El Observador

El gobierno decide meterle mano al precio del dólar ¿Por qué?

22-02-2017 23:30

Los mexdólares de principios de los años ochenta y los tesobonos de los noventa, están de vuelta.

Ayer la Comisión de Cambios, que preside el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y en la que participa el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, decidió resucitar la venta de coberturas cambiarias para “propiciar un funcionamiento más ordenado en el mercado cambiario”, según se lee en el comunicado que emitió ayer. 

En pocas palabras y en términos llanos, bajo este mecanismo el banco central venderá dólares, entregando pesos.

En esencia es lo mismo que se hizo en 1982 bajo el gobierno de José López Portillo cuando se lanzaron los llamados Mexdólares, que no eran otra cosa más que depósitos en dólares de mexicanos y extranjeros en los bancos del país, pagaderos en moneda nacional.

En 1989, bajo el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, se tomó una medida similar, cuando se creó un instrumento de deuda pública denominado en dólares pero pagadero en pesos al tipo de cambio libre vigente en la fecha de pago.

Eran los Bonos de la Tesorería de la Federación, los llamados tesobonos que tuvieron vigencia hasta 1996.

 

Te puede interesar: ¿Cómo afecta la devaluación del peso? Alza de precios, tasas de interés y recorte a programas sociales, 3 de octubre de 2016.

 

En ambos casos, tanto los efímeros Mexdólares como los Tesobonos, fueron mecanismos de intervención del mercado cambiario por parte del gobierno federal y que por razones similares terminaron fracasando, aunque siempre estas intervenciones se justificaron bajo la idea de “ordenar” el mercado cambiario.

De hecho el Informe Anual 1982 del Banco de México relata cómo todo se salió de control, incluyendo a los mexdólares como un ingrediente del desasatre:

“El menor ritmo de crecimiento de la actividad económica, los altos índices de inflación, los elevados coeficientes de dolarización del ahorro en los primeros meses del año, la imposibilidad de complementar en la medida deseada el ahorro interno con recursos procedentes del exterior, y las modificaciones sustanciales en la paridad del peso frente al dólar, impidieron que la estructura financiera tuviese la debida flexibilidad, dificultaron el incremento de la eficiencia operativa del sistema bancario y entorpecieron el control adecuado de las variables financieras”.

Ahora se plantea algo similar. Intervenir el mercado cambiario con la clara intención de revaluar al peso frente al dólar.

El comunicado de la Comisión de Cambios lo dice tácitamente en su justificación: “En los últimos meses el tipo de cambio del peso frente al dólar de los Estados Unidos de América ha mostrado una alta volatilidad, lo cual no es consistente con los fundamentos económicos del país.

Por lo anterior, con el propósito de propiciar un funcionamiento más ordenado en el mercado cambiario, la Comisión de Cambios ha decidido instruir al Banco de México para que implemente un programa de coberturas cambiarias…”

Si el actual tipo de cambio no es consistente con los fundamentos económicos –como dice el texto- entonces se presume que el peso está subvaluado y, por lo tanto, con la venta de coberturas cambiarias se buscará “propiciar un funcionamiento más ordenado” –léase revaluar el peso frente al dólar.

Técnicamente la cobertura es un contrato por el que el tenedor recibe al vencimiento la diferencia entre el tipo de cambio futuro vigente en esa fecha y un tipo de cambio predeterminado.

En otras palabras, el gobierno está abriendo la posibilidad de que los inversionistas vuelvan a tener tesobonos, como ocurrió previo a la crisis que estalló en diciembre de 1994. Y lo hace porque al comprar títulos de deuda pública –como un CETE- y una cobertura bajo estas subastas, el CETE del inversionista se transforma en un Tesobono.

Y no estamos hablando de cacahuates. El programa de coberturas que anunció ayer la Comisión de Cambios es por un monto de hasta 20 mil millones de dólares que iniciará el lunes 6 de marzo con una subasta por mil millones de dólares.

Es decir, se está planteando un programa agresivo de intervención del mercado cambiario que busca revaluar el peso frente al dólar.

La pregunta obligada -dado el fuerte monto de dinero implicado- es ¿qué están viendo en Hacienda y en el Banco de México que nosotros no y que buscan intervenir el mercado de esa manera? ¿Acaso es un grave descontrol en la inflación por la depreciación cambiaria?

¿Acaso están adelantándose a los impactos de una baja en la calificación de la deuda pública? ¿Acaso buscan revaluar el tipo de cambio para mostrar que pueden reducir el precio de las gasolinas en pleno periodo electoral?

Te puede interesar: 40% del 'gasolinazo' para enero es por impuestos, no por depreciación del peso, 29 de diciembre de 2016.

Son preguntas que saltan a partir de la intención de revaluar el peso frente al dólar con un programa de este calibre.

El hecho es que el gobierno ha decidio meterle mano al mercado cambiario, como ocurrió en 1982 y en 1994, con las consecuencias que ya todos conocemos.

 

SamuelGarciaCOM

samuel@arenapublica.com

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.