Economía y Sistema Financiero

Inclusión financiera problema macroeconómico, no sólo moral: Lagarde

En México el 20% de la población no tiene acceso a ningún tipo de servicio financiero, mientras que el 60% recurre a el sistema financiero informal como las tandas, agiotistas y créditos prendarios.

26-06-2014 12:26 Por : Arena Pública
Los créditos prendarios son uno de los sistemas financieros informales a los que recurren el 60% de los mexicanos.
Los créditos prendarios son uno de los sistemas financieros informales a los que recurren el 60% de los mexicanos.

Los países con bajos niveles de inclusión financiera tienden a registrar un crecimiento menor y menos sostenido que las naciones con mayor nivel, por ello, los bajos niveles de inclusión financiera no sólo son un problema moral, sino macroeconómico, sostuvo la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, durante la inauguración del Foro Internacional de Inclusión Financiera.

En el mundo casi un tercio de la población no tiene acceso a ningún sistema financieros para obtener un crédito, un seguros o para ahorrar, en México esta exclusión abarca al 20% de la población, del 80% restante, 60% recurren a mecanismos informales como las tandas, los créditos prendario, o los agiotistas, entre otros, los que comúnmente no se encuentran bajo supervisión de las autoridades del sector.

Además, el 80% de los pequeños y medianos empresarios que arrancan un negocio lo hacen con dinero propio, sin recurrir a los créditos de la banca comercial, por los altos costos y requisitos que las transacciones implican, uno de los mayores problemas en el país junto con la insuficiente infraestructura financiera, según reconoció el presidente de la República, Enrique Peña Nieto en el acto protocolario.

Lagarde reconoció ayer el esfuerzo del país por emprender una serie de reformas estructurales y hoy hizo alusión a la reforma en telecomunicaciones al señalar que representa una oportunidad para lograr una mayor inclusión financiera porque podría lograr la introducción y expansión de insumos tecnológicos a menores costos y que son más amistosos, como la banca movil a través de celulares, accesibles para personas con bajos recursos.

Y puso un ejemplo, el 75% de los kenianos cuentan con un M-PESA -producto de telefonía móvil a través del cual se pueden realizar pagos, enviar y recibir dinero entre usuarios, reservar hoteles, retirar dinero en efectivo en cajeros, entre otros, sin acudir a una sucursal bancaria- en México todavía se operan estos servicios a través de la banca formal.

Lagarde realizó tres recomendaciones para que el país apoye a la iniciativa privada en la generación de estos recursos: primero, incentivar la competencia saludable en bancos y compañias de telecomunicación; segundo, crear un marco regulatorio entendible y prudente para que pueda ser utilizado y tercero, reforzar la infraestructura financiera.

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, señaló que México debe evitar dos errores al trabajar por ampliar la inclusión financiera: primero, suponer que el problema es educativo o cultural porque ello asienta que todos tienen acceso y pueden pagar los costos de estos servicios y eso no es así, y segundo, que los pobres no hacen transacciones porque no tienen recursos “nada más falso”, señaló el gobiernador aludiendo a los sistemas informales a los que recurre este sector de la población.

La diferencia entre quienes acceden a los sistemas financieros formales y quienes acceden a los informales no es el conocimiento sino los costos, sostuvo Carstens, por ello, el primer paso para cerrar la brecha será entender los mecanismos informales creados por ingenio y necesidad, y darles un causa a la vía formal, por ello deben abatirse los costos de las transacciones, concluyó.

 

MÁS INFORMACIÓN: Subsidio a bancos, opción para elevar inclusión financiera en México. Nota de Arena Pública del 26 de junio del 2014.

MÁS INFORMACIÓN: Buró vs Buró, la venganza de los usuarios. Nota de Arena Pública del 24 de junio del 2014.

OPINIÓN: El crédito tampoco camina. Columna de Samuel García del 30 de mayo del 2014.