Gobiernos y Finanzas Públicas

El SAT auditó a ocho gobernadores y a un ex-Presidente: Aristóteles Núñez

08-05-2017 10:15

Se generaron fricciones y fracturas en el equipo pero no me detuvieron, dice quien fuera jefe del organismo recaudador de impuestos hasta septiembre de 2016.

Aristóteles Núñez fue Jefe del SAT entre diciembre de 2012 y septiembre de 2016 Agrandar
Aristóteles Núñez fue Jefe del SAT entre diciembre de 2012 y septiembre de 2016

En los últimos cuatro años se iniciaron auditorías a ocho gobernadores y un ex-Presidente de la República.

Aristóteles Núñez, quien inició las auditorías, sabía que eso le causaría problemas, pero no pidió permiso porque, dice, eran las reglas que había convenido a su llegada al órgano de recaudación tributaria y así lo hizo.

Núñez fue jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT) desde diciembre de 2012 a la llegada de Enrique Peña Nieto al poder y renunció en septiembre de 2016 con la salida de Luis Videgaray como secretario de Hacienda.

En entrevista, el ahora exfuncionario público a quien se le liga estrechamente con Luis Videgaray, reconoce que: 

 

Sí, hay muchas formas en las que te invitan a callar sin que te lo digan; ante ello yo tenía una fórmula que afortunadamente funcionó: hacer las cosas.

 

“Eso generó algunas fracturas, sí. Generó fricciones, sí. Generó desencantos en el equipo, también… yo sabía que eso tarde que temprano iba a generar un problema, pero no me detuvieron”, asegura cuando se le cuestionó si ha tenido que callar durante su paso por el SAT.

Días antes Núñez había aceptado la entrevista gustoso, sin mayores cuestionamientos y sin dilaciones. El día pactado el hombre que fue duramente criticado por su llegada al SAT llegó a la oficina de Arena Pública en un tono sencillo y amistoso. Quería hablar.

 

Te puede interesar:
Secreto fiscal y discrecionalidad del SAT para condonar impuestos divide opinión de expertos,
3 de octubre de 2016
 

 

Escribió un duro artículo periodístico en el que afirma “callar es también una forma de corrupción”. ¿Has tenido que callar en el SAT? se le pregunta. “No, yo sabía que tenías dos formas de decir las cosas: hablándolas o haciéndolas. Cuando no las podía hablar las hacía, cuando no las podía hacer las gritaba y decía “no estoy de acuerdo.”

“Afortunadamente parte de las reglas con las que a mí me invitan al Estado de México y que de alguna manera fueron acordadas fue que, procedimiento que se iniciaba, procedimiento que se terminaba, ni llamada, ni instrucción para parar. Porque al final las cosas que tú hacías estaban fundamentadas en la ley, si las estás haciendo con convicción, con esa convicción las terminas. Y me lo respetaron”.

“Creía que eso iba a ser muy difícil de cumplir, pero me lo cumplieron”.

 

Te puede interesar:
Secretaria de economía le echa la bolita a SAT para no actuar contra mineras que no pagan impuestos,
27 de febrero de 2017 

 

No soy hombre de ambiciones

Sus críticos han hablado mucho acerca de la corrupción en el SAT durante su mandato. Las cifras de denuncias sobre funcionarios del organismo de recaudación así lo muestran.

Ante la oleada de corrupción en las altas esferas del sector público, Núñez habla de su patrimonio. “Ni ranchos, ni casas lejos, ni departamentos en Miami, ni en Acapulco; eso no lo van a encontrar y, si lo encontraran, lo regalaría sin problemas”, afirma después de describir detalladamente la casa, los dos departamentos, el coche Honda y el dinero que posee en el banco.

“Hoy estoy desempleado. Estoy empezando una sociedad civil para dar consultoría tecnológica, pero estoy desempleado”, dice Aristóteles Núñez de 47 años. “No soy un hombre de ambiciones, ni que busque tener riquezas o volverse millonario”, se define y, aunque hace una pausa, afirma que no volverá al sector público.

 

Televisa, Sabritas y Scotiabank son ejemplos de las compañias que han recibido millonarias condonaciones.

 

Condonaciones fiscales para pagar favores

Las condonaciones fiscales a grandes empresas se utilizan para pagar favores, denunció el funcionario originario de Oaxaca, se refirió a las modificaciones transitorias que los legisladores han hecho a la Ley Federal de Ingresos durante la administración encabezada por Enrique Peña y que han permitido su ejecución.

Empresas como Televisa, Sabritas o Scotiabank son ejemplos de las compañías que han recibido millonarias condonaciones.

El caso de la televisora ha sido uno de los más cuestionados, en 2014 pagó tan sólo 10% de un crédito fiscal, es decir, el SAT le perdonó más de 3,000 millones de pesos a la mayor compañía de entretenimiento del país, cuyo propietario, Emilio Azcárraga Jean, se enlista entre los 10 más ricos de México.

 

A mí no me extraña que muchos de los legisladores se presten a aprobar este tipo de cosas porque representan precisamente un pago de favores que los hizo llegar ahí o tener contento a su líder. Duele, pero es la verdad.

 

La primera formación de la Cámara de Diputados durante el sexenio -de 2012 a 2015- fue apuntalada por una mayoría de legisladores del PRI, el 40% de 500 diputados.

Las condonaciones fiscales “recurrentemente” son aprobadas cada sexenio al cierre de la administración para que aplique el primer año de la nueva, explicó el exjefe del SAT.

La sociedad no aguantaría otra condonación […] está desencantada, trae un encono social en contra de la autoridad, las instituciones, de todos esos actos de autoridad porque no se sienten en reciprocidad con retorno de servicios, con un buen gobierno, con calidad,” concluyó.

 

Los legisladores han hecho modificaciones a la Ley Federal de Ingresos durante la administración encabezada por Enrique Peña.

 

Clase media en la indefensión

Los asalariados de la clase media son los únicos que sufren el “ejercicio extremo de la autoridad en la cobranza”, lo afirma quien por cuatro años dirigió al fisco mexicano.

Los grandes contribuyentes abusan de la Ley, encuentran como hacer un fraude a partir de esta, cualquier artificio, artilugio o recoveco legal con el ánimo de eludir el pago.

Mientras que los informales -casi 60% de los trabajadores en México- incumplen con sus obligaciones, no pagan el Impuesto sobre la Renta y tampoco es claro si tienen base gravable porque sus ingresos son muy bajos, explicó Aristóteles Núñez.

A los llamados contribuyentes cautivos sólo les queda el amparo de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), una instancia que hasta 2011 tuvo dificultades para nacer, no obstante que ya había una disposición de ley. Núñez asegura haber impulsado su creación durante su gestión.

 

MÁS INFORMACIÓN: Lea y vea la entrevista completa con Aristóteles Núñez.

Comentar