Economía y Sistema Financiero

La inflación en máximos históricos, pero ¿en qué nos afecta?

13-09-2017 11:30

Todo el año la inflación ha ido en aumento. Las repercusiones en la economía familiar, particularmente de los más pobres, son graves.

En México la inflación se refleja en productos de supervivencia como frutas y verduras. Agrandar
En México la inflación se refleja en productos de supervivencia como frutas y verduras.

En agosto de 2017 la inflación general llegó a 6.6%, medida en términos anuales.

Hace un año, la inflación anual era de 2.73%. Es decir, la tasa de incremento de los precios creció en casi dos y media veces.

Desde 2008 el índice nacional de precios al consumidor mensual no había aumentado tanto en un solo mes.

Y aunque esos números parecen lejanos de la realidad diaria de los ciudadanos, tienen afectaciones reales en la economía familiar.

La inflación es simplemente el incremento excesivo de algo. En economía ocurre que los precios crecen, teóricamente, por desequilibrios entre la oferta y la demanda de los bienes y los servicios. En otras palabras, debido a que las personas requieren más bienes de los que se producen, los precios suben. Esto provoca que el dinero que poseen las familias pierda valor, porque pueden adquirir menos bienes.

 

 

Un ejemplo claro. La cebolla es uno de los alimentos que más subió de precio; hace un mes un kilogramo de cebolla se vendía en 18 pesos y ahora se vende en 28 pesos con información del Índice Nacional de Precios al Consumidor. El incremento fue de 54.8% según Inegi.

Otros de los productos afectados por el incremento de los precios son el tomate verde (15.69%); la papa y otros tubérculos (8.93%); el jitomate (8.35%) y el gas LP, con 2.96%.

 

Te puede interesar: El duro golpe de la inflación a las clases medias, 13 de marzo de 2017.

 

Por su parte los principales productos a la baja destacan el chayote (26.62%); transporte aéreo (19.36%); servicios turísticos en paquete (9.77%); chile serrano (7.22%); plátano (6.48%) y aguacate, con 5.19%.

Todos los anteriores, a excepción del transporte aéreo y el servicio turístico, son artículos de primera necesidad de acuerdo con el Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

A pesar del movimiento inflacionario, la SHCP habla de un crecimiento económico en el país.

 

Por ello, la inflación -es decir, el incremento de los precios en el tiempo- le pega directamente al bolsillo de las familias porque el dinero que proviene de su ingreso, tiene menor capacidad de compra. Ello, afecta la calidad de vida de éstas familias.

Pero, si bien el deterioro en la capacidad de compra de las familias es la principal consecuencia de la inflación; no es la única. Al incrementarse los precios a un ritmo mayor que el incremento de los ingresos familiares, se da un efecto de pérdida del ingreso real de las familias. Y en la suma de todas las familias, ello tiene consecuencias sobre el dinamismo del consumo, de las ventas, y, por lo tanto, en el dinamismo del crecimiento económico. La economía crecerá menos.

 

Pero aquí nada pasa y las cosas no cambian

La postura oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es que el crecimiento económico de México va bien. Efectivamente la economía apunta a un crecimiento ligeramente superior al 2% en este año y a una importante creación de empleos formales. Sin embargo la calidad del empleo se ha deteriorado, como lo refleja la denominada 'tasa de condiciones críticas de ocupación' que mide Inegi.

 

 

En otros términos, hay más empleos, pero éstos son de peor calidad que en años anteriores.  El 13.2% de toda la población económicamente activa tiene un empleo por el que recibe un salario mínimo o menos, y trabaja más de 40 horas a la semana, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que realiza Inegi.

Eso hace que las familias dispongan de menos dinero para sostener sus gastos básicos. En general, la inflación siempre afecta más a aquellos que menos tienen, porque son ellos los que destinan una mayor proporción de sus ingresos a la compra de alimentos y al transporte.

 

Te puede interesar: 2016, el año en que los precios comenzaron la cuesta arriba, 9 de enero de 2017.

 

Dos datos son reveladores del impacto inflacionario por el nivel de ingreso de las familias: Para aquellas que obtienen entre 1 y 3 salarios mínimos la inflación entre agosto de 2016 y agosto de 2017 fue de 7.37%; mientras que para aquellas familias con ingresos superiores a 6 salarios mínimos, la inflación fue de 6.35%. La inflación también discrimina.

 

Comentar