Así, sí

27-11-2018 00:20

Carta abierta a los ciudadanos mexicanos con dedicatoria al C. Gobernador Electo del Estado de Jalisco

No quiero convencer a nadie de nada: Jaime Sabines1

Hace una semana me permití escribir una carta abierta dirigida al C. Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos (y que amablemente publicó el portal Arena Pública); el título de mi carta/artículo fue: Así no.

Expuse lo que a mi entender eran errores graves en el planteamiento de la conducción del país; y como bien decía Jaime Sabines (mi autor favorito), no pretendo convencer a nadie de nada, solamente expreso lo que me preocupa seriamente en espera de un diálogo constructivo; que si algo hay de cierto o atendible en lo que expongo, que así se tome y se actúe en consecuencia, si me equivoco (lo que hago con frecuencia) que se me contradiga e incluso, se me ponga en mi lugar si soy desatento o majadero.

Para mi sorpresa no he tenido una sola reconvención o contradicción, nadie me ha dicho que estoy equivocado, ni en mi planteamiento conceptual ni en mi apreciación de los hechos. Según Twitter más de 24,000 personas leyeron mi sugerencia de lectura del artículo y, de entre esos, más de 1,000 fueron al portal y lo leyeron, más de 250 lo retuitearon y cerca de 50 se tomaron la molestia de leerme y contestarme (a cada quien le correspondí contestando a sus comentarios). A todos gracias, por leer y por compartirme sus ideas.

No me sorprende que el destinatario de mi carta no me conteste, claramente tiene muchísimas cosas más importantes que hacer; lo que sí me parece sorprendente es que no he tenido, como les cuento, ni una sola respuesta negativa; nadie me ha tachado de fifí (seguiré esforzándome) ni de derechairo, ni de retrógrada.

Mucho menos me ha rebatido con argumentos de fondo: ¿Será que tengo razón? Me angustio de solo pensar que un análisis tan básico como el mío resulte indestructible para los seguidores del C.P.E. de los EE.UU.MM.; si así es ¿qué van a hacer al respecto? Supongo que quedarse callados.

Pero bueno, pasando a lo que quiero compartirles en esta ocasión, se trata ahora de: así, sí.

Así, sí: compartiendo ideas positivas y formas de enfrentar a la imposición irracional. Como dice Luis Rubio en su editorial del periódico Reforma del 25 de noviembre pasado al referirse al grupo de Morena: “Hay obsesiones, más que estrategias”, me parece que hay que enfrentar esas obsesiones con hechos y con razones.

Vamos pensando cada quien cómo podemos influir, como podemos poner en la mesa una y otra vez argumentos sensatos, la evidencia de riesgos reales para el país y hagámoslo. No porque seamos ciudadanos o ciudadanas privados y no “celebridades” quedarán nuestras palabras en el olvido, todos tenemos a alguien que nos escucha, con eso basta.

 

Vamos pensando cada quien cómo podemos influir, como podemos poner en la mesa una y otra vez argumentos sensatos, la evidencia de riesgos reales para el país y hagámoslo.

 

Cada argumento, cada razón esgrimida, cada hecho evidenciado, cuentan. Si sumamos entre todas y todos los que a cada uno nos corresponden, nos constan, nos parecen evidentes, el resultado sería estupendo, estoy seguro.

Así, sí: defendiendo la soberanía de las entidades federativas frente al embate del poder central que se ilusiona en la promesa de un control absoluto del país ( de una “presidencia imperial” como diría E. Krauze y ya describía en el siglo pasado D. Cosio Villegas3).

Así, como el C. Gobernador Electo de Jalisco que hace apenas unos días se plantó rodeado de los representantes políticos y sociales y dijo, con todas sus letras:  “No estamos dispuestos a permanecer callados ante los intentos por vulnerar el pacto federal y el orden constitucional”. Se refirió abiertamente a varios temas: comenzó por decir, entre otras cosas, que  “…es inadmisible que los intereses de Jalisco y de sus habitantes sean ignorados en la discusión de un presupuesto que debe ser entendido como un instrumento nacional de desarrollo…” (si pueden busquen el discurso y escuchen a Enrique Alfaro, son 13 minutos muy bien invertidos)

La pregunta es, creo yo: ¿Y por qué habrían de escucharlo los diputados en el desarrollo del presupuesto federal? por una sencilla razón, tienen derecho a ser escuchados, las razones son diversas. En primer lugar, los estados son los creadores de la federación, no al revés. Hay que recordar cómo es que se da la creación de una república federal4; creo que la historia le da la razón a Alfaro, tiene derecho a ser escuchado y las necesidades de los municipios de Jalisco y del propio estado, deben ser consideradas y no simplemente “mayoriteadas” sin dar cabida al diálogo.

 

La pregunta es, creo yo: ¿Y por qué habrían de escucharlo los diputados en el desarrollo del presupuesto federal? por una sencilla razón, tienen derecho a ser escuchados

 

Además, no se nos olvide que aunque se trata de fondos federales, los estados son de origen “dueños” (diríamos mejor, beneficiarios) de una parte de todos esos fondos. En los años 70s del siglo pasado se desarrolló el concepto de la coordinación fiscal, de la forma en que los estados y la federación deberían coordinar sus esfuerzos para evitar la duplicidad de gravámenes sobre las actividades de competencia común, los esfuerzos de recaudación y administración de los impuestos y de la recaudación obtenida, así como la forma en que cada uno de los estados y la federación compartirían el fruto de ese esfuerzo conjunto a través de las “participaciones federales”.

Cuando se diseñó la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al nuevo impuesto se le vió como la forma de lograr muchos de esos objetivos; el problema es que era un impuesto que se superponía a muchos impuestos federales (más de 15) y a cientos (literalmente) de impuestos estatales a lo largo y ancho del país.

Es así que con motivo de la expedición de Ley del Impuesto al valor agregado (Decreto del Congreso de la Unión, de fecha 22 de diciembre de 1978, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de diciembre de 1978 y que entró en vigor hasta el 1ro de enero de 1980), se decidió también la derogación (artículo segundo transitorio) de 15 leyes y 3 decretos federales a partir del momento de su vigencia, que se consideraba eran incompatibles con el nuevo impuesto (como lo fueron la ley federal del impuesto sobre ingresos mercantiles, la del impuesto sobre reventa de aceites y grasas lubricantes, etcétera)5.

Los estados, por su parte, para poder celebrar los convenios de coordinación, renunciaron voluntariamente a su soberanía tributaria y derogaron cientos de impuestos locales (literalmente) que eran igualmente incompatibles con el IVA; ello a cambio de apoyar la fiscalización y administración del IVA a nivel local (razón de por qué las tesorerías de los estados hacen auditorías de IVA que es un impuesto federal) y de compartir parte de la recaudación.

En resumen, las participaciones federales no son un gracioso regalo de la federación a los estados, son una obligación previa y válidamente establecida a cargo de la federación y  la cámara de diputados no puede simplemente ignorar los justos reclamos y planteamientos de necesidades de cada estado.

Así, sí: como lo hacen de manera cotidiana muchísimas organizaciones de la sociedad civil (OSCs) al vigilar el ejercicio del poder y las responsabilidades oficiales.

Entre ellas no podemos dejar de mencionar a Mexicanos Primero (dedicada a temas de educación) a Mexicanos Unidos contra la Corrupción e Impunidad (su nombre lo dice todo), o Reinserta un mexicano (que se ocupa de la terrible situación de los menores que viven en cárceles junto con sus madres y que antes de que ellas lo tomaran como proyecto, aparentemente, nadie veía ni oía), a la Fundación Mexicana de Reintegración Social (que hace una maravillosa labor con menores infractores desde hace más de 30 años), las fundaciones que se ocupan de la Sierra Tarahumara o de los indígenas de Oaxaca, y a tantas y tantas más de todos los colores y sabores.

Las OSCs son verdaderas voceras de las inquietudes de la ciudadanía, recogen y analizan las preocupaciones, proponen soluciones y en muchos casos las implementan (vean por ejemplo a Comedor Santa Maria y los cientos – si es que no son ya miles- de niños y niñas a los que les han dado de comer y apoyado en sus estudios; los números muestran resultados dignos de aplauso). Y estas OSCs en su inmensa mayoría sobreviven de la buena voluntad de las y los ciudadanos.

Así, sí: comprometiéndonos, hoy más que nunca, a apoyar alguna o algunas causas o a ser partícipes voluntarios. Hace mucha falta voluntariado comprometido y muchísima gente lo hace, me consta, pero no es suficiente. Faltan recursos para las OSCs, no es suficiente con pagar nuestros impuestos (cosa, por cierto, poco común en este país).

Necesitamos dejar de pensar en este apoyo como una limosna o una caridad; necesitamos dejar de “regalar” y comenzar a invertir en las causas sociales de México. Ayudar a quienes se ocupan de los problemas que los gobiernos no pueden (o no quieren) atender; sé que a nuestros políticos (y en especial al C.P.E. de los EE.UU.MM.) no les gusta el trabajo de las OSCs (son organizaciones fifís).

 

Necesitamos dejar de pensar en este apoyo como una limosna o una caridad; necesitamos dejar de “regalar” y comenzar a invertir en las causas sociales de México.

 

La realidad es que las ven como competidores, como entidades que les quitan su “clientela política”; obviamente una comunidad a la que una OSC le ayuda a ser autónoma y tener agua o mejor educación, deja ser seducida con la promesa de los regalos de los partidos o del gobierno en el poder.

Así, sí: juntos, más que juntos, unidos y dispuestos a enfrentar el autoritarismo y el abuso del poder; motivados por el amor a México y a nuestros hijos e hijas. No nos podemos dar el lujo de no actuar. Yo no quiero convencerlos de nada, yo parafraseando a Sabines, solo quiero mostrarles lo que veo y, que cada una, que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos. Si lo hacemos, creo yo, este país tiene esperanza.

Así, sí.

 

* Manuel E. Tron es abogado, Presidente Honorario de la International Fiscal Association, IFA

@metron01


1.- "No quiero convencer a nadie de nada. Tratar de convencer a otra persona es indecoroso, es atentar contra su libertad de pensar o creer o de hacer lo que le dé la gana. Yo quiero sólo enseñar, dar a conocer, mostrar, no demostrar.

Que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado. (¡Quiénes quién para decir "esto es así", si la historia de la humanidad no es más que una historia de contradicciones y de tanteos y de búsquedas?)

Si a alguien he de convencer algún día, ese alguien ha de ser yo mismo. Convencerme de que no vale la pena llorar, ni afligirse, ni pensar en la muerte. "La vejez, la enfermedad y la muerte", de Buda, no son más que la muerte, y la muerte es inevitable. Tan inevitable como el nacimiento.

Lo bueno es vivir del mejor modo posible. Peleando, lastimando, acariciando, soñando. (¡Pero siempre se vive del mejor modo posible!)

Mientras yo no pueda respirar bajo el agua, o volar (pero de verdad volar, yo solo, con mis brazos), tendrá que gustarme caminar sobre la tierra, y ser hombre, no pez ni ave.

No tengo ningún deseo que me digan que la luna es diferente a mis sueños."

Jaime Sabines

3.- Véanse: “La presidencia imperial” de Enrique Krauze y  “El estilo personal de gobernar” de Daniel Cosio Villegas

4.- Art. 40.- Es voluntad del pueblo mexicano constituirse  en  una República representativa, democrática, laica, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su  régimen interior; pero unidos en una  federación establecida  según los principios  de  esta ley fundamental.

5.- ARTICULO SEGUNDO.- Al entrar en vigor la presente Ley, quedarán abrogadas las leyes y decretos siguientes:

1.- Ley Federal del Impuesto sobre Ingresos Mercantiles.

2.- Ley del Impuesto sobre Reventa de Aceites y Grasas Lubricantes.

3.- Ley del Impuesto sobre Compraventa de Primera mano de Alfombras, Tapetes y Tapices.

4.- Ley del Impuesto sobre Despepite de Algodón en Rama.

5.- Ley del Impuesto sobre Automóviles y Camiones Ensamblados.

6.- Decreto por el cual se fija el impuesto que causarán el Benzol, Toluol, Xilol y Naftas de Alquitrán de Hulla, destinados al consumo interior del país.

7.- Ley del Impuesto a la producción del Cemento.

8.- Ley del Impuesto sobre Cerillos y Fósforos.

9.- Ley del Impuesto sobre Compraventa de Primera mano de Artículos Electrónicos, Discos, Cintas, Aspiradoras y Pulidoras.

10.- Ley del Impuesto sobre Llantas y Cámaras de Hule.

11.- Ley del Impuesto a las Empresas que explotan Estaciones de radio y Televisión.

12.- Ley del Impuesto sobre Vehículos Propulsados por Motores Tipo Diesel y por Motores Acondicionados para uso de Gas Licuado de Petróleo.

13.- Ley de Compraventa de Primera Mano de Artículos de Vidrio o Cristal.

14.- Ley Federal del Impuesto sobre Portes y Pasajes.

15.- Decreto relativo al impuesto del 10% sobre las entradas brutas de los Ferrocarriles.

16.- Decreto que establece un Impuesto sobre Uso de Aguas de Propiedad Nacional en la Producción de Fuerza Motriz.

17.- Ley del Impuesto sobre la Explotación Forestal.

18.- Ley de Impuestos y Derechos a la explotación Pesquera