Tecnologías y Educación

Las ondas gravitacionales existen y van a cambiar la visión del universo

11-02-2016 17:25

El descubrimiento ayudará a "entender y ver 'reliquias' del universo conocido".

Stephen Hawking destacó que este nuevo hallazgo será la base para un estudio sobre agujeros negros. Agrandar
Stephen Hawking destacó que este nuevo hallazgo será la base para un estudio sobre agujeros negros.

Hace 100 años Albert Einstein propuso la teoría sobre la existencia de las ondas gravitacionales y finalmente los científicos han demostrado su presencia en el universo.

Un grupo de investigadores de LIGO (Laser Interferometer Gravitational Wave Observatory) dio a conocer la noticia de la existencia de las llamadas “olas en el océano cósmico”, luego de varias especulaciones y teorías no concretadas.

Gabriela González, vocera de LIGO y profesora de la Universidad Estatal de Louisiana, explicó cómo el 14 de septiembre de 2015 fue localizada por primera vez una señal producida por la colisión de dos agujeros negros con una masa equivalente a 30 soles, la cual se inició hace 1.300 millones de años. 

"La señal que hemos detectado se inició hace tanto tiempo que la vida en la tierra estaba dando sus primeros pasos y aún así hemos sido capaz de detectarla", declaró González.

Desde el hallazgo de septiembre, varios científicos habían trabajado en comprobar la existencia de dichas ondas gravitacionales. 

 

¿Qué son las ondas gravitacionales?

Por medio de una metáfora, las ondas gravitacionales se podrían definir como las olas del universo, pero se ejemplifican visualmente como una tela elástica gigante que es deformada por la masa de los objetos. 

Conforme pasa el tiempo, la superficie se va deformando. Dependiendo del peso, la deformación se hará más profunda y amplia.

Estas ondulaciones se generan todo el tiempo y se propagan segundo a segundo en el espacio. Sin embargo, no son tan sencillas de localizar pues, a pesar de que incluso los seres humanos creamos ondas gravitacionales en nuestra actividad diaria, éstas son imperceptibles. Por esta razón, los científicos deben de ir a muestras de gran magnitud para poder detectarlas. 

A diferencia de las ondas electromagnéticas, que hasta ahora eran la mejor forma para proveer una imagen del cosmos, estas ondas emanan sonido, lo que permitiría ver a través de los objetos que hay entre la Tierra y el otro extremo del universo. 

 

¿Por qué es importante el descubrimiento?

La comprobación de esta teoría es un gran paso para la ciencia, ya que estas ondas gravitacionales abren la puerta a una forma completamente nueva de ver el universo.

El descubrimiento permitiría “ver” lugares que no son visibles por la luz. ¿A qué se refiere esto? A que gracias a ellas se pueden estudiar fenómenos como las colisiones entre agujeros negros o las explosiones de estrellas. Incluso podría determinarse lo que pasó minutos después del Big Bang.

El astrofísico del MIT, Scott Hugges, comentó que las ondas contienen elementos de gran valor para la ciencia, pues al tener un nuevo factor con el que trabajar, como lo es el sonido, se pueden encontrar datos demográficos del universo de una forma mucho más sencilla.

Por otro lado, en declaraciones a la BBC, el físico británico Stephen Hawking asegura que este descubrimiento ayudará a entender y ver “reliquias” del universo conocido. 

“Las ondas gravitacionales ofrecen una forma completamente nueva de mirar el Universo. La capacidad para detectarlas tiene el potencial de revolucionar la Astronomía. Este descubrimiento es la primera detección del sistema binario de un agujero negro y la primera observación de la fusión de los agujeros negros”

Aunado al hecho de que el universo no volverá a ser visto de la misma forma, Hawking destacó que este nuevo hallazgo será la base para un estudio sobre agujeros negros.

“Además de probar la Teoría General de la Relatividad, esperamos ver agujeros negros a lo largo de la historia del Universo. Incluso podemos ver reliquias de los inicios del universo durante el Big Bang”.

 

El mejor día para la ciencia en muchos años

A pesar de que Albert Einstein ya había propuesto su existencia, la comprobación de la teoría ha provocado una verdadera revuelta entre la comunidad científica.

El investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía, Carlos Barceló, lo compara como si una persona ciega de nacimiento ahora fuese capaz de ver, “él sabía que la gente hablaba de la existencia de la luz, incluso podría conocer las ecuaciones de Maxwell, pero de ahí a ver hay una enorme brecha”.

La búsqueda de 100 años terminó con este hallazgo y ahora comienza la era en la que los científicos serán capaces de entender cómo opera la gravedad en situaciones extremas, además de ver las zonas más oscuras del universo, entre otras cosas.

Ante la emoción causada por el anunció, el director del Instituto Maz Planck de Física en Alemania, Kasrsten Danzmann, considera que este descubrimiento es material para un Premio Novel.

“Los científicos buscaban desde hace décadas ondas gravitatorias pero sólo ahora disponemos de tecnologías increíblemente precisas para detectar ese eco extremadamente débil del universo”

Por el momento la comunidad científica celebra esta confirmación y pone la vista en diversas implementaciones para las ondas gravitacionales. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Entrevista con el físico Stephen Hawking sobre el descubrimiento de las ondas gravitacionales.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.