Salud y Medio Ambiente

31.4 millones de mexicanos desamparados y sin posibilidades de contar con un seguro médico

01-08-2017 16:35

Si no se cuenta con un seguro médico de gastos mayores particular o se es afiliado al Sistema de Salud, los gastos para enfermedades crónicas como el cáncer son exorbitantes.

Las condiciones para poder contar con un servicio médico público o privado son cada vez más complicadas. Agrandar
Las condiciones para poder contar con un servicio médico público o privado son cada vez más complicadas.

Uno de los gastos más importantes que puede enfrentar una persona es el de una enfermedad.

Sin embargo, en México por cultura y falta de recursos solo 7% de mexicanos cuenta con un seguro de gastos médicos mayores, los que cubren tanto emergencias como enfermedades crónicas, según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Esto quiere decir que de los 127 millones de personas en México, únicamente 8.5 millones de personas tiene un seguro de gastos médicos.

El resto de la población está dividida entre trabajadores asalariados que tienen acceso a algún sistema de salud, personas que cuentan con Seguro Popular y personas que no tienen ningún tipo seguridad en cuanto a salud.

De esos 8.5 millones, el 62% tiene un seguro porque su empresa lo contrató para ellos. En otras palabras, poco más de 3 millones de mexicanos son los que, de sus bolsillos, han pagado un seguro de este tipo, de acuerdo con un análisis de Lockton México, una consultoría actuarial de beneficios laborales.

 “Mientras estamos en la Población Económicamente Activa (PEA) y nuestra empresa nos da seguro, el tema está resuelto. En el momento en que la persona deja de laborar en la empresa se queda sin prestación y muy poca gente tiene acceso a comprar una póliza individual”, comentó Concepción Hernández, directora ejecutiva de Beneficios y Consultoría Actuarial de Lockton México.

Los que reciben las prestaciones de ley que dan derecho a afiliación ya sea al Instituto Mexicano del Seguro Social o al Instituto de Seguridad (IMSS)  y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) pueden estar tranquilos sabiendo que si enferman de cáncer o alguna enfermedad cardíaca, la tercera y cuarta causa de muerte a nivel mundial según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta categoría se encuentran las 19 millones 21 mil personas que son beneficiarios de este instituto, de acuerdo con estadísticas para 2017 del mismo y los 13 millones 113 mil 158 amparados por el ISSSTE, según el informe estadístico anual 2016 de ese instituto.

 

Te puede interesar: Fuerte avance de México en salud en las últimas tres décadas: The Lancet, 6 de julio de 2017.

 

Lo que es lo mismo, 12% de la población mexicana tiene protección de esas entidades del Sistema de Salud. Si a esos se suma el 7% de los que tienen un seguro de gastos médicos resulta que el 19% de la población, menos de uno de cada tres mexicanos, puede estar tranquilo de que su salud, en todo ámbito, está cubierta.

Por otra parte, los afiliados al seguro popular son 54 millones 924 mil mexicanos, de acuerdo con los datos que proporciona el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a junio de 2016.

 

En México existe un gran número de personas que no cuenta con algún tipo de seguro médico.

 

Ese 43% puede ir a consultas médicas, pero no recibirá atención para el cáncer, más allá de su detección. Los únicos dos tratamientos para esta enfermedad es la extirpación de lesiones cancerosas en la piel, aunque no de melanoma –el tipo más común- y cirugía para cáncer de matriz.

 

Te puede interesar: Crece 16% número de pobres por gastos de salud, 11 de  abril de 2017.

 

Un tratamiento para el cáncer, dependiendo del tipo, agresividad, las sesiones de quimioterapia y si es o no quirúrgico –que pueda atenderse mediante la cirugía-  puede ir de los 60 mil pesos mínimo hasta alcanzar cifras de millones de pesos, de acuerdo con Alma Georgina Palacios, oncóloga del Consejo mexicano de Oncología.

Lo que sí es que la enfermedad más mortífera de México, la diabetes, es diagnosticada y tratada como parte del cuadro de cobertura del seguro popular.

Lamentablemente, es el 38% de la población nacional la que no cuenta con ningún tipo de herramienta para asegurar el tratamiento de su salud. Esos 102 millones de mexicanos tendrán que enfrentar los costos íntegros de cualquier enfermedad que presenten.

El por qué tantas personas no cuentan con un seguro particular al verse relegadas de las opciones usuales del sistema de salud varían entre la falta de posibilidades económicas y la falta de interés.

 

Más personas prefieren un seguro de carro, a uno de salud

Hay más personas que tienen un seguro de auto que los que tienen un seguro de salud. 28% de los vehículos en el país están asegurados, de acuerdo con la AMIS.

En contraste, los que por voluntad propia cuentan con seguro médico contratado son apenas el 2.5% de la población mexicana (los 3.8 millones mencionados).  

 

El interés de los mexicanos se enfoca en proteger sus bienes y no su salud.

 

“Los indicadores de salud en México están muy bajos por muchas causas, pero una de las importantes es que no se tiene un tema de acceso a la salud desde la prevención y eso ha llevado a que la mayor parte de las enfermedades se diagnostiquen de forma tardía, lo que aumenta el costo de la atención y, por lo tanto, menos gente tiene acceso a servicios adecuados”, de acuerdo con Paulo Decanini, presidente ejecutivo de Sis Nova, una aseguradora especializada en salud.

 

Te puede interesar: Medicamentos genéricos, negocio millonario… pero no siempre efectivo para los pacientes, 1 de agosto de 2017.

 

Más aún, el gasto de salud nacional en comparación con el Producto Interno Bruto (PIB) es de apenas 6.2%, lo cual es una cantidad mínima sobre todo si se voltea a ver a los países desarrollados, donde el gasto es de casi el 20% en promedio de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Este no es un problema exclusivo de México, en América Latina el crecimiento del mercado de seguros es del 14%, de acuerdo con un informe de la aseguradora Mapfre. Sin embargo, la mayor parte de este se explica por seguros de vida, de auto e incluso sobre casas.

 

Sin posibilidades 64 millones de mexicanos

Los 64 millones de mexicanos que viven en pobreza en el país, de acuerdo con la asociación Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, no pueden permitirse un gasto como el que supone un seguro de gastos médicos.

De acuerdo con la edad, condiciones de salud, hábitos y tipo de trabajo, el costo de un seguro de gastos médicos mayores puede ir desde los 916 pesos hasta los 2 mil pesos mensuales, de acuerdo con la página de internet de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Si tomamos en cuenta que los mexicanos que trabajan bajo el esquema de pago en nómina ganan, en promedio 10,000 pesos mensuales, de acuerdo con el Inegi. Ello significa que para contar con un seguro, los trabajadores tendrían que destinar desde el 10% hasta el 20% de su ingreso mensual de un trabajador a este fin.

Si se toma en cuenta que el precio de la canasta básica cuesta mil 422 pesos por persona, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), solo entre el seguro de gastos médicos hipotéticos y una canasta básica podría irse entre el 25% y el 35% del sueldo de una persona.  

Ni hablar de los mexicanos que viven con 7 mil 200 pesos al mes y mantienen a una familia de cuatro personas, que es el modelo más común de familia en el país de acuerdo con el Inegi. Ellos apenas pueden costear la canasta básica.

 

MÁS INFORMACIÓN: Cobertura del seguro popular, Secretaría de Salud, 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Reporte de resultados, Amis, 2016.    

Comentar