Tecnologías y Educación

Cuestionan la tarea que hace México para prevenir el bullying

07-05-2017 10:00

Diariamente miles de alumnos en los salones de clases sufren acoso y violencia, pero al momento no se puede saber si las acciones del gobierno para prevenirlo han tenido éxito.

El fenómeno de acoso escolar se da tanto en escuelas públicas como privadas. Agrandar
El fenómeno de acoso escolar se da tanto en escuelas públicas como privadas.

Uno de cada tres niños entre 12 y 18 años sufre bullying.

Las autoridades invierten millones para frenar el fenómeno en las escuelas, pero ¿han sido suficientes sus esfuerzos? Un estudio publicado recientemente considera que no.

En México al menos 1.36 millones de adolescentes que asisten a secundaria y preparatoria reconocen haber sido víctimas de acoso o maltrato por parte de sus compañeros, según la Encuesta de Cohesión Social Para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia elaborada en 2014 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El bullying escolar es un asunto que preocupa a alumnos, padres de familia y autoridades escolares, pero su combate no ha dado los resultados esperados. Al menos esa es la conclusión a la que llega el investigador de México Evalúa y profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Marco Antonio Fernández.

“Una década ha transcurrido y 1,830 millones de pesos se han gastado a nivel federal en dos estrategias de las que hasta ahora carecemos de información sobre sus resultados a favor de la prevención del acoso y la violencia escolar en planteles públicos y privados de educación preescolar, primaria y secundaria”, establece el especialista.

 

Liderazgo mundial

México es líder en bullying entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo que también cuestiona el resultado de las medidas implementadas por el gobierno mexicano para detener la práctica.

Las ciudades con mayor porcentaje de niños que reportan ser víctimas de bullying son Veracruz, Manzanillo, Ciudad Nezahualcóyotl, Tepic, Guadalajara, Ecatepec, Querétaro y la delegación Iztapalapa, según el INEGI.

 

 

Las consecuencias del bullying entre los jóvenes tampoco se miden en el país.

 

Las respuestas

Las principales estrategias del gobierno federal han sido: el proyecto Escuela Segura y el programa nacional de Convivencia Escolar.

La primera estuvo en operación de 2007 a 2015 y en ella se destinaron casi 1,800 millones de pesos. La mayor parte a 53 mil planteles los cuales usaron ese dinero en adquirir cámaras de seguridad, instalar rejas y bardas, comprar extintores, botiquines y en algunos casos promover conferencias contra adicciones, refiere el especialista de México Evalúa.

 

Te puede interesar: Nivel de investigaciones resta calificación a universidades mexicanas en ranking internacional, 13 de marzo de 2017.
 

Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) encontraron problemas con la aplicación de este programa, entre los que destacan que no hubo criterios claros para definir a las escuelas beneficiarias, además de que no se establecieron acciones concretas para prevenir el bullying y los robos dentro de los planteles.

Ambos organismos también destacaron la ausencia de criterios para medir la efectividad del programa. Como resultado, el gobierno sepultó Escuela Segura y presentó el programa nacional de Convivencia Escolar que se aplica por segundo año consecutivo.

Con un poco más de claridad para el uso de los recursos públicos para combatir la violencia en las escuelas el programa establece que 53% de los apoyos que reciben los planteles serán para producción y distribución de materiales educativos a favor del desarrollo de la convivencia escolar sana y pacífica y 43% para la capacitación, asesoría y tutorías de acompañamiento en la comunidad escolar.

 

El futuro

Sin embargo, este programa tampoco establece con claridad los criterios para la asignación de recursos, ni profundiza en detectar cuáles son las causas del bullying.

“Es necesario destacar que lamentablemente -a diferencia de otros esfuerzos internacionales- la autoridad educativa no ha podido desarrollar una metodología para identificar los factores asociados a la violencia y al acoso escolares en las primarias y secundarias del país”, afirmó el catedrático del Tecnológico de Monterrey. 

 

Te puede interesar: Mujeres reciben misma educación que los hombres para obtener un trabajo en peores condiciones, 1 de noviembre de 2016.
 

La lucha contra el bullying en otros países se hace de manera distinta. Por ejemplo, en Estados Unidos se parte de una cooperación entre los departamentos de Educación, Salud y Justicia y el Centro para el Control de Enfermedades para el diseño de encuestas en las escuelas para precisar problemas de violencia y acoso escolar.

A partir de estas mediciones se tiene una idea más clara de los problemas y a partir de ahí se diseñan estrategias particulares. Sin embargo, la tarea que está realizando México no permite saber si tendrá un resultado positivo.

“Basta ya de ocurrencias, salidas fáciles, tentaciones de apaciguar ánimos con medidas superfluas o con esfuerzos bien intencionados, cuyos resultados desconocemos”, concluye el académico.

 

MÁS INFORMACIÓN: En el día de la infancia: ¿qué se ha hecho contra la violencia en las escuelas?, México Evalúa, 2 de mayo de 2017.
 
MÁS INFORMACIÓN: Encuesta de Cohesión Social Para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, INEGI, 2015.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.