Pan, Circo y Pecunia
.

El WTI, debajo de los 50 dólares ¡No es la OPEP, sino el éxito de EEUU!

13-03-2017 11:58

El mercado petrolero ha vivido una etapa de ebullición desde finales de noviembre del año pasado. Luego de un debate intenso, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) llegó a un acuerdo, junto con Rusia, para recortar la cuota de producción en torno a un 3.0% y ubicarla en 32.5 millones de barriles al día (mbd).

El acuerdo tuvo mucho de inesperado: el cártel llevaba tiempo inmerso en una etapa disfuncional, en la que cada uno producía todo lo que podía. El poder del oligopolio estaba amenazado por Estados Unidos, que gracias a las técnicas de “fracking”, los pozos horizontales y la extracción de petróleo “shale” o de esquisto, estaba inundando al mercado de oro negro, lo que abarató el precio del barril.

La respuesta tradicional de la OPEP habría sido reducir la producción para incrementar la cotización del crudo. Pero se corría el riesgo de que el hueco de producción que dejara la OPEP fuera cubierto por Estados Unidos.

En consecuencia, el líder de la OPEP, Arabia Saudí, tomó el camino opuesto: extraer más y más barriles del subsuelo con el fin de hundir más las cotizaciones y provocar el colapso de las empresas de petróleo “shale” estadounidense, dado que el costo de producir un barril mediante la técnicas de “fracking” en Estados Unidos es mucho más elevado que el costo de extracción para los países de la OPEP, sobre todo para Arabia Saudí.

La estrategia funcionó. El precio del barril, que entró en una senda descendente a partir de mediados de 2014, se desplomó a principios del año pasado, y las compañías estadounidenses comenzaron a entrar en crisis: hubo moratorias y quiebras, e incluso la crisis petrolera amenazó con provocar un riesgo sistémico, al comprometer la salud financiera de algunos bancos que cargaban mucha deuda de empresas petroleras norteamericanas que estaban en apuros.

Pero de repente, Arabia Saudí cambio de estrategia, y dijo que estaba dispuesto a aceptar un recorte de la producción de la OPEP.

¿Qué es lo que le hizo cambiar de opinión? Pudieron ser varias cosas. Pudo buscar fortalecer las finanzas públicas del país. O mejorar la valuación de Saudi Aramco, que planea salir a bolsa en el 2018.  El caso es que convenció al resto de países de la OPEP y a algunos externos como Rusia a recortar la producción de petróleo.

El anuncio, por inesperado, tuvo un efecto inmediato sobre el precio del barril. En apenas cuatro días, el WTI se disparó un 14.5% y pasó de 45.23 dólares el barril a 51.79 dólares. La decisión de la OPEP logró que las cotizaciones reconquistaran el nivel de los 50 dólares y se mantuvieran por encima de ese nivel desde entonces.

Además, conforme pasaba el tiempo, se confirmó que los países involucrados en el acuerdo cumplieron con los compromisos: de hecho, la producción de la OPEP, en febrero, se redujo a 32.165 mbd, por debajo de la meta de la OPEP de 32.5 mbd, luego de que en noviembre alcanzara un nivel récord de 34.140 mbd. Eso siguió fortaleciendo el precio del barril: el WTI tocó un máximo este año de 54.45 dólares el pasado 23 de febrero.

La tranquilidad reinaba en el mercado petrolero hasta la semana pasada, cuando su cotización sufrió un varapalo: el WTI se hundió en los tres últimos días de la semana un 8.8% para irse de nuevo por debajo de los 50 dólares y cerrar el viernes en 48.49 dólares.

El Brent, a su vez, cayó un 8.1% a 51.37 dólares y la mezcla mexicana un 9.6% a 41.17 dólares. El riesgo de que la debacle continúe hizo que las coberturas, medido por el precio de las opciones “put” o de venta, se dispararan.  

¿Qué es lo que sucedió? Lo que la OPEP temía: que conforme la recuperación del precio del barril se materializaba, volvía a mejorar la rentabilidad de las empresas estadounidenses y la producción “shale” ha regresado en masa al mercado.

La apertura de plataformas petroleras ha sido espectacular: hace menos de un año, había menos de 400 plataformas operando, tocando un mínimo de 316 en mayo del año pasado, según el conteo de Baker Hughes. En la semana terminada el 10 de marzo existían 617 pozos en funcionamiento, 300 plataformas más.

Y esa apertura se ha dado sobre todo en las regiones de petróleo “shale”: la cuenca del Permiano en Texas ha contribuido con 175 nuevas plataformas, al pasar de 134 a 309 plataformas en ese período, explicando un 58% del aumento experimentado.  Pero también ha mejorado la explotación en la cuenca de Eagle Ford, también en Texas, el yacimiento Marcellus en Pensilvania, y el de Bakken en Dakota del Norte.

Esa reapertura de pozos no sólo se debe al rebote de los precios del petróleo, sino también a la mejora de eficiencia en Estados Unidos.

Durante estos dos años de caídas en el precio del petróleo, las empresas se esforzaron en escarbar cada dólar de ahorro en pozos de perforación, en ductos, con el fin de abaratar el precio del barril que hace la operación rentable, ese precio con el que la empresa quedaba en tablas, el “break even”, y aguantar mejor en caso de un nuevo descalabro del precio del crudo.

Con la apertura de los pozos, la producción de crudo estadounidense ha repuntado con virulencia. Si en julio del año pasado se había reducido a 8.428 mbd, a principios de este mes ya era de 9.088 mbd.  

Mientras la OPEP reduce la producción para equilibrar la oferta a la demanda, Estados Unidos ha aprovechado esa ventana de oportunidad para reactivar su producción y llenar el vacío que dejaba al OPEP.

En tanto la oferta se reactiva por el regreso de Estados Unidos, la demanda permanece débil y los inventarios se han vuelto a disparar: en la semana terminada el 3 de marzo se elevaron a 528.4 millones de barriles, un nuevo récord desde que la Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés) publica esas cifras desde 1982.

Por tanto, el reequilibrio del mercado que buscó la OPEP lo rompió Estados Unidos, por su propio éxito, a las primeras de cambio. Los inversionistas entraron de repente en la cuenta e hicieron que el precio del crudo se tambaleara de nuevo.

Ahora falta por saber cómo reaccionará la OPEP ¿Prorrogará los recortes en la producción anunciados a finales del año pasado, sirviendo en bandeja a Estados Unidos el mercado que ellos dejan de abastecer, o lo darán por finiquitado? Si se inclinaran por lo último, el precio del petróleo puede seguir descendiendo e irse de nuevo por debajo de los 40 dólares.

Y eso volverá a tener repercusiones en la economía mundial. En varios sentidos: uno, por el lado de la actividad económica en Estados Unidos, podría impulsar un consumo privado que ya está demasiado vigoroso, al hacer retroceder los precios de los combustibles y liberar renta adicional para gastar, así como abaratar los costos para la manufactura; dos, por el lado de la inflación, relajaría las presiones sobre la inflación general, la cual se ha visto presionada, en buena medida, por el aumento del petróleo y otras materias primas; tres, por el lado financiero, veríamos que sucede en el mercado de deuda corporativa de alto riesgo, donde se concentra buena parte de la deuda de las empresas petroleras y donde podría aflorar de nuevo el nerviosismo; cuatro, en México tendríamos que ver cómo reacciona el peso mexicano a un nuevo episodio de debilidad del petróleo, cómo lo absorbe Pemex, y si se reducen los precios en las gasolineras; y cinco, cómo afecta a las finanzas públicas de los países exportadores de petróleo. La semana que viene, mientras un ojo está en la Fed, el otro deberá estar en las cotizaciones del petróleo.    

INFOGRAFÍA

La tranquilidad se había restaurado en el mercado petrolero. A finales de noviembre, la OPEP acordó recortar la producción de crudo, lo que detonó que el precio del WTI brincara por encima de los $50 y se estabilizara en esos niveles, llegando a tocar los $54.45 el 23 de febrero. Sin embargo, la semana pasada el precio del crudo se despeñó y se fue de nuevo por debajo de los $50…   

 

Fuente: Bloomberg

… la culpa no fue de la OPEP, que ha venido cumpliendo con lo establecido, sino de Estados Unidos. Entre la recuperación del precio del petróleo y los esfuerzos de las compañía estadounidenses por abaratar los costos y reducir el precio “break even” del barril en los yacimientos de “shale”, se han reabierto en torno a 300 plataformas en menos de un año…

 

 

 

Fuente: Bloomberg y Baker Hughes

… conforme se reabrían las plataformas, la producción se incrementó de manera virulenta y volvió a superar los 9.0 mbd. A su vez, la debilidad de la demanda está provocando que más stocks de crudo se acumulen en EU, alcanzando un nuevo récord histórico a principios de marzo: 528 millones de barriles. Por tanto, el recorte de la OPEP lo está contrarrestando el aumento de la oferta de EU…  

 

Fuente: Administración de Información de Energía (EIA)

… el desequilibrio que está generando el propio éxito de la industria petrolera de EU amenaza con volver a inundar al mercado de un exceso de crudo que pueda derribar sus precios, con las múltiples consecuencias que tendría sobre la economía global. Ese riesgo lo revela el encarecimiento de las opciones “put” que sirven de cobertura ante riesgos de caída en los precios.

Fuente: Bloomberg

 

Comentar

ACERCA DEL AUTOR
José Miguel Moreno
Economista por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabajó en la consultoría estadounidense Stone & McCarthy Resarch en Londres, Nueva York y México DF, realizando análisis para las economías de Europa y América Latina. En México fue director editorial de Infosel, así como consejero, columnista y jefe de análisis económico de El Semanario de Negocios y Economía . Además de conferencista, ha colaborado con T1msn, Invertia, Radio Intereconomía, O Estado de Sao Paulo y The Miami Herald, entre otros medios. Actualmente dirige “Llamadinero.com”, es asesor, colaborador de la revista Forbes México y profesor titular en la Facultad de Economía de la UNAM.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Marzo 2017 >>
D L M M J V S
   
01
02

03

Wilbur Ross provoca un superrally en el peso mexicano: trepa 2.3% a 19.56 pesos
04
05
06

07

¡Oh oh! El colosal déficit comercial de EU da más argumentos proteccionistas a Trump
08
09
10
11
12

13

 El WTI, debajo de los 50 dólares ¡No es la OPEP, sino el éxito de EEUU!

14

Arabia Saudí responde a EU (y sus otros competidores) y el WTI se hunde un 2.0% más
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31