Un espacio de análisis sobre temas de inclusión financiera, seguridad social y de finanzas públicas con un enfoque de movilidad social y político-electoral.

La racionalidad de Poder de AMLO

15-09-2019 08:30

Con tal de mantener y acrecentar el poder, a López Obrador no le importa sacrificar los valores de eficiencia, equidad o justicia en su política hacendaria y educativa.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Muller, el 1 de julio pasado al cumplirse un año de su victoria electoral.
El presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Muller, el 1 de julio pasado al cumplirse un año de su victoria electoral.

El Paquete Económico que se presentó el pasado 8 de septiembre a la Cámara de Diputados, si bien equilibrado, peca de optimista y el Presupuesto de Egresos, que forma parte de éste, luce insostenible bajo las premisas de crecimiento, recaudación y extracción petrolera manejadas en los Criterios de Política Económica.

Por otra parte, la toma de San Lázaro por parte de la CNTE el día 12 de este mes, para obtener más prebendas y presionar para consolidar en la normatividad secundaria la victoria lograda a nivel constitucional con la cancelación de la Reforma Educativa, demuestra que los maestros “tienen de rodillas a López Obrador” (Catón en Reforma 13/07/19).

Estos dos hechos generan varias interrogantes sobre la racionalidad del Presidente en su actuar.

¿Porqué no quiere impulsar ahora la urgente Reforma Hacendaria que le dé viabilidad financiera a su gobierno en forma sana, si tiene un inmenso capital político y las mayorías requeridas en el Congreso para hacerlo?

¿Porqué canceló la Reforma Educativa de Peña Nieto que beneficiaba a millones de estudiantes al limitar el poder de los sindicatos de maestros para contratar profesores y que establecía que su ingreso, permanencia y ascenso sería mediante evaluaciones?

¿Porqué da un rol preponderante a los maestros en la redacción de las leyes educativas y cede a sus presiones al entregarles plazas de ingreso automático a sus egresados de las normales, bonos a los maestros y salarios atrasados entre otras cosas?

La respuesta es triste pero simple: la racionalidad que guía todas las decisiones de AMLO es la del poder. Con tal de mantenerlo y acrecentarlo no le importa sacrificar los valores de eficiencia, equidad o justicia en su política hacendaria y educativa. Él es un “animal político”, no un hombre de Estado.

 

Andrés Manuel López Obrador es un "animal político", no un hombre de Estado"

 

En razón de los costos político/electorales que pudieran representarle, AMLO posterga la realización de una necesaria Reforma Hacendaria hasta después de las elecciones de 2021. Lo anterior, con el riesgo de que para entonces pudiera ya no tener las mayorías en el Congreso que ahora tiene.

Con tal de contar con el apoyo electoral del gremio magisterial, el Presidente echa al escusado la Reforma Educativa. Esto, pese a que él y su Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, están conscientes de los impactos negativos de largo plazo que ésta decisión va a tener en la formación de capacidades de los niños, en sus oportunidades laborales futuras y por supuesto en la productividad y el crecimiento del país.

AMLO sabe que parte de las razones por las que el PRI de Peña Nieto perdió, se gestaron en la Reforma Fiscal de 2013. Ésta, junto con la corrupción desbordada en su sexenio y la depreciación del peso que pasó de 12 a 18 pesos por dólar entre 2012 a 2018, fue una de las causas determinantes de la derrota del PRI en las pasadas elecciones. Él sabe que, si actúa como Estadista en relación al Paquete Económico, y hace ahorita una Reforma Hacendaria, pudiera poner en riesgo la consolidación del poder de Morena.

 

AMLO sabe que parte de las razones por las que el PRI de Peña Nieto perdió, se gestaron en la Reforma Fiscal de 2013

 

Asimismo, sabe que, para ganar las elecciones intermedias del 2021, es necesario cubrir todas las casillas el día de la elección, así como las posiciones de representación de Morena ante los órganos electorales. En las pasadas elecciones el SNTE y la CNTE le dieron esa estructura operativa electoral. Esto, a cambio de la promesa de derogar la reforma educativa. Ahora, es tiempo de pagarle a los maestros su lealtad con realidades. Si incumple su promesa de regalarle el sector educativo a los profesores puede perder muchos votos y quizás la mayoría en el Congreso. En ese sentido, no le importa dañar el futuro de los niños y del país con tal de consolidar electoralmente su movimiento.

En suma, que es por esa racionalidad de poder que AMLO está haciendo cambios estructuralmente dañinos para el país y está postergando la realización de otros necesarios. Si sigue así, pasará a la historia como el Presidente de la oportunidad perdida. Triste destino para alguien que pretende ser un Estadista y que dice encabezar la Cuarta Transformación de la patria.  

* Investigador del CEEY

Twitter: @ediazinfante

enrique.diazinfante@ceey.org.mx

ACERCA DEL AUTOR
Enrique Díaz-Infante
Director Especialista del Sector Financiero y Seguridad Social del CEEY. Es licenciado en Derecho por la UNAM y maestro en Políticas y en Desarrollo, ambas por LSE. Ha publicado un libro sobre “Regulación Financiera y Competencia Económica” y dos en coautoría por el CEEY: “El Sistema Financiero Mexicano” y “El México del 2018, Movilidad Social y para el Bienestar”. Periódicamente publica en el Periódico Reforma y en Arena Pública.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Septiembre 2019 >>
D L M M J V S
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14

15

La racionalidad de Poder de AMLO
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30