Economía

¿Quién quebró Argentina? ¿Macri o Kirchner?

Con una inflación anual de 34% y una tasa de interés de 73%, Argentina vive una de las peores crisis económicas mundiales. ¿Quién es el culpable?

05-10-2018 07:30 Por : Arena Pública
Mauricio Macri, presidente de Argentina o la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ¿Quién es el culpable de la crisis?
Mauricio Macri, presidente de Argentina o la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ¿Quién es el culpable de la crisis?

En el último año el peso argentino se depreció 51% frente al dólar, la inflación para cerrar el año se calcula superará el 44%, y la tasa de interés, en 73%, es la más alta del mundo. 

La gente en el país sudamericano no para de protestar ante las medidas del gobierno que no parecen remediar la crisis y el presidente Macri, quien es el mandatario del país desde 2015, está más concentrado en ganar la confianza del extranjero que en tranquilizar a sus habitantes. 

Si bien Macri es el presidente y es con quien explotó la crisis económica, no se puede dejar de mencionar a su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, quien con sus decisiones podría ser incluso más culpable que el mismo Macri de la situación que vive hoy Argentina. 

Cristina ocupó la presidencia de Argentina entre 2007 y 2015 y basó su programa político en el aumento del gasto público y el subsidio de diversos productos y servicios como: transporte, luz, gas, agua y combustibles. 

Para poder financiar sus ambiciosos proyectos, en 2008 Cristina impuso un impuesto del 35% a la exportación de Soja, el sector productivo más importante del país. Ese año, los envíos de aceite de soja, harina de soja y habas de soja representaron el 24.8% de las exportaciones totales argentinas, con un valor total de 41 mil millones de dólares. 

Fuente: Instituto Tecnológico de Massachussets

Con dicha medida, Cristina pronto ahogó una de las principales fuentes de crecimiento económico del país, los productores no tardaron en entrar en huelga y la presidenta se quedó sin dinero. 

Al verse necesitada de capital, Fernández de Kirchner optó por imprimir dinero y fijar el tipo de cambio entre el peso argentino y el dólar, medida utilizada para que en las cifras oficiales no apareciera la verdadera inflación. 

Sin embargo, ante una inminente crisis y sin el dinero necesario, en 2014 la presidenta también tomó la decisión de cancelar ciertas deudas que había contraído con inversionistas extranjeros.  El impago ahuyentó la inversión y fomentó la huida de capitales empeorando más la situación.

Al ser cuestionada por tal medida, Cristina simplemente ironizó: “Seguirá la vida”. 
 

Kirchner, tras el impago de deuda de Argentina: "La vida seguirá".

Con la llegada de Macri a la presidencia en 2015, una de sus primeras medidas fue eliminar la fijación oficial del tipo de cambio por lo que en las cifras oficiales la inflación se disparó, algo que no había ocurrido con Cristina. 

Al encontrarse con un estado deplorable en las finanzas públicas, el presidente optó por eliminar el subsidio a los energéticos, a los cuales se calcula se destinaba el 16% del presupuesto, lo que desató las protestas en Argentina por la subida de precios en la electricidad, gas y gasolina. 

Con este escenario Macri tomó la decisión de bajar el gasto público y satisfacer las necesidades del país bajo la emisión de deuda, sin embargo, ante la incertidumbre local y mundial desatadas por la guerra comercial China-Estados Unidos y la caída de otras economías emergentes como la turca, Argentina se ha visto en la necesidad de elevar sus tasas de interés hasta niveles récord. 

 

Te puede interesar: Con riesgos al alza, Banxico mantiene la tasa objetivo en 7.75%, 4 de octubre de 2018

 

El añorado pasado

Hace poco más de 100 años Argentina podría haberse catalogado como la economía más próspera del mundo. En 1895 registró el PIB per cápita más alto en el planeta, por encima de Estados Unidos, Reino Unido o Suiza, de acuerdo con el proyecto Maddison de la Universidad de Groningen, el cual busca recabar datos económicos históricos comparables entre países, anteriores a la llegada de la estadística del Banco Mundial. 

En su libro Economics, el premio nobel de economía Paul Krugman resalta el caso de Argentina al comienzo del siglo XX, al comparar su crecimiento económico con el de Canadá hasta los años de 1930, cuando ocurre el primer golpe de estado en el país sudamericano. 

Desde entonces, Argentina viviría casi medio siglo de inestabilidad política y económica tras sufrir seis golpes de estado entre 1930 y 1976. Durante este lapso surge un movimiento político de izquierda liderado por Juan Domingo de Perón el cual funda el Partido Laborista, más tarde llamado Justicialista o coloquialmente conocido como peronista. 

La importancia de este movimiento político se extendió hasta la entrada del siglo XXI, en 2003 gana las elecciones presidenciales Nestor Kirchner del partido justicialista, sucedido en 2007 por su esposa, Cristina, la cual estaría en el poder hasta el año 2015. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Banco Central de la República Argentina

MÁS INFORMACIÓN: Laboratorio de la Complejidad Económica, Instituto Tecnológico de Massachussets