Energía e Infraestructura

Fallidos los intentos de Mancera en convertir la CDMX en Londres

06-11-2017 11:00

Ni el Metrobús, ni la nueva tarjeta del Metro son iguales a los que tiene la capital inglesa.

La nueva tarjeta de la ciudad se queda corta en relación con la versión original. Agrandar
La nueva tarjeta de la ciudad se queda corta en relación con la versión original.

Mancera no quita el dedo del renglón, él quiere una Ciudad de México londinense.

Primero fue el metrobús de dos pisos, ahora son las tarjetas del metro de doble funcionalidad, todo como lo tiene Londres, asegura.

Sin embargo, tanto el metrobús como la tarjeta de la ciudad se quedaron cortos en relación con las versiones originales.

La nueva tarjeta del Metro no es igual que la Oyster de Londres o su London Pass, y de hecho, esta primera versión también resulta deficiente si se compara con la tarjeta que ya se utilizaba en la ciudad, pues la nueva no incluye el acceso a los sistemas de Metrobús y Ecobici.

En comparación, la tarjeta Oyster de la capital de Reino Unido permite viajar en todos los sistemas de transporte público de la ciudad, lo que incluye las 11 líneas del metro, el tren ligero de Dockland, el tren suburbano, los tranvías, el teleférico, las líneas del ferry, los autobuses y más.

Además, puede ser recargada en dos formatos: “paga lo que usas” o “tarjetas de viaje por día”; y representa una opción económica de transporte, pues el costo de los viajes a través de esta tarjeta es más bajo, si se compara con el precio de un billete de papel individual.

 

Los beneficios que ofrece la tarjeta Oyster no se comparan con la nueva tarjeta del metro de la Ciudad de México.

  

Así mismo tiene un costo inicial de cinco libras (126.75 pesos) que son reembolsados si en algún momento, el usuario ya no necesita su tarjeta y la regresa al sistema de transporte; y debido a que todos los transportes cuentan con un horario, el sistema se compromete a reembolsarte el costo de lo pagado si llegará a existir un retraso de 15 minutos o más.

 

Te puede interesar: ¿Podrán la popularidad de boletos de cartón del Metro y el sindicato evitar su extinción?, 6 de julio de 2017.

 

De igual forma, en caso de pérdida el saldo puede ser transferido a una nueva tarjeta una vez que se reporte el extravío, esto es posible debido que cada tarjeta está identificada con un usuario, mismo que crea una cuenta en línea donde puede planificar sus viajes, y hacer el recuento de los cobros de su tarjeta.

Ahora, el London Pass, es otra tarjeta física o digital destinada a turistas en la que se incluye un saldo equivalente a la entrada para diferentes atracciones y recorridos, puede ser comprado en línea y se le puede sumar una tarjeta Oyster de pago por días para las veces que se necesite.  

Ni estas características ni aquellas de la tarjeta de transporte están incluidas en la nueva tarjeta del Metro de la CDMX, es más, si algún usuario llega a perder su tarjeta solo puede recuperar el saldo de la tarjeta de débito incluida, más no la destinada al uso del transporte, de acuerdo con las especificaciones enlistadas por el banco Broxel, mismo al que están ligadas las tarjetas.

 

 

Así como estas disparidades, también se encuentra el diseño de la altura del nivel superior de las unidades que circularán por la avenida Reforma, mismo que se estableció en 1.70 metros, altura que irritó a los capitalinos y medios de comunicación, pues habrá personas que no podrán utilizar esta sección.

Anteriormente Miguel Ángel Mancera, dijo que esta altura era suficiente para el mexicano promedio que mide 1.61 metros, de igual forma, el director general del Metrobús, Guillermo Calderón defendió la altura asegurando que esa era la medida establecida por la comunidad europea como la adecuada, pues el nivel de arriba solo permite pasajeros sentados.

 

Te puede interesar: Metrobús en Insurgentes: saturado en 12 años de operación, 12 de junio de 2017. 

 

Elementos que podría intentar copiar Mancera de Londres

Si bien estos dos intentos no le han salido bien al jefe de gobierno de la capital, tal vez podría probar con otros elementos como bajar el índice de robo a vehículos o de homicidios.

Mientras que enero a agosto de 2017 en Londres ocurrieron mil 713 crímenes de robo de un vehículo, según datos de la policía de Reino Unido; en la CDMX ocurrieron 7 mil 394, es decir cuatro veces más, de acuerdo con los datos el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En cuestión de homicidios, durante el mismo periodo la CDMX tuvo con 711 casos, cerca de ocho veces más homicidios dolosos que Londres, capital en donde solo existieron 92 y cuya tasa anual en 2016 fue de 471 mientras que en la Ciudad de México fue del doble, con 952 casos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Estadísticas de crímen y homicidio, Policía de Reino Unido, 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: Manejo de Oyster, 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: Manejo de la nueva tarjeta del metro, Broxel, 2017. 

 

 

Comentar