Política Social y Seguridad

Cultivo de amapola rebasa a las autoridades: siembran más de la que destruyen

08-09-2017 08:34

La tarea de erradicar el cultivo de amapola rebasa al gobierno mexicano o, en el peor de los casos, las autoridades realizan su tarea de manera ineficaz.

El 90% de la siembra se concentra en cuatro estados: Sinaloa, Durango, Chihuahua y Guerrero. Agrandar
El 90% de la siembra se concentra en cuatro estados: Sinaloa, Durango, Chihuahua y Guerrero.

La amapola crece como la Hidra.

El monstruo acuático de la mitología griega tiene la capacidad de regenerar sus siete cabezas con dos más a medida que le amputan una.

A diferencia del lago Lerna, a México no ha llegado el Hércules que erradique la Hidra del cultivo de amapola.

También conocida como adormidera, la flor magenta es la base para crear drogas como el opio y la heroína por su alto contenido de alcaloides, una sustancia química que por sus diversos efectos sobre el sistema nervioso también se utiliza para elaborar analgésicos.

La siembra de amapola crece a un ritmo mucho más acelerado que los esfuerzos del ejército por erradicarla.

En 2015, por ejemplo, había 28 mil hectáreas cultivadas con amapola de acuerdo con el Reporte Estratégico Internacional de Control de Narcóticos elaborado por el Departamento de Estado de Norteamérica y publicado en marzo de 2017.

Ese año se erradicó el 95% de las hectáreas o 26 mil 659 según los datos publicados en el Reporte Mundial de Drogas 2017 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

Lo que quiere decir que el cultivo de amapola creció a razón de 1.1 hectáreas por cada erradicada si se toman como base las 32 mil hectáreas cultivadas en 2016 que reportó un funcionario estadounidense entrevistado por la agencia Reuters en abril de 2017, quien pidió el anonimato, se trata del dato público más reciente.

Las hectáreas de amapola sembradas crecieron 35% promedio anual de 2013 a 2016, el doble que los esfuerzos de erradicación cuyo incremento promedio fue de 14% hectáreas más anualmente en el mismo periodo.

La amapola es la base para crear drogas como el opio y la heroína por su alto contenido de alcaloides, una sustancia química que tiene diversos efectos sobre el sistema nervioso.

 

El dato podría revelar dos cosas: la tarea de erradicar el cultivo de amapola rebasa al gobierno mexicano o, en el peor de los casos, las autoridades realizan su tarea de manera ineficaz.

Las 32 mil hectáreas de amapola equivalen al 63% de las 51 mil hectáreas que se siembran con jitomate a nivel nacional, el tercer producto agroalimentario de mayor exportación después de la cerveza y el aguacate que dejó ingresos por 26 mil 320 millones de pesos en 2015.

 

Te puede interesar: Las drogas, la crisis del sueño americano y México, blog de José Miguel Moreno, 27 de julio de 2017.

 

El cultivo de amapola se triplicó en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto al pasar de 11 mil hectáreas en 2013 a 32 mil en 2016.

En contraste, durante el sexenio de Felipe Calderón la siembra de amapola disminuyó 46% desde el máximo de 19 mil 500 hectáreas que se registró en 2009 hasta las 10 mil 500 localizadas en 2012 con datos del UNODC.

La proliferación de la amapola y la dificultad para detectarla tiene que ver con los terrenos donde se cultiva, la mayoría de ellos sobre las montañas. El 90% de la siembra se concentra en cuatro estados: Sinaloa, Durango, Chihuahua y Guerrero.

 

EU preocupado, quiere convertirse en Hércules

La erradicación de la amapola es quizá uno de los pocos asuntos bilaterales donde los funcionarios estadounidenses se muestran prestos a cooperar con sus pares en México, a diferencia de los asuntos de comercio o migración.

La razón de su interés es evidente. El consumo de heroína entre los estadounidenses creció cinco veces de 2006 a 2016 con énfasis en hombres blancos de bajos ingresos. En ese último año mató a 35 mil personas.

Estados Unidos está dispuesto a financiar los esfuerzos del ejército mexicano para erradicar el cultivo de amapola mediante la dotación de vehículos, vuelos de helicópteros u otros equipos.

Las 32 mil hectáreas de amapola equivalen al 63% de las hectáreas que se siembran con jitomate a nivel nacional, el tercer producto agroalimentario de mayor exportación.

 

Pero solo si llegan a un acuerdo básico sobre cómo se haría la tarea, pues “no firmaran un cheque en blanco”, afirmó William Brownfield, subsecretario de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley en Estados Unidos a Reuters.

Estados Unidos justifica su intención de intervenir en los asuntos de seguridad mexicanos por el crecimiento de la elaboración de drogas a partir de la amapola.

Las 28 mil hectáreas cultivadas con la flor magenta en 2015 tuvieron un potencial de porducir alrededor de 70 toneladas de heroína, suficiente para cubrir y rebasar la demanda en Norteamérica que es de 24 a 50 toneladas. Con las 32 mil hectáreas de 2016 se produjeron 81 toneladas.

 

Te puede interesar: Consumo de mariguana se eleva ¿producto del debate de la despenalización?, 30 de junio de 2017.

 

“Es probable que un porcentaje del cloruro de amonio que se importa de China a México se desvíe para usarse en la producción de drogas ilícitas como la heroína y metanfetamina” señaló el reporte del Departamento de Estado.

México importó 15 mil toneladas de cloruro de amonio desde China entre 2014 y 2015, 50 veces más que en los últimos ocho años, es decir, de 2007 a 2014 se importó un promedio anual de 300 toneladas.

En 2017 el ejército mexicano ya permitió a Estados Unidos y a la Organización de las Naciones Unidas observar sus esfuerzos de erradicación del cultivo de amapola, está por verse si, a diferencia de los temas comerciales y migratorios, se logra un acuerdo que de vida al Hércules.

 

MÁS INFORMACIÓN: Atlas Agroalimentario 2016, Sagarpa.

MÁS INFORMACIÓN: Reporte Estratégico Internacional de Control de Narcóticos elaborado por el Departamento de Estado de Norteamérica y publicado en marzo de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Erradicación de amapola 2006-2016, Informe mundial sobre las drogas 2017 de la Oficina de las Nacionales Unidas contra la Droga y el Delito, 2017.  

Comentar