Política Social y Seguridad

Matan 10 veces más las prisiones mexicanas, que la condena a muerte en EU

10-11-2017 06:00

Estar preso en México también puede ser una condena de muerte debido a las deficiencias del sistema penitenciario nacional.

En lo que va de 2017 EU a condenado a 23 reclusos con pena de muerte, en México 236 han muerto en motines. Agrandar
En lo que va de 2017 EU a condenado a 23 reclusos con pena de muerte, en México 236 han muerto en motines.

Tal vez en México no se aplique la condena de muerte, pero las prisiones mexicanas matan a más personas que esta sentencia en Estados Unidos.

De enero a agosto de 2017 la organización Documenta, registró 185 asesinatos de prisioneros en los centros penitenciarios del país, un promedio mensual de 23 homicidios.

En comparación, de enero a noviembre de 2017, el Centro de Información sobre Penas de Muerte en EU, contabilizó en total 23 ejecuciones, la misma cantidad de prisioneros que son asesinados al mes en alguno de los 401 penales de México.

De sumar los 51 homicidios que se dieron en el motín de Cieneguillas, Zacatecas; y Cadereyta, Nuevo León, el registro de muertes en penitenciarías del país crecería 27% para llegar a 236 homicidios.

Lo que implicaría que, por cada preso condenado a muerte en 2017 por la justicia de Estados Unidos, 10 fueron asesinados por las deficiencias del sistema penitenciario mexicano.  

 

Te puede interesar: Estados Unidos, líder mundial de prisioneros; México es séptimo, 24 de mayor de 2017. 

 

Y es que tras la ejecución del mexicano Rubén Ramírez en Estados Unidos, autoridades como la Secretaría de Relaciones Exteriores, a cargo de Luis Videgaray condenaron la aplicación de la pena capital en el país vecino, en donde a la fecha han ejecutado a cinco mexicanos por esta vía.

Como representante del país el secretario aseguró que “El gobierno de México se opone a la pena de muerte por considerarla una de las violaciones más esenciales de los derechos humanos, así como una sanción cruel e inhumana que socava la dignidad de las personas”.

Sin embargo, el ser sentenciado a prisión en México también representa una violación a los derechos humanos por las condiciones en las que se tiene a los prisioneros y las muertes que ocasionan las deficiencias del sistema penitenciario nacional.

 

 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos, ha denunciado en severas ocasiones las condiciones de hacinamiento, sobrepoblaciónautogobierno, desatención a quejas y otros problemas que presentan los centros de reclusión penal del país.

Tan solo en lo que va del año, la CNDH ha emitido seis recomendaciones dirigidas a los estados de Tamaulipas, Guerrero, Nayarit y Estado de México, así como a los Centros Federales de Readaptación Social y a los de Rehabilitación Psicosocial.

Además de los problemas mencionados, también encontró insuficiencia de alimentos y baja calidad de estos, infraestructuras en malas condiciones, ausencia de espacios de higiene, falta de servicios y personal médico, esto sin mencionar la falta de personal de seguridad y el oficio de reclusos en actividades propias de las autoridades.  

 

Te puede interesar: Privatizar cárceles salió caro, gasto en reclusión creció 833% en una década, 7 de agosto de 2017. 

 

Los números solo son estimados

Si no fuera por el trabajo de esta clase de organizaciones, en México no sabríamos cuantos reclusos mueren a causa de motines o riñas dentro de los penales.

Pues ni Inegi, ni el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública cuenta con una clasificación específica de estos datos.

Es más, dentro de las bases de información del Inegi sobre mortandad, los penales no están incluidos dentro de los sitios de ocurrencia de las defunciones; y el Secretariado solo clasifica los homicidios en dolosos o culposos.

Lo más cercano a una posible clasificación de estas muertes es ubicarlas en las estadísticas de defunción en las unidades médicas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde se contabilizaron 81 en 2016; en las clasificaciones de Unidades Médicas, donde Inegi no tiene ningún registro, o en el área de “otro lugar”.

Todo esto bajo el supuesto de que dichas muertes estén siendo contabilizadas y registradas.

 

MÁS INFORMACIÓN: Mecanismo nacional de prevención de la tortura - Recomendaciones, CNDH, 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Documenta, análisis y acción para la justicia social a.c.

MÁS INFORMACIÓN: Hechos sobre la pena de muerte, Centro de Información sobre Penas de Muerte en EU, 32017.

MÁS INFORMACIÓN: Defunciones accidentales y violentas por sitio de ocurrencia de la defunción, INEGI.

 

Comentar