Gobiernos y Finanzas Públicas

México, al lado de los países más críticos en Índice de Libertad de Prensa

28-04-2016 12:45

Entre naciones con periodistas rehenes como moneda de intercambios diplomáticos, y de otras con monarquías teocráticas, se mantiene México como una de las más peligrosas para ejercer periodismo, según un estudio de Freedom House

Verde: Libre | Amarillo: Parcialmente libre | Azul: Sin libertad Agrandar
Verde: Libre | Amarillo: Parcialmente libre | Azul: Sin libertad

Sólo el 13% de la población mundial disfruta de una prensa libre.

Tal como lo describe "El Índice de Libertad de Prensa" de la organización independiente Freedom House 2016,  llega a su mínimo histórico en 12 años.

Mientras que el 41% de la población mundial tiene una prensa “Parcialmente libre”, el 46% viven en un ambiente donde esta “No es libre”, y lamentablemente México aporta a esta última clasificación.

Disputándose la misma posición con países de monarquías teocráticas o en estado de guerra.

La evolución global muestra un clima de miedo generalizado y de tensiones, que se suma a una creciente influencia de los Estados y de los intereses privados en las redacciones, aspectos en los que la prensa mexicana también se ve envuelta, según el estudio.

El país comparte la puntuación 64 con Pakistán (de 0-100 donde los últimos lugares son los más críticos), y al mismo tiempo estando debajo de países como Afganistán, Líbano, Kenia, Uganda, Argelia Guatemala Haití…sólo por mencionar algunos que también tienen un ambiente político represivo.

La mala noticia a nivel nacional es que el informe destacó tres fenómenos principales a nivel mundial en 2015 que inhiben la libertad de expresión y en uno de estos México es el ejemplo generalizado de “Violencia e impunidad”, como en Medio Oriente es el caso de los “Rehenes de Prensa extranjera como una valiosa moneda de intercambio diplomático”, y en Hon Kong por “La desaparición de cinco editores de libros que son críticos de los líderes de China”.

De los tres subíndices,  que se tuvieron en cuenta para el estudio son: “Entorno Económico, Legal y Político”. Se mencionan hechos que han marcado cada país; en el caso de México se registran uno a uno, todos aquellos que han marcardo la historia de la crisis de impunidad que se vive durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto.

Asesinatos de periodistas, equipos de trabajos despedidos por sus investigaciones, ataques informáticos, y censura sutil con intereses económicos, son algunos de los aspectos.

 

Entorno económico

De las distintas formas de censura mencionan que la concentración de la publicidad oficial es alta. 

Televisa y TV Azteca reciben el 25% de la suma total de los recursos federales asignados para la publicidad oficial, que se estima en alrededor de $ 400 millones de pesos.

Un informe de 2015 elaborado por un consorcio de vigilancia de los medios, caracterizó el uso discriminatorio de los fondos públicos de publicidad como "censura sutil." Muchos estudios han encontrado que los medios de comunicación se inclinan su cobertura para obtener contratos de anuncios gubernamentales más favorables.

 

Entorno Legal

Registra la investigación de Freedom House, pese a que en 2013 se facilitó la transferencia de los crímenes contra periodistas al sistema fiscal federal la impunidad de estos crímenes sigue siendo la norma en 2015.

La Oficina del Fiscal Especial de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha dudado en afirmar su jurisdicción sobre estos crímenes sin la aprobación de los funcionarios estatales.

Muchos funcionarios gubernamentales descartan posibles motivos relacionados con el periodismo de ataques y amenazas, lo cual es cuestionable, a menudo invocan la vida personal de los periodistas como los motivos de su muerte a pesar que la evidencia diga lo contrario. 

En vista del incremento de la impunidad en curso, el Comité de Protección de Periodistas (CPJ) dio a México el octavo lugar en el mundo en su Índice Global de impunidad 2015.

 

Entorno Político

Expresan que existe en México una combinación de violencia criminal y política, con frecuencia la colusión entre las organizaciones criminales y funcionarios del estado, se exhibe de manera extraordinaria en la última década, según los investigadores.  

El tráfico de drogas organizaciones, a menudo en cooperación con las autoridades en sus áreas, han creado lo que el Washington Post llama un "sistema institucionalizado de la censura cártel" impuesta a los medios de comunicación, particularmente a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

También tuvieron en cuenta en  su reporte la presión que ejerció el gobierno sobre MVS Radio para despedir a Carmen Aristegui y su equipo, tras publicar el reportaje de la “Casa Blanca”.

"Tales disparos sugieren a una forma sutil de censura de una voz crítica." Expresó en su momento Edison Lanza, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos relator especial para la libertad de expresión.

Las víctimas que ha cobrado el ejercicio del periodismo en México, fueron marcadas por la lista de bajas durante el gobierno de Javier Duarte. Y otros asesinatos y amenazas de muerte en diversos estados de la república.

Pese a todo el panorama adverso, México junto a Brasil y Colombia, persisten en hacer periodismo de investigación.

Donde algunos periodistas siguen profundizando en cuestiones peligrosas o políticamente sensibles como la corrupción y el crimen organizado,  a pesar del riesgo de sus vidas y medios de vida, que se ven amenazados por los gobiernos en turno.

 “… una de cada siete personas viven en países donde la cobertura de noticias políticas es robusta, se garantiza la seguridad de los periodistas, la intrusión del Estado en los asuntos de los medios de comunicación es mínima, y la prensa no está sujeta a presiones legales o económicas onerosas”, agrega Jennifer Dunham, directora de investigación  “Freedom of the press” ó " Índice de Libertad de Prensa", de la organización mundial Freedom House.

 

MÁS INFORMACIÓN: Informe complero de Freedom House, Índice de libertad de Prensa 2016 e Informe detallado de México, de Freedom House 2016

Comentar