Política Social y Seguridad

Alemania, Rusia y Arabia Saudita: los "sueños americanos" de 34 millones de migrantes en el mundo

18-10-2017 17:50

Entre los tres países concentran el 14% de la población migrante del mundo, equivalente a 73% de los inmigrantes en Estados Unidos.

Después de Estados Unidos, Alemania, Rusia y Arabia Saudita son los países con mayor cantidad de inmigrantes. Agrandar
Después de Estados Unidos, Alemania, Rusia y Arabia Saudita son los países con mayor cantidad de inmigrantes.

Su ubicación es diferente, pero su atractivo es el mismo: son la salvación económica de millones de personas.

Después de Estados Unidos, Alemania, Rusia y Arabia Saudita concentran a la mayor cantidad de inmigrantes viviendo en su territorio, de acuerdo con el Monitor de Población 2015 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el más reciente.

Entre los tres países concentran el 14% de la población migrante a nivel mundial, equivalente a 73% de la población inmigrante ubicada en Estados Unidos.

En sus regiones los tres países representan lo que en América -y en especial en México- se conoce como el “sueño americano”, la oportunidad de mejorar el estilo de vida o de ayudar a la familia que se queda atrás, esperando el retorno de los migrantes.

Las condiciones de vida de los inmigrantes que llegan a esos países no son muy diferentes a las de los mexicanos en Estados Unidos, vale la pena conocerlas aunque se localicen a kilómetros de distancia.

 

Te puede interesar: Migrantes mexicanos, los que menos buscan la nacionalidad estadounidense, 6 de julio de 2017. 

 

El sueño alemán

En Alemania se estima que viven 12 millones de inmigrantes, el grupo más grande corresponde a los polacos que representan el 16% del total con 1.9 millones de personas.

Le siguen los turcos con 1.6 millones y en menor medida los rusos y kazajos, cada grupo con una población estimada en un millón de inmigrantes.

Al igual que los mexicanos en Estados Unidos, los polacos tienen una larga tradición de migración hacia Alemania que comenzó con la industrialización alemana a finales del siglo 19 y el incremento de la pobreza rural en Polonia.

Las dos guerras mundiales redujeron la migración, sin embargo, los permisos temporales de trabajo en Alemania durante la segunda mitad del siglo XX provocaron una diáspora de polacos que los convirtió en el grupo de inmigrantes más grande, proporción que se mantiene hasta estos días.

 

Alemania concentra a 12 millones de inmigrantes en su territorio, en su mayoría polacos. 

 

La mayoría de los inmigrantes polacos trabaja en áreas de construcción, manufactura, salud, comercio y restaurantero, de acuerdo con el Instituto de Asuntos Públicos de Polonia.

Es el país que más remesas recibe desde Alemania con 2 mil 88 millones de dólares anuales, según las estimaciones de 2016 del Banco Mundial.

 

Te puede interesar: 1 de cada 4 migrantes es menor de edad; ¿está México preparado para enfrentarlo?, 23 de julio de 2017. 

 

El sueño ruso

Con poco más de 11.6 millones de extranjeros, Rusia es el tercer paraíso migrante más grande del mundo.

El 50% de ellos provienen de Ucrania y Kazajistán, lo que implica a 5.8 millones de personas que recorrieron kilómetros de distancia con el único propósito de mejorar su condición económica y la de su familia.

Sin importar que esto implique trabajar en climas de 10° centígrados o menos, con prendas que apenas les cubren del viento.

En Rusia la construcción es también el área de trabajo más socorrida por los inmigrantes, así como el transporte y los servicios, de acuerdo con el Instituto de Políticas de Migración.

Estos kazajos, ucranianos, kirguís y demás inmigrantes representan el 15% de la fuerza laboral rusa y si un día dejan de llegar al país le resultaría imposible remplazarlos, asegura el director del programa de política económica, Andrey Movchan, del Centro Carnegie de Moscú.

 

El 50% de los inmigrantes en Rusia proviene de Ucrania y Kazajistán.

 

Pues en Rusia “están gravemente necesitados de mano de obra barata que no se puede encontrar dentro del país”, explica Movchan.

Los rusos tampoco quieren limpiar calles o padecer horas en una construcción y los inmigrantes que lo hacen reciben un trato discriminatorio y bajos pagos.   

Murad Yermolatov es ejemplo de ello. Padre de cinco hijos, es originario de Uzbekistán y llegó a Rusia para enviar dinero a su familia, pero después de trabajar seis meses en un complejo de edificios en Moscú ya no tiene para regresar.

Nunca se gastó el dinero, le dejaron de pagar a pesar de trabajar 10 horas al día, seis días a la semana, lo mantuvieron con la promesa de que su pago llegaría en algún momento, relató a Bloomberg.

Aun así, se estima que de Rusia salen 13 mil 832 millones de dólares en remesas al año, cuyo principal destino es Ucrania en 23%, le siguen Uzbekistán, Kirguistán, Tayikistán, Georgia y Armenia, según datos del Banco Mundial.

 

Te puede interesar: Suman más de 11,300 refugiados mexicanos, 99% están en Canadá y EU, 25 de julio de 2017. 

 

El sueño árabe

El cuarto país con mayor población migrante es el Reino de Arabia Saudita con más de 10 millones de inmigrantes, en su mayoría provenientes de la India, Indonesia y Pakistán.

Es el segundo país del mundo de donde sale el mayor monto de remesas con 44 mil millones de dólares anuales; Estados Unidos es el primero con 138 mil 155 millones de dólares.

El 50% de estas remesas se va a la India, Egipto y Pakistán, de estas la mitad ingresa a la India, el principal receptor con 10 mil 225 millones de dólares anuales, de acuerdo con los datos publicados en 2016 por el Banco Mundial.  

El Reino de Arabia Saudita concentra a más de 10 millones de inmigrantes, especialmente indios, indonesios y paquistaníes.

 

El corredor de migración India-Arabia Saudita se encuentra entre los 15 más grandes del mundo, según lo reportado por el Libro de Hechos en Migración y Remesas 2016 del Banco Mundial.

Su atractivo reside en ser la economía más grande de la región árabe y tener las segundas reservas más grandes de petróleo encontrado.

Hasta 1973 los ciudadanos saudíes se encaban de la explotación de sus hidrocarburos, pero la diversificación de la economía y el boom petrolero incrementó la necesidad de trabajadores especializados y provocó una oleada de inmigrantes.

Éstos fueron contratados por periodos cortos y sin derechos sociales o políticos, la popularidad atrajo el interés de los saudíes quienes comenzaron a comerciar con las visas de trabajo, sin importar el número de empleados que realmente se necesitaban, y que no fueron regularizadas sino hasta 2005.

No obstante, a partir de 2013 Arabia Saudita ha implementado una fuerte política de deportación que se cuenta por millones, de acuerdo con el Centro de Política de Migración y datos de la ONU.

En 2015 se estimó que deportaron a más de 10 millones de inmigrantes, en 2013 a más de 14 millones.

 

MÁS INFORMACIÓN: Monitor de Población 2015, de la Organización de las Naciones Unidas. 

MÁS INFORMACIÓN: Libro de Hechos en Migración y Remesas 2016 del Banco Mundial.

MÁS INFORMACIÓN: Políticas migratorias de Alemania, Instituto de Asuntos Públicos de Polonia. 

MÁS INFORMACIÓN: Demografía, migración y mercado laboral en Arabia Saudita, Instituto de Políticas Migratorias. 

MÁS INFORMACIÓN:  Sistema de migración ruso, Instituto de Políticas Migratorias. 

Comentar