Economía y Sistema Financiero

Complicaría a México aprobación de rebaja de impuestos en EU

17-11-2017 17:00

El recorte en el impuesto sobre la renta promovido por Trump en Estados Unidos podría implicar graves riesgos para la economía mexicana.

EUA: reducción del impuesto sobre la renta de 4.6%, pasando de 39.6% a 35% Agrandar
EUA: reducción del impuesto sobre la renta de 4.6%, pasando de 39.6% a 35%

En medio de las renegociaciones del TLCAN, México enfrenta mayores obstáculos con una probable reducción de impuestos en Estados Unidos como lo propone Trump.

Los riesgos que implican la desarticulación de las actividades productivas integradas de ambos países con una renegociación con consecuencias negativas o el término del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunado a presiones competitivas por el lado fiscal, no son buenas noticias para México que aún enfrenta grandes retos por unas débiles finanzas públicas.

 

Los intereses de Donald Trump en cuanto a la renegociación del Tlcan, amenazan con desintegrar su organización productiva con México.

 

Desde su campaña electoral, Trump dejó clara su intención por promover un recorte de las tasas impositivas en su país, situación que generó señalamientos respecto a la capacidad del mandatario por el control de las finanzas públicas.

Su reforma plantea una reducción del impuesto sobre la renta de 4.6%, pasando de 39.6% a 35%, mientras que la tasa fiscal corporativa involucra igualmente un descenso del 35% actual al 20%.

 

Te puede interesar: China, el gigante que aplaca a Trump 'el buleador', 14 de noviembre de 2017

 

La inclinación por los acuerdos bilaterales de Trump, y las medidas sobre la renegociación del TLCAN, amenazan con desintegrar la organización productiva entre ambas naciones -la industria manufacturera en México principalmente-, disminuyendo la posibilidad de México para beneficiarse del cambio fiscal en EU.

No obstante, la reducción en la tasa fiscal corporativa conformaría un elemento crucial para la atracción de inversiones de Estados Unidos, poniendo en desventaja el marco fiscal mexicano con tasas fiscales mayores; incentivando a los inversionistas a migrar o destinar sus capitales hacia Estados Unidos.

Y es que aunado a la rebaja en las tasas impositivas, el marco fiscal mexicano es poco competitivo. México se coloca en la posición 115 de 190 países en materia de pago de impuestos, de acuerdo al Doing Business 2018, elaborado por el Grupo Banco Mundial.

Así que la falta de competitividad del marco fiscal mexicano obligaría a México -y otros países- a hacer ajustes internos. En otras palabras, México tendría que elevar su competitividad reduciendo impuestos, lo cual podría conducir a la adquisición de deuda o algún mecanismo que equilibre las finanzas públicas, incluyendo la reducción del gasto público.

 

Te puede interesar: Las remesas que palian la pobreza en México y las amenazas de Trump de gravarlas, 8 de noviembre de 2017

 

Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank México, asegura que el marco fiscal mexicano tendría que adaptarse a los parámetros de Estados Unidos en materia de recaudación, así como medidas en la política monetaria interna para hacer frente al entorno de una nueva política fiscal estadounidense.

De aplicarse el plan fiscal de Trump, el gobierno federal podría promover la apertura del Acuerdo de Certidumbre Tributaria, el cual indica el ajuste en la tasa impositiva, frente a alguna situación que el contexto mundial lo requiera.

Sin embargo el camino aún no parece pavimentado para las iniciativas fiscales del presidente Trump. La presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen, advirtió del riesgo sobre la inflación y las tasas de interés de esta decisión, pues el panorama económico podría redefinir la ruta de la normalización en la política monetaria -el regreso de la tasa de interés a niveles anteriores a la crisis financiera de 2008.

Mientras que el Washington Post ha publicado que, pese al panorama de aprobación los republicanos, no han logrado convencer a la clase media estadounidense en la viabilidad de esta reforma, pues 58% de la población considera que los beneficios están dirigidos a la clase más rica del país.

El hecho es que en los próximos días el Senado abordará el tema después de que la Cámara de Representante la aprobara este jueves por 227 votos contra 205. Sin embargo en el Senado la apuesta para Trump es arriesgada porque los republicanos tienen una estrecha mayoría de 52-48 sobre los demócratas y algunos senadores republicanos ya mostraron su rechazo a la iniciativa presidencial.

Senadores republicanos como John McCain, Susan Collins y Lisa Murkowski, quienes juntos ya se opusieron al proyecto del presidente de derogar el ‘Obamacare‘ a mediados de año, y Bob Corker, quien ha dicho que se opone a esta medida porque elevará el déficit; erán claves en la votación.

Hay prisa en la Casa Blanca y las presiones para que la votación se realice inmediatamente después del Día de Acción de Gracias se han echado a andar. Para México, el asunto es crucial cuando se celebra en la capital la quinta ronda de negociaciones del TLCAN con no muy buenos augurios.

 

MÁS INFORMACIÓN: Tax Policy, Washington Post, 2017

Comentar