Finanzas

Diccionario breve para entender las finanzas personales

Desde el presupuesto y el ahorro hasta el Buró de crédito, son los conceptos esenciales para conocer cómo funcionan tus finanzas personales y que así puedas hacer que tu dinero rinda más.

15-11-2018 10:00 Por : Arena Pública
La mejor manera de llevar con éxito tus finanzas personales es comprender los conceptos esenciales detrás de ellas.
La mejor manera de llevar con éxito tus finanzas personales es comprender los conceptos esenciales detrás de ellas.

Para poder llevar exitosamente tus finanzas personales, lo primero que tienes que hacer es comprender la teoría básica detrás de ellas.

Por eso aquí te presentamos un diccionario de conceptos esenciales para entender a fondo tus finanzas personales, lo cual será de mucha ayuda para que tu dinero rinda más.

 

Presupuesto: es un plan que contempla cuánto dinero entra (ingresos) y sale (egresos) de tu bolsillo.

Ingresos: no solo se refiere a un sueldo fijo o al dinero recabado por ventas, en caso de que tengas un negocio. También incluye deducciones y préstamos.

Egresos: estos son tus gastos, que pueden ser fijos (servicios públicos, despensa, renta) o variables (cualquier improvisto). También debes incluir el dinero que debes.  

Aquí la palabra clave es “plan”. Un presupuesto tiene bien definido lo que corresponde a cada salida y entrada de recursos, además de sus respectivos tiempos. Contempla también la posibilidad tanto de ingresos como de gastos no-fijos.

 

Es esencial definir bien tu presupuesto

Es esencial definir bien tu presupuesto

 

Ahorro: es la parte del ingresó que sobra, ya sea de forma planeada o incidental.

Por supuesto, para poder medir ese sobrante hace falta definir un período de tiempo. Puede ser cada mes, cada semana, cada dos semanas, etc.

Préstamo: dinero o bienes que se reciben de parte de una entidad financiera, empresa, gobierno o persona para asistirte financieramente. Por supuesto, esta asistencia se hace bajo el supuesto que devolverás lo que te prestaron.

 

La deuda, aunque molesta, en ocasiones es necesaria para financiar proyectos o necesidades

La deuda, aunque molesta, en ocasiones es necesaria para financiar proyectos o necesidades

 

Deuda: es el dinero que se debe a otra persona o entidad como resultado de un préstamo, crédito, hipoteca, etc. Hay que pensarla como una obligación a cumplir, ya sea dentro de un tiempo determinado o indeterminado.

Cuando se hace el recuento de la deuda, suele medirse en activos y pasivos.

Activos: todos los recursos que te pertenecen. Estos van más allá del dinero, pues incluyen coches, inmuebles, deudas que se te deben, etc.

Pasivos: las cosas que debes. Incluyen tanto el dinero como los bienes que posees pero que no has terminado de pagar, como una casa o un crédito para tu negocio. Una vez que terminas de pagarlos, pueden convertirse en activos.

Tasa de interés: porcentaje que determina la porción de un crédito que se paga como cuota por haberlo solicitado. Ten siempre en cuenta que el pago por intereses es un gasto periódico, no único.  

Buró de crédito: empresa privada que recopila información proporcionada por entidades que emiten préstamos para armar un historial crediticio tanto de personas como de empresas.

No es una lista negra, sino un registro de cómo has llevado tus créditos.

 

No hay que temerle al crédito, siempre y cuando se mantenga bajo control

No hay que temerle al crédito, siempre y cuando se mantenga bajo control

 

Impuestos: porción de tus ingresos que se otorga al gobierno, que debe administrarla para beneficio de la población. Esta contribución es de carácter obligatorio.

Inversión: la compra o financiamiento de algo con el objetivo de que te genere ganancias a la cantidad que pagaste inicialmente. Se puede invertir desde en acciones empresariales y bonos de gobierno hasta en monedas, metales y otros bienes.

Lo más recomendable es que inviertas solo capital que te sobra.

 

MÁS INFORMACIÓN: Glosario, Banxico