Política Social y Seguridad

Policía Federal echa por la borda labor de Hacienda para detectar lavado de dinero

22-11-2017 15:00

La ineficacia para combatir el lavado de dinero por parte de la Policía Federal tiene que ver con la falta de facultades, capacitación y disminución de recursos.

Manelich Castilla Craviotto, comisionado general de la Policía Federal. Agrandar
Manelich Castilla Craviotto, comisionado general de la Policía Federal.

En México los delitos financieros se persiguen a medias.

Tal como si un panadero preparara la masa para hacer un pastel pero luego el encargado de hornearlo nunca lo hiciera.

El lavado de dinero se combate en dos etapas. La Secretaría de Hacienda a través de la Unidad de Inteligencia Financiera detecta los recursos de procedencia ilícita en el sistema financiero, mientras que la Policía Federal mediante la División Antidrogas los investiga.

Hacienda hace su labor con diligencia, en 2016 detectó a mil 120 personas de alto riesgo y realizó 112 denuncias bien armadas, pues el 100% de estas dieron pie a la apertura de una averiguación previa por parte del Ministerio Público, de acuerdo con una evaluación realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La pata floja es la Policía Federal, que tiene la obligación de generar productos de inteligencia como fichas delictivas, redes técnicas de vínculos, de cruces y cronológicas, entre otros, pero no de forma autónoma, sino como un auxiliar y bajo el mando del Ministerio Público.

A partir de estos productos deben generarse líneas de investigación para identificar las estructuras financieras y los modos de operación de la delincuencia organizada en el lavado de dinero.

Pero los resultados de su labor revelan una alta ineficiencia. Durante 2016 tres de cada cuatro productos de inteligencia no condujeron a la identificación de estructuras criminales y modos de operación de la delincuencia organizada, de acuerdo con la ASF.

Es decir, la corporación policiaca desconoce si 291 de 386 productos de inteligencia en los que invirtió tiempo y recursos contribuyeron a combatir el delito y reducir la impunidad, debido a que los registros de estos productos son deficientes, carecen de evaluación y seguimiento.

La Policía Federal está echando por la borda el trabajo de detección de lavado de dinero de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda y el propio, al invertir sus recursos y no dar con el objetivo.

La ineficiencia para combatir el lavado de dinero a través de la elaboración de productos de inteligencia tiene que ver con la falta de mayores facultades, la reducción de recursos y la capacitación de sus elementos.

 

 

Te puede interesar: Policía Federal crea protocolo para usar fuerza con ambigüedades que podrían generar abusos, 15 de noviembre de 2017.

 

La ASF propuso a los legisladores realizar una serie de reformas para ampliar las facultades de la Policía Federal en el combate al lavado de dinero.

Por ejemplo, modificar el artículo 142 de la Ley de Instituciones de Crédito para que el Comisionado General de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, pueda acceder a la información registrada por las instituciones de crédito.

Reformar los artículos 3, 44 al 46 y 50 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita para que se reconozca la personalidad jurídica de la Policía Federal como investigadora, ya que actualmente es responsable de esta labor pero bajo el mando del Ministerio Público.

Ampliar sus capacidades de investigación para que también pueda recabar información sobre de las actividades vulnerables registradas por las entidades financieras.

Que pueda solicitar a la Secretaría de Hacienda la verificación de información de quienes realicen actividades vulnerables, así como de otras referencias contenidas en avisos y mantener la secrecía de los registros a personas distintas a las autorizadas, entre otras.

En 2016 solo 32% de los policías federales que debían ser capacitados en lavado de dinero recibieron un curso.

 

En lo que respecta a la asignación de recursos, entre 2015 y 2016 redujeron 40% el presupuesto a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y en 6% a la División Antidrogas de la Policía Federal, de acuerdo con la organización InSight Crime, quien asegura que esta es una de las razones que explican la ineficacia para combatir el lavado de dinero en México.

Otra de las razones tiene que ver con la falta de capacitación al personal responsable de la investigación. La Policía Federal capacitó solo a 200 elementos de 622, el 32% de los que tenían que mejorar sus habilidades en la investigación de lavado de dinero durante 2016.

Además, no fueron incluidos en el programa de capacitación los cursos que se habían previsto y que fueron el resultado de una evaluación sobre las necesidades de capacitación en la materia.

 

Te puede interesar: Constitución impide que investigación de delitos sea eficiente, 25 de octubre de 2017.

 

En México no se conoce la cifra exacta sobre el volumen de recursos que se generan ilícitamente, es decir, a través del tráfico de drogas, fraude, trata de personas, piratería, evasión fiscal, entre otros, pero las autoridades estiman que es lo suficientemente significativo para ameritar que la prevención y el combate al lavado de dinero sean una prioridad.

Sin embargo, para que el combate sea más eficaz primero deberá sanarse la pata de la Policía Federal que cojea por falta de facultades, capacitación y disminución de recursos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Auditoría de Desempeño 21-GB, Policía Federal, Prevención de los Delitos Financieros, ASF, octubre 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Consideraciones para la labor legislativas, segunda entrega de informes individuales, ASF, octubre 2017.

Comentar