Economía y Sistema Financiero

¿Puede un candidato prometer que, si gana, el dólar estará más barato?

24-01-2018 07:00

La ley permite un escenario en que el presidente implemente la política cambiaria a su antojo, sin tomar en cuenta al Banco de México, lo que podría causar inflación y devaluación.

Desde 1994 el tipo de cambio en México es flotante, lo que quiere decir que no está fijo a un precio determinado por el gobierno. Agrandar
Desde 1994 el tipo de cambio en México es flotante, lo que quiere decir que no está fijo a un precio determinado por el gobierno.

No sabemos en un año quién será el nuevo presidente de México, ni qué ideas económicas aplicará.

Pero prometer cosas difíciles o imposibles de lograr, son el pan de cada día con los políticos mexicanos; nunca falta el político que promete gasolina más barata, o electricidad más barata.

En estas elecciones, con la intención de ganar votos, no faltará el candidato que prometa también, bajar el precio del dólar. Cumplir esta promesa, es algo bastante peligroso para la economía mexicana.

Si el futuro presidente del país fija el tipo de cambio en vez de que sea el mercado quien determine esto, podríamos tener en el país una inflación muy elevada y la moneda se devaluaría.

 

Te puede interesar: Desinforma el PRI al afirmar que Bank of America pronosticó crisis y desempleo de llegar AMLO, 22 de enero del 2018

 

¿Puede el presidente establecer el tipo de cambio del peso frente al dólar?

Sí y no.

Desde 1994 el tipo de cambio en México es flotante, lo que quiere decir que no está fijo a un precio determinado por el gobierno. A su vez, es Banxico, una institución autónoma la encargada de regular la política monetaria.  

Sin embargo, la ley permite al presidente intervenir en la política cambiaria.

Actualmente, el presidente de la República a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es quien tiene la última palabra en determinar la política cambiaria del país, no Banxico.

Las directrices de la política cambiaria son establecidas por la Comisión de Cambios, la cual está conformada por el secretario y subsecretario de Hacienda y Crédito Público, un subsecretario designado por el titular de esta, el Gobernador del Banco de México y dos miembros de la Junta de Gobierno, como lo establece la Ley del Banco de México en su artículo 21.

 

Te puede interesar: Menos poder de compra y altas tasas de interés frenan venta de autos, 16 de enero del 2018

 

El mismo artículo establece que quien preside las sesiones es el Secretario de Hacienda y en su ausencia el Gobernador del Banco.

El problema en la comisión ocurre cuando surgen las diferencias de opinión entre los miembros de Hacienda y los miembros de la junta.

La ley determina que en caso de que exista un empate en la votación de una resolución “quien presida la sesión tendrá el voto de calidad”, la cual generalmente está presidida por el Secretario de Hacienda.

 

Del primero de enero del 2010 hasta el 28 de noviembre del 2017 Agustín Carstens fue el Gobernador del Banco de México

 

También, se establece que cualquier resolución de la Comisión necesita forzosamente el voto favorable de por lo menos un representante de Hacienda.

Sumado a esto, el artículo 43 de la citada ley, en su fracción VII establece que: “El Gobernador podrá ser removido también por no cumplir con los acuerdos de la Comisión de Cambios”.

Todo lo anterior implica la posibilidad de un escenario en el que el presidente instruya a la SHCP a tomar medidas cambiarias en contra de lo que opine el Gobernador del banco y los miembros de la junta.

En caso de no acatar la decisión, el gobernador será removido, acabando por completo con la autonomía de Banxico.

Ante esta situación, el Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado presentó el 17 de enero una iniciativa que propone fortalecer la autonomía del Banco de México (Banxico) en cuestiones de política cambiaria.

 

 La iniciativa tiene por objeto fortalecer la autonomía de Banxico para que el propio Banco Central tenga la última palabra respecto a la política cambiaria, esto con el fin de evitar que el Ejecutivo pueda utilizar dicha política para incidir en el tipo de cambio de manera discrecional con fines políticos o electorales. 

 “En épocas electorales se vuelve atractiva la posibilidad de influir a discreción en el tipo de cambio”, se lee en la iniciativa que presentó el Senador del PAN Francisco Búrquez Valenzuela ante el Congreso.

La propuesta implica reformar el artículo 21 de la Ley del Banco de México para modificar la fórmula de la integración de la Comisión de Cambios, eliminando al segundo subsecretario de Hacienda sustituyéndolo por los restantes miembros de la Junta de Gobierno.

A su vez, se pretende que las sesiones sean presididas por el gobernador del banco, en lugar del secretario de Hacienda, y en su ausencia sea el miembro de la Junta de Gobierno de mayor antigüedad.

Por último, la iniciativa pretende eliminar el requisito de que en las resoluciones sea necesario el voto favorable de al menos un representante de Hacienda. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 21 de la Ley del Banco de México

MÁS INFORMACIÓN: Ley del Banco de México

Comentar