Cultura

Ciencia y ocultismo, una relación tan distante como cercana

Las últimas declaraciones de un físico cuántico proponen que el ocultismo podría estar más apegado a la realidad de lo que se piensa.

01-02-2019 13:45 Por : Arena Pública
Muchas teorías científicas actuales tienen sus orígenes en el Ocultismo (Foto:Wikipedia)
Muchas teorías científicas actuales tienen sus orígenes en el Ocultismo (Foto:Wikipedia)

Antes de la Química existía la Alquimia, y antes de la Física estaba la Filosofía. Todos estos conocimientos nacieron de las llamadas “ciencias ocultas”.

Con la entrada del nuevo milenio, dio inicio una época de ateísmo y escepticismo sobre las cuestiones mágicas. No obstante, el interés por lo sobrenatural está tan fijo en nuestra naturaleza que es difícil que desaparezca, y en los últimos años el interés por lo oculto ha dado señales de haber recuperado un poco de fuerza.

Los grimorios y las leyendas que circulan alrededor de sus orígenes siempre han despertado el morbo y la curiosidad de las personas. ¿Quién no quisiera controlar las fuerzas naturales del cosmos?

Los ateos y positivistas argumentan que existe una manera de hacerlo y ésa se llama ciencia. Sin embargo, no consideran que varios científicos importantes, padres de las teorías modernas (Isaac Newton, entre los más relevantes), estaban profundamente interesados en comprobar de forma empírica las leyes del ocultismo y la alta magia.

Para ir más lejos, algunos de los científicos actuales han comenzado a especular sobre si la ciencia moderna no está haciendo más que confirmar las propuestas ocultistas.

El físico cuántico estadounidense, Mitch Horowitz, declaró recientemente que la física cuántica podría comprobar ciertas posturas herméticas. Aunque también sugiere una postura crítica tanto para científicos como los new agers.

 

 

Para dar algunos ejemplos: Hermes, el supuesto fundador del ocultismo hermético, dice que una sola gota de sangre puede proporcionar toda la información acerca de una persona. Hay que recordar que esta filosofía se originó más de cinco mil años antes de que se descubriera el ADN.

Ésta no es la única coincidencia entre ciencia y ocultismo. En el libro del francés Eliphas Levi, Dogma y Ritual de la Alta Magia, se explica que en el universo existe un fluido que está presente en todas las cosas y es la clave para la creación. Esta materia llamada luz astral es el equivalente al éter para la física.

Los reflejos de la luz astral, continua el ocultista del siglo XIX, forman corrientes magnéticas en el espacio que pueden ser modificadas con la formación de “cadenas mágicas”. Esto convierte al médium en un cable conductor de esa fuerza eléctrica que condiciona el magnetismo.

Por último, en la rama de la Biología también se encuentran relaciones estrechas con las leyes herméticas.

Según la Ley del Mentalismo, “el universo es una creación mental sostenida en la mente del Todo”. Y por ley de la analogía, este principio puede ser aplicado a un grado micro cósmico.

Se ha sugerido que cada célula cuenta con cierto grado de “inteligencia genética” que la hace realizar su función óptimamente. Esto le permite a algunos seres vivos desarrollar inmunidad innata ante ciertos patógenos y a las células madre formar tejidos concretos.  

La ciencia es un ejercicio de la razón y la inteligencia comprobada por la experiencia, reproducida en un laboratorio.

Este concepto no está tan alejado de las ciencias ocultas, que idealmente también son ejercicios de inteligencia que buscan comprobarse mediante la observación del entorno, aunque también por la intuición.

MÁS INFORMACIÓN: La curiosa unión entre ciencia y el ocultismo; siete casos famosos.