Negocios

Sería desolador para Sprint no fusionarse con T-Mobile

La certeza y esperanzas de que la propuesta de T-Mobile para adquirir a Sprint por 26.5 mil millones de dólares sea aprobada por los reguladores estadounidenses cada vez va disminuyendo más.

06-05-2019 19:02 Por : DPL News

Incluso el mismo Sprint augura un panorama desolador si no es aceptada la fusión.

El cuarto operador móvil de Estados Unidos ha estado en quiebra durante más de una década, y los ejecutivos de Sprint han dicho a los reguladores que la compañía enfrenta “serios desafíos” si la adquisición de T-Mobile es bloqueada.

Aunque SoftBank cree que el acuerdo será aprobado, su filial Sprint manifestó a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) en abril que su futuro competitivo independiente está en peligro.

Sprint no puede financiar las inversiones necesarias para mantener su estatus competitivo actual, y mucho menos mejorar su oposición como un cuarto operador distante.

Con una participación de 19 mil millones de dólares en Sprint, SoftBank se llevará la peor parte de las consecuencias si el acuerdo se derrumba.

Analistas creen que, de no aprobarse la fusión, la mejor opción para SoftBank sería un nuevo acuerdo con un nuevo socio para Sprint; sin embargo, los posibles candidatos han comenzado a construir su propia infraestructura (Dish) móvil o se han aliado con otros operadores (Comcast y Charter) para vender servicios inalámbricos, y no está claro si algunas de las compañías quiere ser propietaria de una red.

Sprint posee un atractivo: la mayor oferta de ondas aéreas de rango medio en el país, un componente clave de cualquier red 5G de costa a costa, y que lo podría ayudar a ofrecer servicios de próxima generación.

T-Mobile y Sprint aseguran que si se aprueba su fusión, el operador conjunto tendrá la escala y los recursos suficientes para competir con sus rivales más grandes, Verizon y AT&T, y construirá una nueva red 5G que brindará un nuevo menú de servicios inalámbricos.

Este escenario positivo también ha generado posturas en contra por parte de algunos reguladores y fiscales generales que han mostrado su preocupación de que su fusión genere precios más altos para los consumidores y menos innovación.

Los analistas aseguran que el fundador de SoftBank, Masayoshi Son, ha perdido interés en ser un proveedor de servicios inalámbricos, lo que se refleja en la búsqueda por vender su unidad en Estados Unidos, a medida que la matriz japonesa es consumida por proyectos multimillonarios como el Fondo de Visión y en enfocarse en la meta de recaudar un nuevo fondo de 100 mil millones de dólares cada dos años.

Hace unos días, T-Mobile y Sprint retrasaron el plazo para completar el acuerdo de fusión por tres meses, hasta el 29 de julio, mientras continúan las revisiones del Departamento de Justicia (DoJ) y la FCC.

La semana pasada, analistas de Raymond James redujeron las posibilidades al 55 por ciento de 80 por ciento de probabilidades de aprobación.