Política Social y Seguridad

México ¿un generador de bienestar como sus pares en la OCDE? Violencia lo cuestiona

17-05-2017 13:00

Así sería México si tuviera los índices de seguridad que tienen el resto de los miembros en la OCDE.

El 70% de los países miembro de la OCDE se encuentran entre los 50 países con mayor libertad de expresión de 180. México es el 147. Agrandar
El 70% de los países miembro de la OCDE se encuentran entre los 50 países con mayor libertad de expresión de 180. México es el 147.

Si la vida de los mexicanos fuera congruente con el estatus internacional de su país, la seguridad no estaría manchada de rojo.

Actualmente México tiene tasas anuales preocupantes de homicidios dolosos -intencionales- y de libertad de expresión.

Sin embargo, está catalogado como uno de los promotores de políticas públicas para la mejora del bienestar económico y social a nivel mundial.

Eso significa ser parte de los 34 países que integran a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Pero México no es coherente, por lo menos en lo que respecta a temas de seguridad y paz. Si lo fuera, la vida de los ciudadanos daría un giro de 180 grados y ciudades como Acapulco o Tijuana no estarían ubicadas dentro de las más letales del mundo, de acuerdo con el Instituto brasileño de investigación Igarapé.  

Se esperaría que al ser miembro de la OCDE, que solo agrupa a 17% de los países del mundo, México tuviera un estilo de vida similar al del resto de los integrantes en cuestiones económicas y sociales. Sin embargo, una revisión a sus niveles de seguridad muestra que cuando menos en este rubro no es el caso.

De existir un México paralelo donde el estilo de vida de sus ciudadanos se encontrara en similitud de condiciones que el resto de los miembros de la OCDE, el nivel de homicidios, persecución a periodistas y paz territorial sería distinto, menor.

 

Te puede interesar: El largo viaje de buscar a sus muertos con sus propias uñas, 14 de diciembre de 2016.

 

 

Habría 92% menos homicidios 

La tasa de ciudadanos que sufrirían un asesinato doloso sería de 1 por cada 100,000 tal como es el promedio de los países de la OCDE -restando a México-, según datos del Monitor de Homicidios del mismo instituto.  

Una relación así es hablar de poco más de 1600 homicidios anuales, una reducción de 92% con respecto al número actual de 20,700 en 2016, un equivalente a 17 personas por cada 100,000, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

Censura, pero no muerte de periodistas

Según las condiciones de la prensa en otros países de la OCDE los problemas con los que tendrían que lidiar los periodistas serían encarcelamiento injusto, intimidación y censura, pero no la muerte a causa de su trabajo.

El 70% de los países miembros de la organización se encuentran entre los 50 con mayor libertad de expresión de 180, de acuerdo con el índice 2017 de Reporteros sin Fronteras. El resto entre la posición 50 y 100.

México ocupa el lugar 147. El único país miembro con un ranking más bajo es Turquía a raíz de la persecución y cierre de medios de comunicación desde julio de 2016 por parte del Presidente Recep Tayyip Erdogan, que trajo como consecuencia el encarcelamiento injustificado de 49 periodistas

 

Javier Valdez fue fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa. 

 

Aun así la organización de Reporteros sin Fronteras no tiene reportados asesinatos a periodistas, asistentes de medios o internautas en ningún Estado miembro de la OCDE a causa de su trabajo como periodistas, excepto en México, donde contabilizó a cuatro en lo que va de 2017: Cecilio Pineda, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez y Javier Valdez.

El periodista Ricardo Monlui Cabrera, es integrado a esta lista por la organización Artículo 19.

 

Gasto en seguridad

Del lado económico, el porcentaje de gasto en seguridad en relación con lo que el país produce en un año, el PIB, podría ir del 1% al 2.5% y considerarse dentro de los países con mayor paz interna como es el caso del resto de los integrantes de la organización, según las mediciones del Instituto para la Economía y la Paz.

Sin embargo, en la realidad la inversión de México ronda el 0.8% del PIB y se encuentra entre los cinco países con menor índice de paz, pues más de 55% de su población reporta tener miedo a ser afectado por alguna clase de crimen.

 

Te puede interesar: Golpes a la libertad de prensa menguan la participación ciudadana en México, 19 de abril de 2017. 

 

La inversión en el reforzamiento de la ley es una de las opciones que da el instituto para elevar los niveles de paz, debido a lo común de la impunidad, pero asegura que “la falta de tranquilidad en este país también depende de muchos otros factores específicos del Estado”, lo que significa que una mayor inversión no asegura buenos resultados.

A pesar de encontrarse en el exclusivo grupo de promotores del bienestar, la revisión deja ver que México está fallando en la creación de políticas públicas que incrementen la paz y la seguridad para sus ciudadanos.

Este 17 de mayo el Presidente Enrique Peña Nieto anunció que planean elevar el presupuesto al mecanismo de protección de periodistas y defensores de los derechos humanos, fortalecer la fiscalia especial para delitors comentidos en contra de la libertad de expresión y crear un protocolo de operación para la protección de comunicadores y activistas a cargo del gobierno federal.

 

 

MÁS INFORMACIÓN: Monitor de homicidios, Instituto Igarapé, 2016.

MÁR INFORMACIÓN: Índice de libertad de expresión, Reporteros Sin Fronteras, 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: El valor económico de la paz, Instituto para la Economía y la Paz, 2016.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.