Economía

El retorno de Marcelo Ebrard y sus cuentas pendientes con la capital

Las fallas en la Línea 12 del Metro, la Supervía Poniente y algunos tropiezos más no escapan a la memoria de los capitalinos.

08-02-2018 15:08 Por : Arena Pública
Marcelo Ebrard volvió para incorporarse a la campaña de AMLO
Marcelo Ebrard volvió para incorporarse a la campaña de AMLO

Marcelo Ebrard está de regreso en la política mexicana.

En esta ocasión no como candidato y mucho menos como jefe de gobierno, pero sí como el elegido por Andrés Manuel López Obrador para ser su coordinador del equipo de transición y posteriormente el nuevo secretario de Relaciones Exteriores.   

Ambos tienen una larga historia de mutua colaboración que se remonta a la campaña de Andrés Manuel como jefe de gobierno para posteriormente continuar durante la candidatura de Ebrard como su sucesor y que pasa también por las campañas presidenciales de AMLO.

Sin embargo, es necesario recordar que su retorno tras dos años y medio de autoexilio viene manchado de dudas que se quedaron sin resolver desde su salida como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, especialmente por su responsabilidad ante los problemas de la Línea 12 del Metro.  

De acuerdo con sus declaraciones no existe procedimiento judicial en su contra por la Línea 12 del Metro ni por ninguna otra razón, en cambio asegura ser una víctima del gobierno federal actual al haber sido tratado como enemigo del régimen.

 

Te puede interesar: La administración de Mancera es la más sangrienta, negarlo contribuye al problema: expertos, 26 de julio de 2017. 

 

Pero mientras él se defiende y otros lo señalan, Arena Pública se dio a la tarea de reunir los pendientes más importantes que dejó Marcelo Ebrard frente a la ciudadanía capitalina.

 

El escándalo de la Línea 12 del Metro

La Línea 12 del Metro, uno de los proyectos de infraestructura más grandes del gobierno capitalino bajo las órdenes de Marcelo Ebrard, se convirtió en la gran mancha que opaca su historial político.

Con más de 11 mil problemas encontrados en su construcción, dados a conocer por Joel Ortega como director del Metro en 2013, y un sobrecosto de mil 59 millones de pesos, de acuerdo con declaraciones de Enrique Horcasitas, titular del Proyecto Metro: el exjefe de gobierno capitalino nunca fue investigado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

El motivo que adujo la institución fue que nadie presentó una denuncia en su contra, a pesar de que entre las recomendaciones de la comisión legislativa encargada del caso recomendó  que la PGJDF deslindara las responsabilidades correspondiente y estudiara los ilícitos cometidos.

 

 

Marcelo Ebrard y Mario Delgado, su secretario de finanzas en la jefatura de gobierno. 

 

Por su parte, la Contraloría General del Distrito Federal publicó a finales del 2015 un comunicado en el que dio a conocer que fueron sancionados 125 de 162 funcionarios implicados. Entre ellos Enrique Horcasitas, quien ganó un amparo definitivo en diciembre de 2017 que lo exoneró de los cargos que lo inhabilitaban en el servicio público por su responsabilidad en las fallas de planeación y construcción.

 

La ilegalidad de su candidatura como diputado

A mediados de 2015, cuando Ebrard buscaba una diputación suplente por el partido Movimiento Ciudadano (MC), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación señaló que el ex jefe de gobierno participó en procesos de selección interna de candidatos en dos partidos al mismo tiempo, MC y el PRD.

La Sala Superior del TEPJF declaró por unanimidad que MC y el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) incurrieron en inejecución de sentencia al nombrar como candidato a Marcelo Ebrard.

No obstante, Ebrard reconoció que percibió una “posición política adversa” cuando el TEPJF revocó su registro como candidato suplente a diputado en 2015.

En una entrevista con Carmen Aristegui del 2 de febrero, Marcelo Ebrard reveló que fue víctima de una persecución política orquestada desde los pinos. La decisión de negarle la diputación que buscaba, señaló, habría sido consecuencia de que la presidencia lo acusaba de organizar y filtrar la investigación sobre la “Casa Blanca”, esta aseveración fue desmentida por Aristegui en la misma entrevista.

 

El autoexilio

Los motivos de la salida de Marcelo Ebrard del país nunca quedaron del todo claros. De acuerdo con sus declaraciones, se fue porque no le permitieron ser diputado suplente. En este sentido, el autoexilio sería consecuencia del portazo que recibió en la vida pública nacional y no una estrategia para escapar de la justicia mexicana.

No obstante, el hecho de que se haya marchado unos meses después de que la polémica por la Línea 12 del metro alcanzara su punto más álgido y, además, que haya vuelto después de que se cumplieran 5 años de que terminó su gestión, periodo suficiente para que cualquier delito por el que se le pueda acusar haya expirado, no deja de levantar sospechas e inquietudes.

 

Te puede interesar: CAF gana contrato en Monterrey y va por más, 31 de julio de 2014. 

 

En mayo de 2015, con el eco de las acusaciones sobre la línea 12 en el ambiente y sin posibilidad de aspirar a la diputación que buscaba, Ebrard se dirigió a París, Francia, asegurando a través de su cuenta de twitter que volvería si alguna instancia judicial lo requería para continuar con las investigaciones.

En 2016 se le vio interesado en la campaña electoral norteamericana del lado de la candidata demócrata Hillary Clinton. A pesar de los esfuerzos digitales del ex jefe de gobierno capitalino por impulsar a la que pudo ser la primera presidente de los Estados Unidos, la participación de Ebrard no salió del ámbito digital, como consta en su cuenta de twitter.

 

Los tropiezos políticos, la seguridad y la jefatura del Distrito Federal

Los problemas que tuvo Ebrard al estar a cargo de la seguridad de los capitalinos se remontan a su periodo como secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (2000 - 2005).

El linchamiento de dos agentes de la Policía Federal Preventiva a manos de algunos vecinos de la delegación Tláhuac (2004) le costaron a Ebrard el puesto.  

Posteriormente, ya como jefe de gobierno en el DF tuvo la mayor cantidad de homicidios dolosos desde que se sustituyó la figura jurídica de regente por la de jefe de gobierno para que los capitalinos pudieran elegir a su gobernante en 1997.

 

Ebrard, Mancera y Cárdenas

Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera y Cuauhtémoc Cárdenas antes de la elección de 2012. 

 

Con 4 mil 543, superó la cantidad de asesinatos que ocurrieron durante la administración de Cuauhtémoc Cárdenas, 3 mil 513, y la de Andrés Manuel López Obrador, 4 mil 327 (Miguel Ángel Mancera lleva un total de 4 mi 389 hasta diciembre 2017) según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Su gestión también se vio sumida en conflictos constantes con los ciudadanos afectados por la construcción de proyectos como la Línea 12 del Metro y la Supervía Poniente.

No obstante, su participación al frente del gobierno del entonces Distrito Federal le otorgó el reconocimiento como el Mejor Alcalde del Mundo en 2010, galardón otorgado por la fundación inglesa City Mayors.

El motivo fue el papel fundamental que jugó Marcelo Ebrard para otorgarle a las mujeres capitalinas el derecho al aborto y para garantizar el derecho al matrimonio a parejas del mismo sexo.

 

MÁS INFORMACIÓN:  Gaceta Parlamentaria, Cámara de Diputados, 2015.

MÁS INFORMACIÓN: Me convertí en enemigo del gobierno de EPN; evitaremos que se repita lo que pasó en Edomex: Ebrard, Aristegui Noticias, 2018.