Ley de Ingresos, el presupuesto y el SISMO

31-10-2017 11:59

Muchos analistas en la prensa afirmaron que la manera como se consiguieron los recursos adicionales para enfrentar la reconstrucción de los daños ocasionados por el sismo era artificial, o de un plumazo. De hecho, se ajustó el precio del petróleo y se fijó un tipo de cambio más alto.

Mi opinión es que todas las leyes de ingreso se mandan originalmente con precios de petróleo subestimados, y con tipos de cambio castigados. Este año no fue la excepción. Es decir, la SHCP se “tira al piso” normalmente para contar con grados de libertad durante la negociación del presupuesto.

 

Te puede interesar: Los sismos hacen temblar a los precandidatos ¿Cómo les pega?, 25 de septiembre de 2017.

 

Así, cada año se hacen ciertas concesiones en materia de gasto (como lo dije en la entrega de hace quince días), sobre todo a las bancadas de estados grandes. Con ello se logran destrabar los presupuestos.

De hecho, desde 1997 no ha habido presupuesto que no se destrabe con alguna concesión a Estados y municipios. Cuando uno observa el flujo de recursos hacia ellos, es impresionante, como se puede apreciar en la gráfica de abajo, incluso como proporción del PIB.

 

 

Fuente: Centro de Estudios Espinosa Yglesias. 

 

¿Qué pasa cuando en la Cámara de Diputados no atinan al precio “de reserva” de ambas variables (petróleo y tipo de cambio) de la SHCP, y aprueban la ley de ingresos y el presupuesto con un nivel más bajo?

En principio, los remanentes se van a el Fondo Petrolero. Este, como se recordará, recibe el pago de todos los derechos y contraprestaciones a favor del Estado que son generados de las actividades de exploración y extracción encomendadas a los asignatarios y contratistas de acuerdo al artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Cuando el Fondo no existía (en sus distintas modalidades a partir de 2003), esos recursos se los quedaba como “guardadito” la SHCP.

 

Te puede interesar: Presupuesto 2018: ¿Importa?, 19 de septiembre de 2017.

 

Hoy, sabemos a ciencia cierta que simplemente se le disminuyó la cantidad que entrará al Fondo para 2018. No sabemos exactamente cuánto, pero será menor.

Para muestra, un botón. La gráfica de abajo presenta el monto programado y el observado ex post. Observe que el observado es mayor que el programado para los primeros cuatro meses del 2017. Esto proviene de una mejor actuación del sector, o de un mayor precio de petróleo o de un mejor tipo de cambio. Lo que veremos en 2018 será una cifra más similar entre lo programado y lo observado. Ese es el efecto del sismo.

 

 

 

Comentar