Políticas públicas

Desactiva AMLO la primera gran crisis creada por Trump

Trump amenaza este domingo con volver a los aranceles y dice que hay acuerdos con México no publicados.

09-06-2019 09:35 Por : Arena Pública
El presidente Donald Trump en la ceremonia de graduación 2019 de la Academia de la Fuerza Aérea de EU (Tomado de la cuenta de Donald Trump en Instagram/Photo credit: Brendan Smialowski/AFP/Getty Images)
El presidente Donald Trump en la ceremonia de graduación 2019 de la Academia de la Fuerza Aérea de EU (Tomado de la cuenta de Donald Trump en Instagram/Photo credit: Brendan Smialowski/AFP/Getty Images)

Fiel a su estilo, el viernes a las 7:31 de la tarde el presidente Donald Trump anunció en un tuit que su gobierno había logrado un acuerdo con México, desactivando la aplicación de aranceles a las importaciones mexicanas y logrando que México se comprometa a reducir fuertemente o a eliminar la migración ilegal que llega a su frontera sur atravesando el territorio mexicano.

Ocho días antes, el jueves 30 de mayo, el mismo Trump a través de su cuenta de Twitter sorprendió al gobierno mexicano anunciando la aplicación de un arancel de 5% a todas las importaciones provenientes de México a partir del 10 de junio, en una medida que escalaría hasta el 25% de aranceles generalizados el 1 de octubre; hasta que México detenga la migración ilegal de centroamericanos que llegan a la frontera sur de EU.

Ante la agresiva amenaza de su vecino por los tiempos perentorios, la reacción del presidente López Obrador fue de no confrontación y de búsqueda del diálogo enviando a Washington a un grupo de funcionarios, encabezado por el canciller Marcelo Ebrard, para enfrentar la mayor crisis que ha visto México con EU en años.

La irracional guerra arancelaria declarada por Trump a México por razones de la migración ilegal de centroamericanos por su territorio, que nada tienen que ver con asuntos comerciales; se dió inexplicablemente cuando su gobierno busca ante el Senado estadounidense la ratificación del T-MEC, un nueva versión del acuerdo de libre comercio firmado con México y Canadá en 1993.

Pero a Trump no pareció importarle mucho los riesgos a los que sometía al acuerdo comercial logrado el año pasado, porque el cálculo político de su guerra arancelaria contra México estaba dirigido a hacerse de municiones para el arranque de su campaña de reelección presidencial a partir de junio.

El acuerdo fundamental alcanzado entre ambos gobiernos es que México se compromete a ampliar el Protocolo de Protección al Migrante para que México -por razones humanitarias- permita permanecer en su territorio a los migrantes que solicitan asilo en EU y que el gobierno estadounidense devolverá inmediatamente. Durante ese tiempo -que puede ser por varios meses o, incluso, años- el gobierno mexicano deberá proporcionarles empleo, y servicios de educación y salud.

 

En otras medidas México se ha comprometido a desplegar la guardia nacional particularmente en su frontera sur, con Guatemala y Belice, para contener a los migrantes ilegales; así como "desmantelar el tráfico de personas y las organizaciones de trata, así como sus redes financieras y de transporte ilícitas", se lee en el acuerdo.

Ambos gobiernos reiteraron su declaración del 18 de diciembre pasado en el que se comprometieron a desarrollar el Plan de Desarrollo Integral, que lanzó López Obrador en conjunto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para promover el crecimiento económico y el desarrollo en el sur de México y en Centroamérica. 

En la declaración no se menciona la demanda que puso sobre la mesa Estados Unidos respecto a un tratado de "tercer país seguro", que le daría a EU la potestad legal de rechazar a los migrantes que solicitan asilo, si antes no lo hubieran buscado primero en México. La propuesta fue rechazada por México al inicio de las negociaciones, aunque las primeras versiones publicadas por The Washington Post el 7 de junio daban como un hecho el acuerdo de tercer país seguro, citando a fuentes mexicanas y estadounidenses.

Para buena parte de la prensa estadounidense el acuerdo anunciado por Trump con México es más de fanfarronería política que de victorias reales como lo anunció el presidente estadounidense. Este sábado The New York Times hizo notar que prácticamente todo lo acordado por México en materia migratoria en la declaración del 7 de junio, ya había sido acordado entre ambos gobiernos desde hace tiempo.

"La declaración conjunta del viernes dice que México aceptó el 'despliegue de su Guardia Nacional en todo México, dando prioridad a su frontera sur'. Pero el gobierno mexicano ya se había comprometido a hacerlo en marzo durante conversaciones secretas en Miami entre Kirstjen Nielsen, entonces la secretaria de seguridad nacional y Olga Sánchez, la secretaria mexicana del interior, dijeron los funcionarios", publica NYT.

 

Para buena parte de la prensa estadounidense el acuerdo anunciado por Trump con México es más de fanfarronería política que de victorias reales

 

Sobre la extensión del programa para permitir que los migrantes que solicitan asilo en EU permanezcan en México mientras se procesan sus casos en EU, el NYT dice que "ese acuerdo se alcanzó en diciembre en un par de notas diplomáticas cuidadosamente negociadas que los dos países intercambiaron. Nielsen anunció los Protocolos de Protección al Migrante durante una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes cinco días antes de Navidad".

Trump resintió el golpe y ha respondido esta mañana de domingo a ésta y otras notas publicadas por la prensa criticando los "logros" del presidente.

Hace una hora Trump escribió en su cuenta de Twitter: "Otro informe falso en el fallido @nytimes. Hemos estado tratando de conseguir algunas de estas acciones fronterizas durante mucho tiempo, al igual que otras administraciones, pero no pudimos conseguirlas, o conseguirlas en su totalidad, hasta nuestro acuerdo firmado con México. Además, y durante muchos años,... México no estaba cooperando en la frontera,,,, y ahora tengo plena confianza, especialmente después de hablar ayer con su Presidente, de que van a ser muy cooperativos y quieren hacer el trabajo correctamente".

En un tercer tuit de este domingo, Trump -en su estilo enigmático y provocador- deja abierta la posibilidad de acuerdos con México no revelados en la Declaración del 7 de junio. El presidente estadounidense publicó: "Pero lo importante es que algunas cosas.... no mencionadas en el comunicado de prensa de ayer, una en particular, se acordó. Eso se anunciará en el momento oportuno. Ahora va a haber una gran cooperación entre México y Estados Unidos, algo que no existía durante décadas. Sin embargo, si por alguna razón desconocida... no hay, siempre podemos volver a nuestra anterior, muy rentable, posición de aranceles-pero no creo que sea necesario".

En la declaración se deja abierta la posibildad de revisiones periódicas a los acuerdos y se señala que ambos gobiernos continuarán sus discusiones y términos sobre los flujos de migrantes ilegales, mismas que se anunciarán en 90 días si fuera necesario.

 

Trump escribió esta mañana en su cuenta de Twitter: "lo importante es que algunas cosas.... no mencionadas en el comunicado de prensa de ayer, una en particular, se acordó. Eso se anunciará en el momento oportuno"

 

Una escalada arancelaria en contra de México, aunada a la que emprendió Trump contra China, hubiera encontrado la imposición de aranceles de México a decenas de productos agrícolas estadounidense con perniciosos efectos para Trump en su base electoral. Ya funcionarios de la secretaría de Economía habían adelantado la que sería la reacción comercial del gobierno mexicano en caso de no alcanzar un acuerdo.

Pero además, la presión del sector empresarial estadounidense y mexicano fue importante ante medidas irracionales de impuestos a las importaciones mexicanas que desatarían una guerra comercial con graves consecuencias para un gran número de economías estatales en la Unión Americana y para los consumidores de aquel país. También el cálculo político de Trump se debilitó ante la publicación de indicadores económicos que están mostrando fragilidad en los últimos meses, como el mercado laboral y las manufacturas.

Pero para nadie es una sopresa la estrategia de Trump. "El uso de amenazas de acción punitiva, incluso en contra de aliados para forzar la negociación, se ha convertido en un elemento básico del libro de estrategias diplomáticas de Trum", dice The Wall Street Journal en un reporte firmado este domingo.

El economista, y premio Nobel de Economía, Paul Krugman escribe hoy en The New York Times, "ahora el mundo de los negocios está extremadamente satisfecho de que la guerra comercial parece haber sido cancelada. Pero parece que una amenaza de Trump vale tanto como una promesa de Trump: no hay ninguna razón en particular para creer que realmente la llevará a cabo. De lo único de lo que podemos estar seguros es que pase lo que pase, Trump afirmará haber logrado una gran victoria".

Y concluye Krugman; "la conclusión del fracaso de México es que los Estados Unidos ahora son significativamente menos creíbles y menos respetados que hace unas semanas. Y las cosas probablemente seguirán empeorando".

Trump creó una crisis, que buscó estirar al máximo con México, para obtener réditos electorales; una estrategia cada vez más desgastada para futuras negociaciones comerciales; pero que el "universo Trump" podría seguir usándola en contra de México. Hoy dejó abierta esa posibilidad.