Gobiernos y Finanzas Públicas

Deuda de Pemex no tiene garantía de Gobierno según la ley, pero si de facto

14-07-2017 15:34

Para el gobierno federal, respaldar a Pemex implica poner en riesgo su calificación de capacidad de pago de deuda al enfrentarse a dificultades para reducir la deuda pública, actualmente en 45% del PIB.

Aunque la ley excuse al Gobierno federal de ayudar a Pemex, su vínculo estrecho hace que difícilmente el respaldo desaparezca. Agrandar
Aunque la ley excuse al Gobierno federal de ayudar a Pemex, su vínculo estrecho hace que difícilmente el respaldo desaparezca.

Petróleos Mexicanos tiene que rascarse con sus propias uñas.

Pero no lo hará.

Desde agosto de 2014 la deuda de la petrolera ya no está garantizada por el Gobierno federal, así quedó establecido en el artículo 106 de la Ley de Petróleos Mexicanos que se actualizó en ese año conforme a los requerimientos de la reforma energética aprobada en 2013.

Lo anterior porque, como parte de la reforma, Pemex pasó de ser una paraestatal a una empresa productiva de Estado, entre otras facultades también se le concedió la libertad de solicitar deuda sin requerir autorización de la Secretaría de Hacienda.

Aunque la ley establezca explícitamente que la deuda que solicite Pemex no tendrá garantía del Gobierno federal, las empresas que califican su capacidad de pago de deuda están seguras de que habrá un apoyo de facto.

 

Te puede interesar: Deuda de Pemex aumenta 5% en un año en vísperas de revisión de calificación soberana, 7 de julio de 2017.

 

Debido a que las calificaciones de Pemex se benefician del apoyo implícito del Gobierno de México, una baja de la calificación del Gobierno o un cambio en los supuestos de Moody's sobre el apoyo del Gobierno podrían ocasionar una baja de las calificaciones de Pemex” señaló el reporte más reciente de la calificadora sobre la petrolera, publicado el 27 de abril de 2017.

Desde 2014 la deuda de Pemex no está garantizada por el Gobierno federal, pero tan solo en 2016 Hacienda y la banca de desarrollo le inyectaron 184 mil 200 millones de pesos.

 

Sin embargo, el apoyo "implícito" del Gobierno federal implica poner en riesgo su calificación de capacidad de pago de deuda al enfrentarse a dificultades para reducir la deuda pública, actualmente en 45% del PIB.

Mientras que, para la petrolera, el apoyo del Gobierno significa un respiro a sus finanzas y a su calificación crediticia, dado su alto nivel de deuda situada en 3.388 billones de pesos a marzo de 2017.

Aunque la ley excuse al Gobierno de ayudar a Pemex, su vínculo estrecho hace que difícilmente desaparezca el respaldo.

 

Te puede interesar: Pemex es la marca más valiosa de América Latina, a pesar de sus problemas, 25 de mayo de 2017.

 

El vínculo de Pemex y el Gobierno federal es similar al de Petrobras (Brasil) y Ecopetrol (Colombia), cuya calificación de capacidad de pago de deuda está fuertemente vinculada a la de sus países, dadas las potenciales implicaciones sociales y financieras negativas que traería a esas naciones que las petroleras presentarse un incumplimiento, explicó Fitch el 28 de junio de 2017.

Los problemas financieros de Pemex tienen el potencial de interrumpir el suministro de combustibles líquidos en todo el país con consecuencias sociales y económicas significativas para México, al tratarse de un insumo fundamental en la producción de casi todos los bienes, así como la movilidad de bienes y mano de obra, asegura la calificadora.

 

Comentar