Empresas y Empresarios

Apple, otra empresa que antepone el dinero a los derechos humanos

06-02-2018 16:00

Empresas como Apple violan los derechos humanos de las personas con tal de introducirse en cierto mercado o incrementar sus ganancias.

Datos de usuarios de Apple, será el precio que tendrá que pagar la transtacional al gobierno chino por su asociación con Guizhou-Cloud Big Data (GCBD). Agrandar
Datos de usuarios de Apple, será el precio que tendrá que pagar la transtacional al gobierno chino por su asociación con Guizhou-Cloud Big Data (GCBD).

Las transnacionales no son madres de la caridad.

Pero en su afán por multiplicar la riqueza, algunos han pasado por encima de los derechos humanos, restando valor a la palabra "ética".

Uno de los capítulos más recientes en esta historia es la asociación de Apple con Guizhou-Cloud Big Data (GCBD) -empresa del Estado Chino- para crear un centro de almacenamiento de datos.

Por este medio Apple entregará al gobierno chino la llave de acceso a toda la información que los usuarios de ese país suban a su iCloud, nube diseñada para guardar videos, fotos, documentos, contactos, calendarios y tener correo electrónico.

También restringirá para China algunas fuentes de información en su aplicación de noticias como el diario The New York Times y dejará de vender otras que sirven para tener acceso a contenido bloqueado, cruciales para activistas.

 

Te puede interesar: Los abusos de los grandes diseñadores hacia los artesanos indígenas, 8 de septiembre de 2017.

 

Existen dudas razonables sobre la clase de uso que le dará el gobierno chino a la información que Apple le ofreció como moneda de cambio para introducirse al mercado de la mayor población a nivel global.

Le precede su historial de abusos de autoridad, principalmente contra defensores de derechos humanos, como Liu Xiaobo, premio nobel de la paz encarcelado por “subversión” y quien falleciera en prisión en 2017.

“Por décadas el pueblo chino ha peleado en favor de los derechos humanos, muchas personas han perdido la vida en esa lucha. En vez de ayudar a las dictaduras y seguir un camino equivocado hacia el futuro, Apple debería regresar a sus valores centrales y proteger los derechos de sus usuarios”, asegura Chen Guangcheng, activista por los derechos civiles a The New York Times.

 

Apple entregará al gobierno chino la llave de acceso a toda la información que los usuarios de ese país suban a su iCloud.

 

Apple no es la única transnacional que ha cedido valores por ingresos, en América Latina abundan los casos de mineras que en su proceso de expansión contaminan ríos, destruyen comunidades y desplazan a pueblos enteros.

Las marcas Zara y H&M con otro ejemplo de ello. 

En 2012 fueron acusadas de ser clientas de textilerías indias que contrataban a niñas menores de edad, las privaban de su libertad y les otorgaban su salario luego de tres o cuatro años de trabajo.

Las malas prácticas de las transnacionales no encuentran gran eco entre los consumidores, a pesar del constante activismo de organizaciones en diversas partes del globo. Un desincentivo para que el respeto a los derechos humanos sea un valor de peso entre los tomadores de decisiones. 

 

Te puede interesar: Viola privacidad nueva ley que regula a Uber en Puebla, 6 de noviembre de 2017.

 

Los ingresos hablan

78 millones de iPhones se vendieron tan solo en los últimos tres meses de 2016 con un precio promedio de 695 dólares, de acuerdo con Forbes, esa cantidad es equivalente a que 60% de los 127 millones de habitantes en México hubieran adquirido un celular de Apple tan solo entre octubre y noviembre.

Inditex, compañía madre de Zara, vendió 72 mil 895 millones de pesos durante el ejercicio fiscal 2016 –o 3 mil 157 millones de euros- que representaron un incremento anual de 10%.

En suma, la regulación en la materia solo puede tener respuestas de buena voluntad, un segundo desincentivo para que las transnacionales no se tomen en serio el respeto a los derechos humanos. 

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos aprobadas en junio de 2011 por la Organización de las Naciones Unidas norman la conducta de las transnacionales a nivel global y determina su responsabilidad en relación con los derechos humanos. 

 

Amancio Ortega, fundador del grupo empresarial textil Inditex

 

De acuerdo a ellos el Estado debe proteger a la población de posibles efectos adversos de la actividad empresarial; las empresas no deben producir efectos negativos en las poblaciones y las víctimas deben tener acceso efectivo al remedio.

Pero no es vinculante, los países no necesitan ratificarlos. Lo que significa que Estados y transnacionales no tienen la obligación de cumplirlos, para ellos solo son recomendaciones.

Sin embargo, existe un esfuerzo desde 2014 por un grupo de organizaciones civiles en 20 países –incluido México- que trabaja en la elaboración de un Tratado Vinculante sobre Empresas y Derechos Humanos bajo los mismos principios dictados por la ONU.

Pero esta vez se pretende que luego de ser reconocidos y aprobados los países y transnacionales deban ratificarlo y obligarse a cumplirlo.

 

Te puede interesar: Victoria Beckham se resiste a acuerdos de no usar modelos demasiado delgados, 29 de enero de 2017.

 

“Sin un Tratado Vinculante nunca podremos garantizar el acceso al remedio porque las violaciones a derechos humanos por las empresas suceden cada vez más y si no contamos con una cadena de jurisdicción y de responsabilidad de los Estados a nivel transnacional siempre podrán evadir la justicia”, asegura Surya Deva, integrante del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos.

Las “empresas, instituciones y organizaciones que tienen un papel muy importante en la sociedad no deberían rehuir su responsabilidad de defender la justicia social, asegura Chen Guangcheng, activista chino.

 

MÁS INFORMACIÓN: El tratado internacional que podría poner fin a los abusos de las empresas transnacionales, Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación, noviembre 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Preguntas frecuentes acerca de los Principios rectores sobre las empresas y los derechos humanos, ONU, 2014.
 

Comentar