendrá que pelear contra los mosquitos solo con pesticidas, existe otra solución: hacer a los mosquitos inmunes al parásito que produce la malaria.

Crear resistencia en los mosquitos podría hacer que la enfermedad jamás pase a los humanos, ya que los insectos femeninos del género Anopheles -los portadores del parásito- se alimentarían de la sangre de las personas sin dejar a su paso microorganismos nocivos.

Mediante una técnica controversial, la modificación genética, estos científicos buscan acabar con una de las enfermedades más mortíferas que aún existen hoy en día.

 

Te puede interesar: ¿Por qué los mosquitos pican más a unas personas que a otras?, 28 de junio de 2017.

 

 

Las investigaciones del Johns Hopkins

Un equipo de la escuela de Salud Pública de Johns Hopkins en el área de investigaciones contra la malaria, descubrió un tipo de bacteria que crece rápidamente y vive largo tiempo en los mosquitos que portan la malaria.

El objetivo es que aunque las personas sean picadas por el insecto, no logren transmitir la enfermedad.

 

Una vez que se dieron cuenta de ello modificaron la bacteria genéticamente para que pudiera suprimir el desarrollo de los parásitos que causan la malaria. Es decir, esta bacteria sirve para contrarrestar a los parásitos dañinos, haciendo que los mosquitos tengan menor cantidad de estos y que sea “muy improbable” su transmisión a los humanos.

Siguiendo con la tendencia de la modificación genética, otro equipo de la misma universidad tiene una aproximación un poco diferente.

 

Te puede interesar: América está en pie de lucha… contra los mosquitos, 20 de septiembre de 2017.

 

En lugar de usar bacterias modificaron genéticamente a los mosquitos para que sus sistemas inmunológicos sean más resistentes a los parásitos.

Esta solución no solamente busca atacar al microorganismo en los insectos, sino que puede llevarse a cabo de manera rápida, al controlar los hábitos de reproducción de los mosquitos.

Ambas soluciones pueden usarse de manera conjunta para asegurar la desaparición del parásito y por tanto, de la malaria en los próximos años.

 

MÁS INFORMACIÓN: Resultados prometedores de dos armas genéticas contra la malaria, Johns Hopkins 2017 [en inglés].

Comentar