Gobiernos y Finanzas Públicas

Trump miente y miente, ahora sobre el empleo

15-08-2017 06:55

Ninguno de los avances en economía de los que presume el presidente de Estados Unidos tiene que ver con sus políticas.

Donald Trump se adjudica los logros de la administración anterior. Agrandar
Donald Trump se adjudica los logros de la administración anterior.

Si mentir a la opinión pública fuera hacer un home run, el Presidente Donald Trump sería envidiado por cualquiera de los jugadores de las grandes ligas.

En los primeros 40 días después de su inauguración dijo de manera diaria ya sea una falsedad o una mentira, de acuerdo con un recuento elaborado por el New York Times.

Una de las “medallas” que más se cuelga, es que en los seis meses en los que ha tenido a su cargo al país del norte, el desempleo disminuyó y mejoró la economía.

 

Trump presume de tener estabilidad y crecimiento en lo que va de su gobierno aunque cifras demuestren lo contrario.

 

El 31 de julio el presidente usó su cuenta personal de Twitter, para decir que su administración  tiene “el mercado de divisas MÁS ALTO EN LA HISTORIA, los mejores números económicos en años, desempleo más bajo en 17 años, los salarios crecen, la frontera está segura. No hay caos en la Casa Blanca”.

En solo esos 140 caracteres, hay al menos dos  cosas que no son ciertas: el caos en la Casa Blanca y la disminución del desempleo, y una mentira a medias: los mejores números económicos.  

 

Te puede interesar: Melania, un perfil para equilibrar la escasa aprobación de Donald Trump, 12 de julio de 2017.

 

Una y otra vez el presidente Trump ha dicho que su administración es la responsable de crear poco más de un millón de empleos para la economía de Estados Unidos. Mientras que el crecimiento de los empleos es cierto según los números del Buró de Estadísticas laborales, pues el empleo ha seguido una tendencia ascendente desde 2013. Lo que no lo es que estén relacionados con los seis meses de Trump como presidente.

Ese millón de empleos no es un reflejo de los esfuerzos de la presidencia actual y tampoco tiene una repercusión verdadera en la economía, advierte Jennifer Hunt, exjefa de economistas del departamento de trabajo de ese país.

Las razones de lo anterior, además de que se sigue la tendencia de más de cuatro años, es que la creación de trabajos tiende a crecer del mismo modo que el crecimiento de la población. Así que la creación de empleos suele incrementarse y eso no tiene ningún o casi ningún efecto en la tasa de desempleo, según la experta.

El otro asunto es que esos empleos se crearon bajo la administración del presidente Barack Obama y es hasta ahora que se reflejan en la estadística, debido a la forma en la que se recolectan los datos.

“Incluso si Trump hubiera hecho algo, aún no se tendrían los datos”, de acuerdo con Hunt.

 

Te puede interesar: El muro: la propuesta más impopular de Trump en México y el mundo, 20 de julio de 2017.

 

Esta no es la única opinión parecida al respecto. Sería imposible para un presidente, cualquiera que fuera, tener un impacto en la economía después de solo seis meses. De acuerdo con Teresa Ghilarducci, una economista del trabajo de la Escuela Nueva para Investigación Social.

Habría que tomar en cuenta también que el número de empleos creados en los primeros seis meses pero de la administración de Barack Obama fue incluso mayor, llegando al millón 200 mil según los números del Buró de Trabajo.

 

Donald Trump se atribuye la creación de empleos que realmente fueron impulsados desde administraciones anteriores, entre ellas la de Barack Obama. 

 

Cosecha lo que Obama sembró

Un dato más duro para analizar cómo va la economía no son los empleos creados sino la tasa misma de desempleo. Para comparar, esta era de 4% en julio de 2000. Para 2017 llegó a 4.4%, aun con el millón de empleos creados del que tanto se ufana Trump.

Lo que es más, en los seis meses que lleva a cargo de la presidencia, Trump no ha podido pasar o hacer que se apruebe ninguna reforma de ley, debido a las trabas temporales del Congreso de los Estados Unidos.Es decir, lo que sea que diga que es logro suyo durante esta primera etapa de su presidencia, en realidad es una continuación de las leyes que Barack Obama dejó durante su mandato. Busca otra ubicación para este párrafo, no se conecta bien con el anterior.

 

Te puede interesar: Inmigrantes no le hacen daño a Estados Unidos, los datos desmienten a Trump, 27 de junio de 2017.

 

De hecho, durante su campaña el ahora presidente Trump se mostraba desconfiado de los indicadores económicos, refiriéndose incluso al desempleo, en ese entonces en 4.7%, como “uno de los mayores engaños en la historia de la política moderna”.

Una de sus principales promesas: la reforma tributaria, aún no se aprueba en el país. Tampoco ha podido “repeler y reemplazar” el “desastroso” Obamacare, como califica el Presidente Trump al  sistema de salud puesto en marcha por Obama- que según Trump salvaría 2 millones de trabajos en Estados Unidos.

Tampoco levantó las restricciones en energía puestos en marcha tanto por el presidente Obama como por Bill Clinton, que según él reducen el valor de Estados Unidos en 2.5 trillones de dólares.

Por lo que cualquiera de sus afirmaciones sobre mejoras económicas se relacionan por completo a lo hecho por sus predecesores, cuyos frutos está recolectando sin dar el crédito debido.

 

MÁS INFORMACIÓN: Estadísticas del Buró de Trabajo, 2017. 

 

Comentar