Los océanos de diamante de Neptuno y Urano

12-07-2017 09:10

La conjugación de presión y temperatura transforman al metano en cristales de diamante.

Los océanos de Neptuno y Urano podrían estar constituidos de diamante líquido. Agrandar
Los océanos de Neptuno y Urano podrían estar constituidos de diamante líquido.

Cerca del límite del sistema solar descansan dos gigantes gaseosos de hielo, Neptuno y Urano, los cuales podrían albergar increíbles océanos de diamantes.

Dentro de sus atmósferas, ambos planetas tienen similares capas de bruma compuestas de agua, amoniaco y metano congelado.

Debido a su gran peso, estas capas generan una enorme presión, donde la temperatura varía entre los 1.727 grados Celsius (3.141°F) y los 4.727 grados Celsius (8.541°F). Bajo estas extremas condiciones, el metano llega a separar sus componentes produciendo carbón puro, el cual, bajo esta enorme presión, forma diamantes.

La presión sumada al intenso calor provoca que los diamantes, literalmente, se derritan formando un océano de diamante que se encuentra en la base de la bruma atmosférica.

Así como los trozos de agua en estado sólido flotan sobre el líquido, también flota el diamante en estado sólido, lo que significa que, perfectamente, puede haber icebergs de diamantes flotando en la superficie de estos océanos diamantinos. De hecho, existen teorías que sugieren que hay lluvias de diamante en Urano.

La existencia de estos magníficos océanos ha sido hipotetizada a través de experimentos en el Livemore National Laboratory, donde científicos han recreado las extremas condiciones de las gigantes capas atmosféricas, por medio de rayos láser, derritiendo diamantes hasta su forma líquida.

De existir estos océanos de diamantes hipotéticos, Podríamos llegar finalmente a una explicación a cómo ambos planetas llegaron a tener sus polos magnéticos fuera de sus ejes.

 

Comentar