Gobiernos y Finanzas Públicas

Reformas fiscales disminuirán capacidad de ahorro de personas y empresas: Fundef

12-02-2014 12:04

Las reformas fiscales que entraron en vigor el 1° de enero del 2014 impactarán negativamente la capacidad de ahorro de las personas y las empresas, sostiene el análisis titulado La Reforma Hacendaria y el Ahorro en México, realizado por la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Limitar las deducciones de impuestos para personas físicas tendrá un impacto en el ahorro voluntario y los planes de retiro privados. Agrandar
Limitar las deducciones de impuestos para personas físicas tendrá un impacto en el ahorro voluntario y los planes de retiro privados.

Los autores del documento, Guillermo Zamarripa, director de Fundef y Jorge Sánchez Tello, economista, revelaron en las conclusiones de su análisis que existen contradicciones significativas entre los propósitos finales de las reformas y sus efectos.

Si bien uno de los objetivos principales de la reforma financiera es que la banca preste más y a menor costo, las nuevas imposiciones fiscales al sistema financiero como la eliminación a la deducción inmediata del activo fijo; el impuesto sobre dividendos y los límites a las deducciones personales tendrán un impacto negativo en la disponibilidad de los fondos prestables. En otras palabras, los intermediarios financieros como banca privada, casas de bolsa y cajas de ahorro, entre otros, dispondrán de menos recursos provenientes de los ahorros para destinarlos a créditos.

De acuerdo con los economistas del Fundef, el limitar las deducciones de impuestos para personas físicas tendrá un impacto en el ahorro voluntario y los planes de retiro privados que a su vez afectarán a los recursos disponibles de ahorro interno.

Fundef aclaró que el diagnóstico con base en el cual se aprobó la reforma fiscal excluyó analizar el efecto que el aumento de impuestos sobre la actividad productiva podría traer, ya que se enfocó únicamente a probar que en México existe una baja recaudación de impuestos.

Zamarripa y Tello advierten en su análisis una serie de consecuencias que vendrán después de la merma en la capacidad de ahorro: primero, un decrecimiento de los créditos a consecuencia de la limitada inyección de recursos a los fondos prestables y del ahorro interno. Segundo, una mayor dependencia del ahorro externo a consecuencia de una incapacidad para cubrir las necesidades de financiamiento del sector privado, por la excesiva demanda de recursos por parte del gobierno provenientes del ahorro interno.

En los últimos tres años la tasa real de crecimiento del ahorro ha disminuido significativamente, del 2010 al 2011 creció 12.50%, del 2011 al 2012 8.47% y del 2012 al 2013 sólo 2.77%, este crecimiento es menor en 1.23 puntos porcentuales que el crecimiento que se dió del 2008 al 2009, año de la crisis.

 

A FONDO: Lea aquí la publicación completa de Fundef.

Comentar