Gobiernos y Finanzas Públicas

¡Prometen gastos millonarios a la vez que insisten en reducir impuestos!

De acuerdo con la OCDE los impuestos desempeñan un elemento clave en el crecimiento económico de un país, pero los candidatos se niegan a hablar de ello.

13-06-2018 06:30 Por : Arena Pública
México requiere de un fortalecimiento en su sistema recaudatorio de impuestos acompañado de mejores instituciones, educación y habilidades. Foto: INE
México requiere de un fortalecimiento en su sistema recaudatorio de impuestos acompañado de mejores instituciones, educación y habilidades. Foto: INE

Dicen que hablar de impuestos durante una campaña electoral es lo más impopular que existe, que es casi como darse ‘un tiro en el pie’.

Pero ante las grandes promesas de más gastos en salud, educación e ingresos que han hecho los cuatro candidatos, el tema de los impuestos no es algo que debieran evadir y mucho menos prometer reducir.

 

Te puede interesar: El tercer debate presidencial en frases ¿Qué dijeron los candidatos?

 

Durante el tercer y último debate presidencial se abordó el tema del desarrollo económico y si en algo hicieron hincapié los moderadores fue en preguntar cómo llevarían a cabo Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’ sus propuestas.

Las respuestas fueron repetitivas, AMLO no quitó el dedo del renglón sobre terminar con la corrupción,  Anaya comentó que modificando los tipos de gasto, Meade asegura que con el dinero que se tiene alcanza para sus propuestas y El Bronco añadió que sería "quitanto a todos los flojos del gobierno". 

Cuando se preguntó por los impuestos tanto AMLO como Anaya aseguraron que no subirán impuestos a pesar de ser quienes más gasto social proponen.

Sin embargo, los impuestos “desempeñan un papel clave en la creación de instituciones, mercados y democracia” además de ser una fuente de ingresos y crecimiento de acuerdo con la OCDE.

Dinamarca, por ejemplo, es uno de los países con las tasas de impuestos más altas en todo el mundo -aquellos con los ingresos más altos pagan una tasa máxima de 58.3% en impuestos-, no obstante, toda su población cuenta con educación y atención médica gratuita y de calidad, además de altos niveles de seguridad e incluso un periodo de protección contra el desempleo de hasta cuatro años.

 

Los impuestos en Dinamarca son de los más altos en todo el mundo. Foto: Kristoffer Trolle.

Los impuestos en Dinamarca son de los más altos en todo el mundo. Foto: Kristoffer Trolle.

 

Los daneses saben que esta calidad de vida cuesta dinero y en 2016 se opusieron a la reducción de cinco puntos de sus impuestos a pesar de que esto hubiera significado un aumento en sus ingresos netos, según reportó Bloomberg.

Pero subir impuestos no lo es todo, una recaudación tributaria más fuerte debe ser acompañada por mejores instituciones, educación, habilidades y una diversificación económica, según lo que sugiere la OCDE en su documento Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe 2018.

Uno de los grandes obstáculos para llevar a cabo este plan es en efecto la corrupción, pues en muchas ocasiones obstaculiza una mayor recaudación tributaria, explica la OCDE, pero también los niveles de informalidad, la mala administración tributaria e incluso la baja disposición de la gente a pagar impuestos.

En México y en general dentro de América Latina, existe una estructura desbalanceada cuando se trata del cobro de impuestos.

El sector de los asalariados son los que se llevan la mayor carga fiscal al estar el impuesto de Ingreso Sobre la Renta unido al ingreso de nómina, al tiempo que los trabajadores independientes o por honorarios tienen mayores posibilidades de evasión y elusión.

De hecho, un estudio realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) para el Banco de México encontró que tras la implementación de la reforma fiscal de 2014, la población a la que iban dirigidos los aumentos de impuestos y la generación de la factura electrónica decidió borrar el rastro de varios de sus gastos usando efectivo y así evitar ser fiscalizada.

 

La informalidad es otro obstáculo para la recaudación de impuestos. Foto: Karina Casarrubias / algunos derechos reservados.

La informalidad es otro obstáculo para la recaudación de impuestos. Foto: Karina Casarrubias / algunos derechos reservados. 

 

Sin embargo, esta falta de disposición para pagar impuestos cuenta con un motivo: la insatisfacción con el trabajo gubernamental, misma que se puede observar en la última Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental de Inegi.

A nivel nacional solo el 50% de la población mayor de edad está satisfecha con el servicio de agua potable en el país, por ejemplo, solo el 61% lo está con el servicio de recolección de basura, y si le tuvieran que poner una calificación al trabajo de la policía o a la calidad de las calles y avenidas, ésta apenas llega a cinco en el promedio nacional.

Estos servicios básicos se pagan con los impuestos y si la población no percibe un uso efectivo de ellos la propuesta de un aumento ellos por parte de algún candidato por supuesto que será impopular hasta que no muestre que tiene un plan concreto y efectivo por el que valga la pena pagarlos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe 2018.

MÁS INFORMACIÓN: Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental de Inegi.