Energía e Infraestructura

¡Mira, CDMX!, California “tapa el pozo antes del niño ahogado” y refuerza sus edificios en riesgo

17-11-2017 15:00

Varias ciudades estadounidenses emitieron leyes que ordenan a los propietarios de inmuebles en riesgo hacer las obras necesarias para garantizar la seguridad de sus ocupantes, además de que hicieron público el registro de dichas edificaciones.

A dos meses del sismo del 19-S no se sabe cuánto edificios quedaron inhabitables ni cuántas familias se quedaron sin hogar. Agrandar
A dos meses del sismo del 19-S no se sabe cuánto edificios quedaron inhabitables ni cuántas familias se quedaron sin hogar.

El edificio marcado con el número 1304 de la calle 15 en Santa Mónica, California, Estados Unidos es un inmueble comercial construido con hormigón no dúctil y tiene hasta octubre de 2027 para ser readaptado ante el riesgo que representa en caso de sismo.

¿Cómo se tienen tal nivel de detalle? Simple, el catálogo de edificios, el tipo de construcción y el riesgo que representa es público en esa ciudad californiana. Cualquier puede consultar estos datos y decidir si se muda o instala un comercio en un inmueble que podría colapsar en caso de sismo.

¿En la Ciudad de México hay una herramienta similar? No, ni lejanamente, a pesar de que tanto el estado de California, en Estados Unidos, como la Ciudad de México viven en el constante riesgos de sufrir un sismo catastrófico.

Los mismo sucede con San Francisco, California: basta un click para conocer el historial de los inmuebles catalogados con “historia suave”, es decir, susceptibles a sufrir algún daño en caso de sismo.

 

Te puede interesar: Ocultan dirección de inmuebles con daño estructural por el sismo del 19-S, 5 de noviembre de 2017.

 

En marzo de este año, el Consejo Municipal de Santa Mónica, California, aprobó lo que es para muchos especialistas el esfuerzo de modernización de inmuebles más ambicioso en Estados Unidos y que implicará que alrededor de 2 mil edificios sospechosos de ser vulnerables en caso de sismo deben de realizar mejorar en materia de seguridad.

A partir del diagnóstico de cada inmueble y de la aprobación de ese programa, en mayo de 2017, los propietarios de esos edificios comenzaron a recibir avisos en los que se les ordenaba realizar evaluaciones estructurales y obras de reforzamiento.

Como dice la expresión mexicana, “no se dejó títere con cabeza”, las alertas se enviarán a dueños de edificios residenciales, comerciales y multifamiliares, solo quedaron exentas las casa unifamilialres.

 

Según las autoridades locales 38 inmuebles de la Ciudad de México colapsaron en el sismo del 19 de septiembre de 2017.

 

El pronóstico de las autoridades de Santa Mónica es modernizar, en un plazo de dos años, unos 200 edificios de ladrillo; en tanto que los inmuebles de vivienda construidos de madera con pisos de tierra frágiles, que generalmente tienen cocheras en los primeros pisos y que por ello tienen columnas delgadas tendrán hasta seis años antes de que venza el plazo de adaptación.

Otras estructuras hechas de hormigón frágil tendrán una década antes de la fecha límite para completar una modernización, mientras que se estima los edificados con armazón de acero tendrán dos décadas para garantizar la seguridad de sus ocupantes.

 

Antecedentes y financiamiento

La historia de apertura de edificios en riesgo y acciones para corregirlos no es sólo de Santa Mónica.

En abril de 2016 entró en vigor una ley en Los Angeles que ordena la remodelación de edificios de departamentos de madera a fin de hacerlos más adecuados para que resisten un terremoto de gran intensidad.

 

Te puede interesar: Lecciones de reconstrucción post sismo de Chile y Japón, 16 de noviembre de 2017.

 

Luego de dos años de trabajo, las autoridades de esa ciudad ubicaron unos 13 mil 500 edificios construidos sobre los llamados “pisos blandos” que necesitarían un reforzamiento en su estructura.

Cuando se hizo público el catálogo de edificios en riesgo, los propietarios de los inmuebles se opusieron debido a que, argumentaron, que un segundo diagnóstico podría determinar que no requirieran una readaptación y solo generaría alarma entre los ocupantes; sin embargo, las autoridades de Los Angeles argumentaron se trata de información de seguridad importante para que la ciudadanía sepa dónde decide vivir.

Tras la aprobación de esa ley, las autoridades de Los Ángeles dieron a los propietarios de esos inmuebles un periodo de dos años para presentar una prueba de que el edificio no necesita obras de reforzamiento y de siete años para concluir esos trabajos.

 

Así luce el mapa de los edificios en riesgo en San Francisco, California.

 

Para financiar estas obras, las autoridades municipales no darán un solo dólar a los dueños de los inmuebles que representen un riesgo, a pesar de que les puede costar a lo equivalente entre 1.2 y casi 3 millones de pesos.

Lo único que autorizó es permitir a los dueños de estos inmuebles un incremento adicional en las rentas de unos 800 pesos al mes por inquilino.

La Ciudad de México está lejos de tomar medidas de este tipo, por lo pronto sigue sin conocerse el listado de edificios que resultaron con daños estructural por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Es decir, seguimos a oscuras.

 

MÁS INFORMACIÓN: Catálogo de edificios que deben ser readaptados en Los Angeles, California, fecha de consulta 15 de noviembre de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Catálogo de edificios que deben ser readaptados en San Francisco, California, fecha de consulta 15 de noviembre de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Catálogo de edificios que deben ser readaptados en Santa Mónica, California, fecha de consulta 15 de noviembre de 2017.

 

 

Comentar