Salud y Medio Ambiente

En solo una década el planeta enfrentará escasez de alimentos, antes de lo previsto

09-10-2017 16:30

En tan solo 10 años se requerirán 214 billones de calorías anuales más de las que produce el planeta para alimentar a la población mundial. La escasez podría suceder 23 años antes de lo previsto por la FAO.

La producción de alimentos en India y África está muy por debajo de su potencial, pero ambos tienen lo necesario para incrementarlo. Agrandar
La producción de alimentos en India y África está muy por debajo de su potencial, pero ambos tienen lo necesario para incrementarlo.

La escasez mundial de alimentos podría llegar antes de lo previsto.

Pero puede evitarse.

Si el sistema agrícola actual se mantiene sin cambios la producción mundial de alimentos será insuficiente para satisfacer la demanda en 2027.

En tan solo 10 años el mundo requerirá 214 billones de calorías anuales más de las que produce, reveló una investigación realizada por Gro Intelligence, una empresa de tecnología que procesa datos agrícolas.

Los cálculos de Gro Intelligence adelantan 23 años la escasez de alimentos que prevé la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO (por sus siglas en inglés), que aseguró que ocurriría en 2050.

La empresa realizó el cálculo con base en las calorías que aporta cada alimento de una canasta de productos agrícolas cruciales en todas las dietas del mundo con cereales, oleaginosas, raíces y tubérculos.

Calcularon la diferencia entre las calorías producidas en cada tonelada de alimento y las que demandará la población en el futuro para determinar lo que llamaron brecha calórica, en vez de basar el cálculo en el peso de los alimentos como lo hace la FAO.

Lo que realmente importa es cuantos nutrientes aporta cada alimento, no cuanto pesan, un kilo de maíz, por ejemplo, tiene 2.5 veces más calorías que uno de arroz y más del doble que otro de yuca, asegura la empresa.

Si Estados Unidos quisiera satisfacer con maíz el déficit de 214 billones de calorías, necesitaría incrementar en 26% su producción de 221 billones anuales.

 

Una tonelada de maíz tiene alrededor de 3.65 millones de calorías, a partir de 2027 el planeta necesitaría producir 58.4 millones de toneladas anuales más si la brecha de 214 billones de calorías se quisiera solventar únicamente con este cereal.

Estados Unidos, el mayor productor de maíz a nivel mundial, cosecha 221 millones de toneladas para consumo humano y 139 millones para generar etanol, para satisfacer la próxima demanda solo, necesitaría incrementar 26% su producción para consumo humano.

 

Demanda masiva insatisfecha en África, China e India

En la próxima década la demanda de alimentos se incrementará por dos razones: el crecimiento de la población y su ingreso, asegura Gro Intelligence.

Tres regiones apuntalarán el incremento de la demanda, África, India y China, que para 2023 concentrarán a más de la mitad de la población mundial.

 

Te puede interesar: Del hambre a los alimentos azucarados, el nuevo reto para erradicar la desnutrición, 23 de enero de 2017.

 

Su necesidad de calorías superará ampliamente la producción mundial y no podrá ser satisfecha ni siquiera con los excedentes de las mayores regiones productoras Norteamérica, Sudamérica y Europa.

Norteamérica y Europa, dos de las principales regiones productoras de alimentos a nivel mundial, operan muy cerca de la eficiencia máxima, es decir, con poco margen para incrementar el rendimiento de sus tierras cultivables.

Sudamérica aún tiene potencial para incrementar su producción de alimentos, pero a costa de la deforestación.

 

La tecnología que impulsó el constante incremento del rendimiento desde la década de los 60, hace 50 años que comenzó a estancarse.

Sudamérica por su parte aún tiene potencial para ampliar sus tierras cultivables, pero a costa de la deforestación, una nueva producción agrícola en Brasil, por ejemplo, sólo podría provenir de zonas deforestadas del Amazonas.

 

Incrementar el rendimiento en África e India, una solución

La maldición de Thomas Malthus podría revertirse, en 1798 el economista advirtió que la población mundial sufriría de hambre puesto que crecería a un ritmo mucho más vertiginoso que la producción de alimentos.

El demógrafo británico no contaba con que se podría incrementar el potencial de las tierras cultivables para producir más alimentos, los agricultores estadounidenses de Iowa, por ejemplo, actualmente cosechan cinco veces más maíz dentro de las mismas parcelas que sus abuelos en 1940.

 

Te puede interesar: Mexicanos sin tiempo para hacer ejercicio, ni dinero para comer sano, 5 de octubre de 2017.

 

La solución con más sentido es centrar los esfuerzos en incrementar el potencial agrícola de India y África –dos de las regiones que generarán la mayor demanda de alimentos- para que las calorías que necesitan provengan de estos mismos, asegura Gro Intelligence.

Actualmente la producción de alimentos en India y África está muy por debajo de su máxima eficiencia, pero a diferencia de China, ambos tienen lo necesario para incrementar su potencial.

La producción de maíz en China está al 70% de su potencial, pero los analistas coinciden en que no será capaz de aumentarlo debido a que sufre escasez de agua, tierra adicional para plantar y diversos grados de agotamiento en el suelo.

En India la producción de arroz, por ejemplo, está a 40% de su potencial y es volátil porque -en gran medida- aún depende del temporal, algo que podría cambiar. Debido a su baja producción en 2016 importó la mayor cantidad de trigo en 10 años.

La producción de alimentos en India es volatil porque un basto territorio aun depende del temporal.

África tiene una demanda insatisfecha de 300 billones de calorías que suple con importaciones pues el rendimiento de sus tierras está a la mitad de su potencial.

Sin embargo, África cuenta con recursos sin explotar que demandan cambios en las prácticas agrícolas actuales para abrir paso a innovaciones que podrían conducir a la autosuficiencia, aunque necesitaría deforestar, dice la investigación.

Es más factible incrementar el potencial de cultivo en India y África que esperar a que den fruto otro tipo de soluciones que implican un cambio de comportamiento, sobre todo en países desarrollados, como reducir el desperdicio de alimentos, disminuir la carne de vaca de la dieta y el cultivo de cereales para la producción de biocombustible.

“Parece improbable que los consumidores voluntaria y permanentemente sostengan estos cambios por ideas abstractas del bienestar de los demás”, aseguran los investigadores de Gro Intelligence.

 

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo evitar una crisis alimentaria a menos de un decenio de distancia? (En inglés), Gro Intelligence, 5 de octubre de 2017.

Comentar