Economía y Sistema Financiero

Cuando estudiar una carrera ya no garantiza un buen ingreso

24-05-2017 19:38

En los últimos 10 años los salarios de profesionistas han disminuido mientras se incrementa la tasa de desempleo entre ese sector de la población.

Aunque este sexenio presume de ser el que más trabajos ha creado estos son de rangos salariales bajos. Agrandar
Aunque este sexenio presume de ser el que más trabajos ha creado estos son de rangos salariales bajos.

Tener una carrera universitaria ya no garantiza un buen nivel de vida.

Anteriormente el plan de vida era estudiar para conseguir un buen trabajo, hoy un título universitario no garantiza ni trabajo ni buen salario. 

En el año 2000, una persona que hubiera terminado sus estudios superiores en México podía ganar 112% más que una que no tuviera este grado educativo, sin embargo, para 2015, la diferencia era 85%, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Cerca del 50% de los profesionistas o los pasantes de alguna carrera han tenido como primer sueldo entre 1,000 y 4,000 pesos mensuales, reveló una investigación de la revista Merca 2.0 llevada a cabo en 2017 para México.

Con un sueldo así apenas y se puede costear la canasta básica que a enero del presente año tenía un valor de 3,000 pesos, según el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La canasta básica es el conjunto de bienes y servicios indispensables para que una familia cubra sus necesidades esenciales.

 

Mayor desempleo entre los profesionistas

Una de las respuestas a la devaluación de los estudios podriamos encontrarla en el desempleo.

Al primer trimestre de 2017, 866,751 personas con educación media superior y superior estaban desempleadas, ellos representan el 47.5% del total de la población desocupada. 

En contraste, el 5% de las personas que tienen primaria incompleta estaban desocupadas en el mismo periodo, de acuerdo con el Inegi.

 

Te puede interesar: Millennials quieren un retiro temprano, pero sus ahorros son muy escasos 22 de mayo 2017. 

 

En cuanto al salario, los ingresos promedio mensuales de los profesionistas ocupados en el país fueron de 11,213 pesos para finales de 2016, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi. Representan el 35.5% del total de la población ocupada.

Bajo ese parámetro una familia de cuatro integrantes necesita ingresos de 11,000 pesos mensuales para acceder, apenas, a los alimentos y servicios en línea con el nivel de bienestar que indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

Más egresados y pocos empleos bien pagados 

La cantidad de personas que perciben de dos a tres salarios mínimos -máximo 7,200 pesos mensuales- aumentó 32.5% de 2010 a 2016, mientras que las personas que perciben más de cinco salarios mínimos -De 12,000 pesos mensuales en adelante- disminuyeron 31% bajo la misma comparación, de acuerdo con la ENOE.

Los salarios para profesionistas han disminuido en los últimos años por varias razones.

Por una parte, cada vez hay más egresados de educación superior, lo cual incrementa la demanda de empleos especializados y a su vez baja los salarios que estos ofrecen, al haber mayor competencia.

En 2005, había 14.9 millones de personas con educación superior y media superior. Para 2017 este número casi se duplicó para llegar a 27.3 según el Inegi.

 

Aunque ha habido un crecimiento en las plazas disponibles, estas son en su mayoría de salarios bajos. 

 

Las plazas creadas no dan abasto a la población egresada de las universidades, que también se han multiplicado en los últimos años.

En México hay 5,343 escuelas de nivel superior que atienden a una población escolar de más de 3.6 millones de alumnos según cifras del Sistema Nacional de Información Estadística Educativa 2017.

En 2005 esa cifra era de 4,719. El aumento de 13% corresponde sobre todo a instituciones privadas que se han creado en los últimos 12 años. 

 

Te puede interesar: Reducción salarial de 10% a funcionarios de alto rango, una burla para la ciudadanía, 13 de enero 2017. 

 

Por otra parte sí se crean empleos, pero de rangos salariales bajos.

De los dos millones de empleos creados en el sexenio actual el 42% o 878,233 corresponden a trabajadores asegurados en el rango salarial W2, es decir, con uno o dos salarios mínimos (2,400 hasta 4,800 pesos mensuales), según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

71% de los empleos creados en los últimos 11 años, hasta 2016, no superan los 7,500 pesos mensuales y los de más de 12,000 pesos se han reducido 9% de acuerdo con datos del IMSS .  

Una búsqueda en el portal de empleos OCC deja ver esto: aunque hay más ofertas laborales en ese portal para médicos que para panaderos, un maestro panadero puede ganar hasta 13,000 pesos y la media de salario para un médico general es de 10,000 a 15,000 pesos.

Para ser médico general se deben estudiar cinco años, más un año de servicio social. Un panadero puede o no tener una carrera técnica, con duración de dos años.

Para ambas vacantes, la experiencia requerida es la misma: un año. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), Inegi, 2017. 

 

Comentar