Salud y Medio Ambiente

Inseguridad y falta de regulación frenan potencial de México en turismo médico

19-05-2017 13:20

El mercado para extranjeros que vienen a México buscando acceder a servicios de salud a menores precios se expande. Para aprovechar la coyuntura el país debe mejorar sus estándares de calidad.

Estados de la frontera norte han registrado fraudes médicos, por ejemplo, en cirugías estéticas. Agrandar
Estados de la frontera norte han registrado fraudes médicos, por ejemplo, en cirugías estéticas.

Cruzar la frontera para acceder a un tratamiento médico es atractivo para muchos estadounidenses.

La razón es principalmente el precio: los turistas médicos pueden pagar entre 40 y 65% menos en tratamientos que en su país, de acuerdo con Pacientes sin Fronteras, una organización que ofrece información a los consumidores acerca de viajes médicos internacionales.

México tiene potencial de crecer en turismo médico, si trabaja en mayores regulaciones y disminuye los niveles de violencia. 

Para asegurar la tranquilidad de los viajeros y que el capital entrante al país por turismo médico se duplique en los próximos años, México debe trabajar en temas regulatorios y de certificación de servicios, lo cual le otorgaría una ventaja frente a países como Colombia o Brasil, que no los tienen, de acuerdo con la socia del sector de Ciencias de la Vida y Cuidados de la Salud de Deloitte, Gema Moreno.

La falta de regulación ha impedido tener cifras exactas de cuánto dinero aporta el turismo médico y ha dificultado que éste se desarrolle igual a nivel nacional, asegura el investigador de la Universidad Iberoamericana, Roberto Montalvo.

Si más hospitales mexicanos se acreditan con certificaciones internacionales, como la Joint Commission, que mide la seguridad y calidad de los procesos sanitarios, más turistas se atenderían en el país, agrega el experto.

El número de hospitales acreditados ante esta institución es de solo 8 a nivel nacional, menos del 1% de los hospitales privados que ascienden a 3071, de acuerdo con la Secretaría de Salud.

 

Te puede interesar: Mexicanos suman 87 mil años de ausentismo laboral por obesidad y sobrepeso, 26 de abril 2017.

 

Otro freno es la inseguridad. En las ciudades fronterizas, las que mejor calidad de servicios médicos para extranjeros ofrecen de acuerdo con Montalvo, el turismo médico ha disminuido desde el inicio del 2017.

El número de turistas que utilizaron las unidades del Consejo Empresarial de Turismo Médico ha caído hasta en 80% desde diciembre de 2016. Actualmente son atendidas por día hasta cinco personas, cuando en meses pasados eran hasta 20, de acuerdo con ese consejo.

"Empezó a disminuir la afluencia de pacientes de turistas americanos y es que ellos siempre ceden a cualquier suceso de inseguridad al que pudieran ser expuestos en nuestro país y prefieren no viajar a México”, dijo la vicepresidenta nacional del Centro Empresarial de Matamoros, Victoria Eugenia Palazuelos.

Los hospitales de Christus Muguerza atendían un promedio de 110 pacientes extranjeros por mes en 2008, provenientes de Estados Unidos y Canadá, pero tras la crisis ningún extranjero acudía al hospital, de acuerdo con el director general de la cadena de hospitales, Horacio Garza.

Se refiere a la crisis de inseguridad que azotó en 2008, cuando la percepción de México se vio afectada por el auge del crimen organizado, las menciones en medios internacionales y por parte de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos respecto a que México era un estado fallido.  

Los hospitales mexicanos también enfrentan un problema de credibilidad, pues en algunos estados de la frontera norte se han registrado fraudes en contra de pacientes estadounidenses por parte de pseudomédicos, lo cual ha generado que médicos e instituciones de la Unión Americana estigmaticen a hospitales serios y con certificaciones internacionales, según Garza.

Un ejemplo de ello es el caso de dos mujeres de Texas que viajaron a Tijuana para someterse a una cirugía estética. Tras hacer el pago por adelantado, llegaron a la clínica Jerusalem, que no era parecida a las imágenes de su sitio web y que más bien parecía “un local comercial”. Tras la cirugía ambas sufrieron repercusiones graves a su salud de acuerdo con la Asociación Norteamericana de Cirugía Plástica.

 

Sortear los obstáculos para ser un mercado al alza 

Alrededor de un millón de estadounidenses cruzan a Baja California cada año para obtener servicios médicos, según cifras de Pacientes sin Fronteras. Algunos de ellos lo hacen para evitar los problemas más comunes de la cirugía en el país del norte: el costo y el tiempo que deben esperar.

 

Te puede interesar: En una semana se disparan casos y muertes por influenza en México, 8 de marzo 2016. 

 

El año pasado los estadounidenses gastaron 15 billones de dólares en cirugía plástica según datos de la Asociación Norteamericana de Cirugía Plástica. Un porcentaje de ese gasto podría llegar al país si se fomenta el turismo médico.

De esta forma, se aumentarían los 3,277 millones de dólares al año que ingresaron hasta 2016, de acuerdo con el director general de ProMéxico, Nicolás González Díaz. 

 

 

El turismo médico puede dejar una derrama económica creciente a México. 

Fuente: ProMéxico, 2016.

 

El turismo médico tuvo un crecimiento de 5.5% en 2015. En 2016 el valor de esta industria fue de 4,792 millones de pesos y en 2017 de 5,064. Se espera que para 2018 la cifra se incremente a 5,356 millones de pesos, de acuerdo con ProMéxico.

Los costos también pueden ser atractivos. Los dentistas mexicanos cobran de una cuarta a una quinta parte de los precios existentes en Estados Unidos y la cirugía cosmética ofrece de 30 a 40% de ahorro.

Debido a estos factores el Gobierno de México espera que el número de turistas por cuestiones médicas, provenientes de Estados Unidos, alcance la cifra de 650,000 para 2020, de acuerdo con datos de la consultoría Deloitte del 2015. 

 

MÁS INFORMACIÓN: La Secretaría de Turismo anuncia estrategia para ofrecer Turismo Médico de calidad y seguro, Sectur, 2015. 

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.