Gobiernos y Finanzas Públicas

Trump cada vez más solo en su gabinete: en 10 meses 10 lo abandonaron

09-10-2017 11:30

Los comentarios del presidente Donald Trump hacen que su gabinete se reduzca cada vez más.

Donald Trump cada vez tiene menos opciones para llenar los puestos de su gabinete. Agrandar
Donald Trump cada vez tiene menos opciones para llenar los puestos de su gabinete.

Ahora no es solo la posibilidad de una guerra entre Norcorea y Estados Unidos, sino los desacuerdos en el gabinete del presidente Trump lo que prende las alertas internacionales.

En el menos de un año desde que asumió el cargo han sido despedidos o renunciado 10 miembros, más que en cualquier otro gabinete durante los cuatro años que dura la presidencia. 

Desde su secretario de salud hasta dos de sus voceros, el gabinete con el que arrancó su presidencia sufrió muchos cambios, todos relacionados con el carácter vitriólico del mandatario norteamericano así como a sus creencias religiosas? y políticas.

El 20 de enero Donald Trump asumió el cargo de presidente de los Estados Unidos, 24 días después, el primer miembro de su cuerpo de asesores salía.

Durante todo su mandato ha cosechado más derrotas que triunfos: su intento de cambiar la ley de Salud de Estados Unidos y repeler el Obamacare, el acta de salud inclusiva del presidente Barack Obama no fueron aceptados por el Congreso. Tampoco pasó su ley para poner trabas a personas de nacionalidades árabes para entrar a Estados Unidos, que fue repelida por la Suprema Corte.

Y eso ha costado un cada vez más alto índice de desaprobación, también histórico para cualquier otro presidente. En julio, a seis meses de ser presidente, el 48% de los estadounidenses desaprobaban “fuertemente” el desempeño del mandatario, de acuerdo con una encuesta del Washington Post en colaboración con la cadena ABC.

Todo ello se ha conjuntado en las renuncias y despidos que plagan el gabinete del mandatario.

 

La cronología de quienes han dejado su puesto

El primero en dejar su puesto fue el teniente general Michael Flynn, quien sirvió como Asesor de Seguridad Nacional por solo 24 días, el tiempo más corto que alguien ha ocupado esa posición. Su salida se dio en medio de acusaciones de diarios como el Washington Post de que él había colaborado con los rusos y que les había ofrecido no tener que pagar sanciones si Trump ganaba la elección.

Katie Walsh, la subsecretaria de Gabinete de Trump, fue despedida el 30 de marzo, después de que los intentos del presidente de repeler la ley del Obamacare fracasaran. Su cercanía con el Comité Nacional del Partido Republicano, que no apoyó los intentos del presidente, le costó el distanciamiento entre el presidente y su partido.

El 9 de abril, la sub-asesora de Seguridad Nacional, K.T McFarland, fue despedida por el nuevo secretario de Defensa, el general H.R McMaster. McFarland una antigua conductora de Fox News, fue contratada por Flynn, por lo que el nuevo secretario la reasignó a ser embajadora en Singapur. .

El director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, fue despedido, supuestamente por su manejo de la investigación contra Hilary Clinton en las elecciones de 2016, pero después Donald Trump admitió en una entrevista con la cadena NBC que en realidad fue porque estaba insatisfecho con la investigación que Comey estaba llevando a cabo acerca de los lazos de Trump mismo con Rusia y la relación de estos con su triunfo presidencial.

Antes de su despido, el 9 de mayo de 2017, Comey declaró ante el Congreso que el presidente había tratado de ejercer influencia en la investigación sobre sus nexos con Rusia en repetidas ocasiones. Esa investigación está a cargo de Robert Mueller, ex director de FBI, por decisión del Rod Rosenstein, el vicefiscal general.

El 30 de mayo, Mike Dubke, el director de comunicaciones de la Casa Blanca inicial renunció a su cargo. Esto vino como consecuencia del escándalo con Comey y la incapacidad del equipo de comunicación del Presidente de parar las acusaciones tanto de los medios como del propio James Comey.

Desde enero de 2017 a la fecha, estos personajes han dejado sus puestos cercanos al gobierno del presidente Trump. 

 

Poco después, el 21 de julio, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer renunció a su puesto después de “un fuerte desacuerdo con el presidente” respecto al nombramiento de Anthony Scaramucci, un experto en finanzas conocido también como “El Mooch”, como director de Comunicaciones y por tanto su jefe directo, según los reportes del New York Times.

El 28 de julio fue despedido, vía Twitter, el jefe de gabinete Reince Priebus, para ser reemplazado por el entonces secretario de Seguridad Nacional, el general John Kelly, quien ocupa el puesto hasta ahora.

 

Te puede interesar: ¿Saldrá Trump de la Casa Blanca?, 17 de mayo de 2017.

 

Spicer no debió haberse preocupado: Scaramucci duró 10 días en el cargo; el 31 de julio renunció a petición de Trump, quien a su vez recibió ese pedido de su flamante Jefe de Gabinete.

El 18 de agosto, Steve Bannon, uno de los principales ideólogos de la campaña fue despedido de su puesto como estratega en jefe de Donald Trump. Su salida fue a consecuencia de los ataques racistas de Charlottesville. Bannon, un hombre conocido por su xenofobia y racismo fue visto como un lazo que había que cortar por el Presidente, para evitar malos comentarios después de su respuesta culpando a “ambos lados”.

La oficina de prensa de Bannon afirma que él entregó su renuncia días antes de lo sucedido en Charlottesville.

La última salida del gabinete, hasta ahora, fue la del Secretario de Servicios de Salud, Tom Price quien renunció después de un reportaje publicado en la revista Politico sobre sus excesos y los viajes en avión con cargo al erario público con costos de 400 mil dólares o casi 7 millones y medio de pesos.

 

Hasta su secretario de Estado amenaza con irse

El 29 de septiembre, Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos viajó a China, para tratar de convencer a los líderes de esa nación de endurecer las sanciones económicas contra Corea del Norte de forma tal que los norcoreanos tuvieran que negociar con Estados Unidos en lugar de tomar acciones bélicas.

Tuvo éxito, China sacó de sus territorios a las empresas de esa nacionalidad que aún operaban. No obstante, parece ser que el presidente Donald Trump no estaba al tanto de esos intentos de negociación.

“Le dije a Rex Tillerson, nuestro maravilloso secretario de Estado, que está perdiendo su tiempo tratando de negociar con el pequeño Hombre Cohete [refiriéndose al mandatario de Norcorea Kim Jong Un]” tuiteó Trump el primero de octubre.

Después agregó que Estados Unidos va a “hacer lo que tenga que hacer”, para frenar las amenazas del régimen del país asiático y que Tillerson debería ahorrar su energía.

Ante estas diferencias, la cadena noticiosa norteamericana NBC anunció que el secretario de Estado abandonaría su cargo, pues esta no es la primera vez que el magnate convertido en presidente subestima las opiniones de su jefe diplomático.

 

Te puede interesar: La salida de Bannon: Muerto el perro ¿se acabó la rabia?, 22 de agosto de 2018.

 

En el caso del acuerdo de Paris, la forma en la que Estados Unidos debe conducirse con Rusia e Irán, así como la tregua que Tillerson negoció entre Qatar y Arabia Saudita son todas opiniones y esfuerzos desestimados por Trump.

Tillerson negó que fuera a dejar su cargo, pero fuentes internas de la Casa Blanca reportaron a cadenas norteamericanas la tensión entre ambos actores.

Comentar