Economía y Sistema Financiero

China roba inversión a América Latina y estancará crecimiento de la región

26-07-2017 12:15

Las proyecciones de crecimiento económico bajo para América Latina se relacionan con factores externos, como la recuperación de la economía China.

El crecimiento económico de América Latina se estancará en 2017 en parte porque el flujo de inversión extranjera se centra en China. Agrandar
El crecimiento económico de América Latina se estancará en 2017 en parte porque el flujo de inversión extranjera se centra en China.

Latinoamérica tiene expectativas bajas de crecimiento económico para 2017.

China y Estados Unidos son dos de las causas principales, según un análisis de BBVA Research.

Latinoamérica en 2017 verá solo un crecimiento anual de 0.8% en promedio y en 2018 una ligera recuperación con un crecimiento de 1.7%, según las expectativas de BBVA para el tercer trimestre de 2017.

Las expectativas de crecimiento se redujeron en la región desde el 1.1% en 2017 y 1.8% en 2018 planteados en el reporte del segundo trimestre de 2017 de BBVA Research.

La reducción en las expectativas puede explicarse, entre otras causas, por las políticas de China para atraer a inversionistas extranjeros.

 

Te puede interesar: México es más importante para EU como cliente que como proveedor: BBVA Bancomer, 15 de marzo de 2017.

 

Lo anterior porque su enorme capital laboral y potencial productivo, más su política de atracción sólida luego de la recuperación financiera que experimentó en 2016, hacen al país sumamente atractivo.

En 2016 China fue el tercer país en recibir más inversión extranjera directa a nivel mundial, opacado solo por Estados Unidos y Reino Unido, de acuerdo con un Reporte Mundial de Inversión de ese año, elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

Aunque hay algunos factores que desalientan la inversión en el país como la falta de transparencia, la corrupción y las medidas proteccionistas a favor de las empresas locales, China es la segunda economía más atractiva en el periodo 2016-2018 para los extranjeros, de acuerdo con el mismo reporte.

Y esas son malas noticias para Latinoamérica porque el flujo de inversión extranjera se está volcando hacia el gigante asiático, lo cual hace que la balanza de pagos se altere en las economías regionales.

 

China pretende convertirse en el principal socio de América Latina.

 

Solo en 2016 China recibió 133 mil 770 millones de dólares (2 billones 375 mil 037 millones de pesos al tipo de cambio del 26 de julio de 2017). Un total acumulado de 1 billón 354 mil 404 millones de dólares (más de 24 billones de pesos) desde 2010 invertidos por extranjeros.

Al tiempo que el flujo de inversión en China aumenta, en Latinoamérica disminuye.

En la región los flujos de inversión disminuyeron en 142 mil millones de dólares en 2016 (2 billones 521 mil millones de pesos), casi la misma cantidad que el país asiático recibió.

Esto significa que todos los países de Latinoamérica combinados apenas y recibieron un poco más de inversión que atrajó China.

Es por eso que tanto el reporte de la ONU como el de BBVA Research proyectan crecimientos modestos para la región de Latinoamérica. La región que está perdiendo su “pedazo del pastel” de inversión extranjera directa por la recuperación de China.

 

Al tiempo que China quita, quiere dar

Si bien la recuperación económica del país asiático resta inversión a Latinoamérica, tiene un aspecto positivo: China misma pretende invertir en la región y convertirse en su socio comercial número uno.

En 2016, el comercio entre la región y el país asiático superó los 210 mil millones de dólares (3 billones 728 millones de pesos), lo cual convierte a la potencia oriental en el segundo socio comercial de los latinoamericanos, detrás de Estados Unidos.

Pero va por más. El presidente de esa nación, Xi Jinping, planteó desde 2015 un proyecto llamado “cooperación práctica 1+3+6” donde uno significa la cooperación entre China y la región, tres el comercio, inversión y finanzas y seis las áreas de interés del gobierno chino: energía, infraestructura, cultura, manufactura, innovación y tecnología informática.

En los próximos 10 años la nación asiática invertirá en la región 250 mil millones de dólares (4 billones 438 millones de pesos) y su banco central ha establecido un fondo de inversión para la cooperación bilateral con la región por una suma de 10 mil millones de dólares (170 mil 546 millones de pesos).  

"La actual cooperación industrial entre China y América Latina llega en el momento preciso", dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, durante una visita en 2015 a Chile, de acuerdo con The New York Times.

"China cuenta con la capacidad de fabricar equipo y tecnología integrada a precios competitivos, mientras que Latinoamérica tiene la demanda de expansión de infraestructura y actualización industrial", añadió.

En 15 años China podría superar a Estados Unidos como principal socio comercial de Latinoamérica, según un análisis publicado en la revista China Policy en 2015.

 

Trump afecta a Latinoamérica

Los peligros para el crecimiento económico de Latinoamérica se centran también en otro país: Estados Unidos.

Las políticas proteccionistas de la administración de Donald Trump afectarán a Latinoamérica por su gran dependencia comercial con Estados Unidos, advierte el análisis de BBVA Research.

Una política de aranceles o impuestos sobre las importaciones, como son las intenciones públicas del Presidente, afectarían la balanza comercial de la región, pues afectan la capacidad de Latinoamérica para vender sus productos en el mayor mercado del mundo.

Trump afirmó durante su campaña que retiraría a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica firmado por México, Perú y Chile además de otros nueve países. Lo hizo a unos días de asumir la presidencia, el 23 de enero de 2017.

 

Te puede interesar: China, el gran beneficiario de una ruptura comercial entre México y EU, 16 de enero de 2017.

 

El hecho hace que los analistas se pregunten si sus otras promesas de campaña llegarán a cumplirse también, como establecer impuestos y aranceles a las empresas que exporten a Estados Unidos pero que produzcan en otros países.

Además de China y Estados Unidos, los riesgos políticos en Europa, sobre todo a raíz del Brexit y los asociados a la normalización de la política monetaria en Estados Unidos son dos razones más que hicieron que las expectativas de crecimiento para Latinoamérica disminuyeran, según BBVA.

De hecho, la economía de Asia y África van a crecer según lo predicho por la ONU, Latinoamérica será la única región mundial estancada en 2017 y 2018.

 

MÁS INFORMACIÓN: Situación Latam BBVA Research. BBVA. 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Reporte Mundial de Inversión, Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo. 2017. (En inglés)

Comentar