Economía comienza a moderarse

02-08-2017 17:43

Como era de esperarse, la economía comenzó a moderarse en el segundo trimestre.

Ello, no solo por los resabios de incertidumbre generada por el destino de las relaciones comerciales con el vecino del norte, sino mayormente por el retiro de los estímulos expansivos de la política fiscal y monetaria.

Se espera que la actividad económica continúe moderándose para el resto del año, para terminar con un crecimiento anual menor al reportado en el 2016. Dicho desempeño económico confirma la tradicional desaceleración que siempre ocurre en el año previo a las elecciones presidenciales.

 

En México la desaceleración de la economía se hace visible para el 2018, año de elecciones presidenciales.

 

La economía avanzó 0.6% en el segundo trimestre con cifras desestacionalizadas, después de un 0.7% en el trimestre previo, de acuerdo a la estimación oportuna del PIB dada a conocer por el INEGI. Con cifras sin ajuste, el PIB avanzó a una tasa anual de 1.8%, después de un 2.6% en el mismo periodo del año anterior.

 

Te puede interesar: China roba inversión a América Latina y estancará crecimiento de la región, 26 de julio de 2017.

 

En la primera mitad del año, el crecimiento se situó en 2.3%. Para el resto del año, la economía continuará moderándose a tasas más consistentes con su limitada capacidad productiva, para terminar el año con un crecimeinto alrededor de 2.0%, menor al 2.3% del 2016.

Tanto la política fiscal como la monetaria se han ajustado durante el año, para moverse hacia la neutralidad. El gasto fiscal se ha ajustado, aunque no suficiente para hacerlo restrictivo ya que los ingresos se han beneficiado de los remanentes generados por la ganancia cambiaria de la depreciación del peso. De hecho, sin la existencia de los remanentes, las finanzas públicas continuaron deficitarias durante la primera mitad del año.

 

Te puede interesar: Capital del Banco de México se tiñe de números rojos, vulnerable a presiones, 18 de julio de 2017.

 

Por su parte, la política monetaria se ha ajustado solo para colocar la tasa de interés alrededor de la neutralidad. Así, mientras la tasa nominal ha subido desde su piso histórico de 3.0% hasta 7.0% al presente, la tasa real permanece alrededor de la tasa neutral real.

Como resultado, la brecha de tasas se encuentra alrededor de cero. Es decir, las condiciones monetarias ni estimulan ni restringen la actividad económica.

 

Twitter:  @AlfredoCoutino

Web:  www.AlfredoCoutino.com

*/ Director para América Latina en Moody’s Analytics. Las ideas expresadas son de la exclusiva responsabilidad del autor y de ninguna manera deben ser atribuidas a la institución para la cual trabaja.

Comentar