Tecnologías y Educación

México: suelo árido para los emprendedores verdes

04-03-2015 12:44

De acuerdo con el Imco y el WWF, el país adolece de inversión de escalamiento y creación de clústers.

Sólo 2% del presupuesto federal invertido en investigación y desarrollo se dedica a tecnologías limpias. Agrandar
Sólo 2% del presupuesto federal invertido en investigación y desarrollo se dedica a tecnologías limpias.

En México la inversión en etapa de escalamiento (masificación) de las empresas de tecnología verde, así como la creación de clústers que les aglomeren son inexistentes, alertaron el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y la incubadora de negocios verdes GreenMomentum Inc.

De acuerdo con el estudio “Cleantech México 2015: Panorama y recomendaciones para impulsar la ecoinnovación nacional”, elaborado por estas organizaciones, la reforma energética no tiene que ser del todo petrolera, puede representar una oportunidad para el desarrollo de la industria tecnológica limpia del país.

El término de tecnología limpia se refiere a un producto, servicio o conocimiento creado con fines comerciales, diseñado para reducir el impacto del cambio climático, maximizar la eficiencia operativa generando ahorros y minimizar la producción de residuos.

Según el Índice Global de Innovación en Tecnología Limpia del WWF, México ocupa el lugar 36 de 40 naciones en materia de emprendimiento de tecnología limpia.  

Esto es un desperdicio. Según el documento, aunque es un naciente sector los ingresos de este tipo de empresas están creciendo. Al 2013 alrededor del 30% de ellas facturaron entre 4 y 50 millones de pesos.

De acuerdo con el estudio, en los próximo cinco años la generación de electricidad en México a partir del aprovechamiento calórico de procesos productivos cuenta con un potencial de crecimiento del 30%, por fuentes eólicas de 12.8%, por Biomasa de 12.5%, por geotermia de 10%, y por minihidroeléctricas y fuentes solares de 2.6%.

Además de las carencias antes señaladas, en el país hay bajos niveles de inversión en investigación y desarrollo, uso de ventajas competitivas y registro de patentes de tecnologías limpias; además de adolecer de salidas exitosas y recuperaciones de inversiones y de un bajo grado de ventas al extranjero, según opinaron 200 especialistas consultados por el Imco.

La razón de esto —expusieron— radica en cinco razones principales:

  • Falta de incentivos y vínculos entre la academia y la industria: sólo 2% del presupuesto federal invertido en investigación y desarrollo se dedica a tecnologías limpias.
  • Falta de instrumentos financieros: 60% del financiamiento disponible para empresas de reciente creación proviene del gobierno federal, sin embargo, estos recursos sólo representan 0.5% del PIB mientras que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) invierten, en promedio, alrededor del 2.4% de su PIB.
  • Políticas públicas desvinculadas: no han tenido un impacto directo para promover la innovación en tecnologías limpias.
  • Un bajo cumplimiento de la regulación ambiental: son pocas las sanciones que se aplican por su incumplimiento.
  • Pocos incentivos para el desarrollo, protección y comercialización de la propiedad intelectual.

Para contrarrestar lo anterior —apuntaron— el contexto de la Reforma Energética, que abrió el sector a la iniciativa privada, debe ser aprovechado para implementar acciones específicas para aumentar la demanda y oferta de las tecnologías limpias.

Entre un listado 31 propuestas específicas destacan:

  • Ampliar la aplicación del impuesto al carbono y etiquetar sus recursos para fomentar la inversión.
  • Fortalecer la autonomía de agencias de protección al ambiente.
  • Reducir el costo de transacción para los emprendedores verdes.
  • Asegurar que la Reforma detone inversión en energías limpias al brindar certidumbre a través de la expedición de los Certificados de Energía Limpia (CELs), que obligan a la industria a cumplir con metas específicas en la materia.
  • Promover inversiones en generación distribuida.
  • Crear un Sistema Nacional de Inventores.
  • Fomentar el registro inicial de patentes de tecnología limpia.
  • Crear más programas de estancias para estudiantes universitarios.
  • Ofrecer programas de mentorías a emprendedores.
  • Fortalecer programas de educación superior.
  • Crear un programa de garantías para emprendedores.
  • Incorporar fondos de recuperación de inversión inicial en tecnologías limpias.

“No basta la creación de una nueva cultura emprendedora o la implementación de incentivos fiscales, se requiere entender mejor este mercado para fomentar un desarrollo más acelerado de cleantech (tecnologías limpias) que permita a México cumplir con sus objetivos de desarrollo económico y sus compromisos internacionales de cambio climático”, refiere el estudio.

 

 

A FONDO: Consulta el estudio completo "Cleantech México 2015: Panorama y recomendaciones para impulsar la ecoinnovación nacional" del Imco, WWF y GreenMomentum Inc.

Comentar