Política Social y Seguridad

México logra y mantiene el 1° lugar en víctimas de la esclavitud moderna

11-08-2017 14:29

México lleva ya cuatro años consecutivos encabezando la lista de esclavitud moderna en América Latina mientras que la informalidad de algunos empleos como el trabajo doméstico potencializa a las personas a ser posibles víctimas del trabajo forzoso.

La pobreza, los conflictos políticos y los migrantes que cruzan por el país, son algunas de las razones por las que el trabajo forzoso no cesa. Agrandar
La pobreza, los conflictos políticos y los migrantes que cruzan por el país, son algunas de las razones por las que el trabajo forzoso no cesa.

La situación del país en cuanto a la esclavitud moderna no es nada favorable.

México se encuentra por cuarto año consecutivo en el primer lugar de América Latina en cuanto a número de esclavos, al registrar 376, 800 personas en esta situación, de acuerdo con la Walk Free Foundation en el Índice Global de Esclavitud 2016.

El trabajo forzoso tiene nuevo nombre:  “esclavitud moderna” en la cual se llevan a cabo diferentes actividades que explotan a los trabajadores dejando de lado sus necesidades, intereses y sus derechos humanos con el fin de beneficiar económicamente a alguien con un poder adquisitivo superior.

 

En México son diversas las actividades en las que el trabajo forzoso es evidente, algunas personas son sometidas a mala o nula paga e incluso a violencia física. 

 

Algunas de las principales actividades que las Organizaciones de la Sociedad Civil señalan de usar trabajo forzoso son: el sicariato, agricultura, construcción, minería, preparación de alimentos, instalación de equipos de comunicaciones, vigilancia, esclavos sexuales y trabajo doméstico. 

 

El trabajo doméstico, un sector vulnerable al trabajo forzoso

El trabajo doméstico es una de las principales actividades vulnerables al trabajo forzoso que se lleva a cabo en México, siendo mujeres y niñas en su mayoría las se dedican a esta labor.

En 2016 el INEGI registró 2 millones 376 mil 506 personas dedicadas al trabajo doméstico de los cuales 90.7% son mujeres. Solo 2.4% de este sector cuenta con un documento que avale su trabajo y respalde sus derechos, lo que deja a alrededor de 2 millones 319 mil 470 personas desprotegidas y vulnerables a ser víctimas del trabajo forzoso.  Esta cantidad es casi el número total de habitantes del estado de Tabasco.

 

Te puede interesar: Informales o por su cuenta, limitadas opciones de trabajo para mayores de 60, 26 de julio de 2017. 

Esta labor a pesar de ser común en el país, no es bien remunerada pues el sueldo alcanzá en su máximo dos salarios mínimos, lo que devalúa y denigra a los trabajadores.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) señala que los trabajadores domésticos están expuestos a cubrir jornadas extensas de trabajo sin un pago extra, a la falta de seguridad social, al impedimento de la educación, a la violación de sus derechos a la libertad, a la identidad y a la autoestima, lo cual convierte a estas personas en esclavos modernos.

 

La falta de oportunidades en México hace que año con año incremente el número de personas que se dedican al trabajo doméstico como fuente de ingresos económicos.

 

Antonieta, quien ha trabajado como empleada doméstica declaró, a La Jornada que recibía $300 a la semana por ejercer su labor. Su tiempo de trabajo era de 12 horas, tres veces por semana; cautro horas más de lo que la ley establece como una jornada completa. Además de sufría humillaciones por parte de sus empleadores.

El sector agrícola tampoco se salva del trabajo forzado.  En el 2015 en un campo de producción de pepino en Colima, fueron encontrados 49 indígenas mixtecos quienes trabajaban bajo las condiciones de esclavitud moderna.

 

Te puede interesar: ¡Cuidado con la contratación de seguros para el desempleo!, 4 de mayo de 2017.

 

Y ni hablar del trabajo forzoso en la esclavitud sexual pues México cuenta incluso con lugares reconocidos por el oficio, Tenancingo, Tlaxcala es uno de ellos y es mejor conocido como la capital del tráfico sexual del mundo. 

En ese municipio, niñas y mujeres son privadas de su libertad para ejercer el negocio de la prostitución sin recibir algún tipo de ganancia ya que el dinero va para sus explotadores.

Son la falta de estudios, la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades las que orillan a las personas a inclinarse por este tipo de trabajos que aunque saben que violan sus derechos, se convierten en la única oportunidad de llevar el sustento a sus hogares.

 

El gobierno cómplice del delito

En el país la esclavitud moderna ha tomado fuerza pues se estima que el 20% del PIB proviene de actividades relacionadas con el trabajo forzoso tomando en cuenta a empresas privadas e incluso del Estado, grupos militares y cárceles quienes también ofrecen trabajos con bajos salarios y en condiciones deplorables.

A pesar de que en México existen ONG, leyes y artículos constitucionales que regulan, protegen y defienden a las víctimas del trabajo forzoso, muchas veces son las víctimas las que optan por estos trabajos debido a la falta de oportunidades en el país.

Comentar