Economía

Es una mentira creer que no podemos estar peor en México: Daniel Lacalle

La solución para México va a venir de la sociedad civil... todos los que se presentan como 'salvadores de la patria' están equivocados, dice el popular economista y gestor de fondos español.

08-06-2018 11:49 Por : Arena Pública
Daniel Lacalle es un economista español, analista en jefe y administrador de fondos de inversión.
Daniel Lacalle es un economista español, analista en jefe y administrador de fondos de inversión.

La mayor falacia para el votante mexicano es creer que peor no podemos estar. “Mentira, puedes estar mucho peor y la evidencia la tenemos en países desafortunadamente muy cercanos”, advierte Daniel Lacalle, el economista español, analista en jefe y administrador de fondos de inversión asentado en Londres.

“Cuando votas en México en una situación efectivamente de descontento, con retos muy importantes para la economía, no solamente tienes que votar ‘por’, tienes que votar ‘contra’. Eso nos ha pasado en España, nos ha pasado en Portugal, nos ha pasado en Francia; ha pasado en muchos países. No solamente tienes que votar lo que consideras es bueno para ti y para tu país, tienes que votar contra lo que es malo para ti y para tu país”, explica el economista liberal más popular, mediático y, también, controvertido de España en estos momentos.

El doctor en economía y escritor de más de media docena de libros sobre economía, entrevistado por Arena Pública en su reciente visita a la Ciudad de México, hace una dura crítica a la complacencia de la sociedad, pero también a la debilidad del poder judicial y del sector político para provocar una verdadera transformación que impulse el desarrollo del país.

Ese rentismo es muy peligroso porque hace que la capacidad de innovación, la competitividad y el desarrollo económico sea más lento porque hay demasiada gente en todos los estratos de la sociedad civil, de los agentes económicos; que están cómodos con lo que hay y se pierde mucho. Se habla de redistribuir, pero el problema no es de redistribución, el problema es de creación de riquezas”, dice Lacalle.

 

Te puede interesar: UNAM se volvió un fantasma político en las elecciones 2018

 

Se le cuestiona sobre si la ciudadanía, prácticamente atrapada por intereses particulares, está en posibilidades de romper esa complacencia de años, y su respuesta no se deja esperar: Es la asociación de la sociedad civil.

“¿Lo va a solucionar alguien que venga de esa misma clase política aunque se arrogue la condición de ser ‘el pueblo y salvador de la patria’? No tenemos más que ver la historia de México o la de España. Todos los que se presentan como grandes adalides contra la corrupción resulta que son, precisamente, los que perpetúan esa ineficiencia y esas deficiencias del sector público. De donde va a venir es de la sociedad civil: de las pequeñas y medianas empresas, de las familias, de los empresarios que no están en ese capitalismo de cuates… Y, lo siento mucho, todos los que se están presentando como salvadores de patrias y los que vienen a intentar mantener lo que está, todos están equivocados”.

 

López Obrador y el estado-elefante

Para el autor de ‘La gran trampa: por qué los bancos centrales están abonando el terreno para la próxima crisis’, López Obrador es una señal de alarma. “La primera señal de alarma es que ante la evidencia del fracaso constante de las políticas estatistas se prefiere algo mucho más estatista como solución”. Y es que para Lacalle “el elefante de la economía mexicana es ese sector estatal extremadamente anquilosado, dinosáurico, muy poco innovador y que además cuando los países centran toda su actividad en mantener el ‘estatus quo’ de sectores de baja productividad y de baja innovación, una de las maneras de proteger a esos sectores es evitando la innovación de los competidores”

“No solamente se busca proteger al ineficiente, sino que además se intenta imposibilitar el crecimiento del eficiente. Y esa ha sido una política que, en mayor o menor medida, con distintas reformas -algunas de ellas de mucho éxito y otras menos- siempre ha habido un objetivo: sostener a toda costa a un sector estatal-empresarial absolutamente ineficiente y, por lo tanto, nunca se ha buscado una solución al problema del elefante en la habitación”, ilustra el también profesor del Instituto de Empresa, uno de los centros universitarios más prestigiados de Europa.

Como gestor de inversiones globales, Daniel Lacalle ve a México con mucho potencial, incluso por sobre las grandes economías latinoamericanas, pero sus riesgos son básicamente internos, comenzando por el rentismo de políticos y empresarios. Los mismos riesgos que han mantenido crecimientos mediocres de su productividad y economía a lo largo de los últimos años.

 

Banxico, sobrevalorado

Si bien ve al Banco de México como uno con una gran independencia para tomar sus decisiones, no deja de señalar el error de elevar exageradamente las tasas de interés en los últimos meses. “Lo primero que debería entender cualquier gobernador del banco central de México es: alrededor del 65% de mi economía está dolarizada. Por lo tanto, el aumento de la masa monetaria y el movimiento de las tasas es completamente infructuoso con respecto al objetivo de controlar los precios y, sin embargo, absolutamente devastador en el poder adquisitivo de los ciudadanos y en la capacidad de invertir, etcétera”.

 

Te puede interesar: Se dispara 45% uso de efectivo en el sexenio por factura electrónica. Banxico enciende alarmas

 

Y es que, para el economista español, el banco central mexicano ha sobrevalorado su capacidad para controlar los precios y generar estabilidad en los mercados financieros. “No puedes llevar a cabo políticas expansivas y de enorme impacto sobre el poder adquisitivo del peso cuando está pasando lo contrario”, critica.

 

La salida

La entrevista transcurre con fluidez durante poco más de media hora y, al término, el laureado gestor de inversiones europeo dice en tono reflexivo: “A mí lo que me exaspera cuando voy a mi país, a España, y cuando vengo a México, es ver el potencial… Igual que en España, o en Italia, el día que dejemos de pensar que las soluciones económicas van a venir de pedirle favor a un político o a otro, entonces empezaremos a salir del problema”.

Dos días después, ya en Madrid, Lacalle pedía cautela con el nuevo gobierno español. “No tenemos por delante un camino fácil”.

 

MÁS INFORMACIÓN: Ve la transcripción de la entrevista con Daniel Lacalle aquí.